Discussion:
EL POPULISMO ES UNA FORMA DE EXPLOTAR A LOS HUMILDES... Y ELLOS CREEN.
(demasiado antiguo para responder)
Petry F
2011-10-12 17:10:09 UTC
Permalink
Miércoles 12 de octubre de 2011
Publicado en edición impresa
**************(
La maquinaria del populismo
Por Marcos Aguinis
 LA NACION
******
No lo confiesa, pero es irrefutable: el populismo se basa en el corto
plazo. No tiene ni quiere tener una visión estratégica, aunque
mienta por sistema, y diga lo contrario. Por eso recurre a términos
como "modelo" o "socialismo del siglo XXI". Ese modelo y ese socialismo
no existen. Sólo existen el poder y el dinero para unos pocos. Poder y
dinero que se incentivan de forma recíproca y embolsan a creciente
ritmo. Por dinero y por poder se llega a la aceptación de todo, en
busca del blindaje que ofrece la impunidad. "Profundizar el modelo" es
robar y acumular más poder para unos pocos. En los populismos decaen
los valores y se enloda la dignidad. El populismo, para ganar y
sostenerse, ofrece bienestar hoy (o aparente bienestar), sin importarle
el maݖana. Estimula el facilismo y la irresponsabilidad para
conseguir adeptos, por lo cual la productividad baja. No estimula la
formación de mano de obra calificada, ni estimula nuevas fuentes de
trabajo. No disminuye de forma drástica la pobreza, sino que brinda a
manos llenas el consuelo de la limosna. El permanente ascenso social no
es logrado por ningún populismo. Esa no es su verdadera intención.
El líder y su aparato burocrático "proclaman" que se solidarizan con
los pobres. Pero es mentira, porque equivaldría a su suicidio. Sin
pobres el populismo fallece. Los países que han conseguido
minimizarlos no son populistas ni son tomados como ejemplo. La
protección del gobierno populista a los empresarios que son sus amigos
le ayuda a mantener la caja, no a incrementar la inversión. Y quienes
expresan su disconformidad deben someterse a controles, extorsiones y
hasta exilio. Es obvio que el espíritu empresarial languidezca bajo la
amenaza, el miedo y la incertidumbre. La competencia es un inconveniente
para el populismo en todos los niveles (incluso estudiantil) porque
exige esfuerzo y el esfuerzo es descalificado porque no recauda votos.En
consecuencia, se iguala siempre para abajo, lo cual incrementa la
pobreza.
Se aísla el país del mundo con medidas proteccionistas que anhelan
ocultar el descenso del desarrollo. Las exportaciones se reducen a unos
pocos productos debido a la falta de seguridad para una inversión
diversificada. Se multiplica de forma incalculable la corrupcion, al
extremo de conseguir que este pecado se acepte como algo normal.
También se tiende al partido único o un partido dominante que no
ceda el poder. En algunos casos el partido dominante dura más que el
líder fundador, lo que da lugar a una sucesión de mandatarios que se
disfrazan de demócratas, pero obstruyen con ferocidad la alternancia.
Es otra de sus trampas. Además, los discursos justicieros calientan la
atmósfera y mantienen confundida a gran parte de la población. Para
sacudirse de los hombros la garúa envenenada que en algún momento
empieza a caer sobre los líderes populistas cuando las "amadas masas"
descubren que fueron engañadas, gritan que la culpa la tiene otro. El
populismo es genial en la invención de enemigos. Los va cambiando
según la ocasión: empresarios, Iglesia, corporaciones, inmigrantes,
medios de comunicación, bancos, potencias extranjeras y así en
adelante. Nunca se trata de poner límites al resentimiento. Por el
contrario, es una hoguera a la que se echa leña sin cesar,
apasionadamente. Mientras más altas las llamas, mejor el resultado. De
esa forma se tiene ocupada a la nación en una furiosa pelea entre sus
integrantes, mientras quienes se benefician con el poder y el dinero
recogen la cosecha.
El zarzal florecimiento del populismo en América latina aumenta las
dificultades. Casi siempre se maquilla de izquierdismo o progresismo.
Pero no es lo uno ni lo otro. El populismo es un vocablo político que
empezó en la antigua Roma y resucitó a fines del siglo XVIII.
Algunos teóricos se empeñan en resaltar sus virtudes. Pero los
socialistas y comunistas siempre lo han criticado, porque lo ven como
una vigorosa muestra de gatopardismo. Y es verdad. Promete cambios, pero
sólo adopta medidas superficiales para que todo siga igual. Pone
curitas a las heridas profundas. Convierte al idealizado pueblo en un
niño que entusiasma con golosinas y cuentos de colores. Apunta a una
suerte de protodemocracia que parece defender a los obreros, los
pequeños emprendedores, los sindicatos, la baja clase media y la
cultura autóctona. Recurre al nacionalismo con espolvoreo de xenofobia
para mantener siempre abierto un costado del odio, tan necesario para
conservar el poder. Como dijimos, el populismo se ha mostrado incapaz de
eliminar la pobreza y la desigualdad. La mayoría de sus íderes
aborrecen a la izquierda genuina, pero coquetean con ella. Afirman ser
distintos a los regímenes que piden eternos sacrificios en nombre de
recompensas que sólo llegan al grupo dirigente. El populismo promete
un nuevo sistema, ni capitalista ni comunista. ¿Recordamos "la Tercera
Posición"? ¿Recordamos "ni yanquis ni marxistas: peronistas"?
Además, casi siempre desemboca en el culto a la personalidad. En lugar
de más democracia hay más genuflexión ante el "adorable" líder.
Recordemos un poco.
En el período de la última república romana aparecieron sinceros
líderes llamados populares (o factio popularium : "partido de los del
pueblo") que se oponían a la aristocracia tradicional y propugnaban
una mejor distribución de la tierra, aliviar las deudas de los más
pobres y dar mayor participación al grueso de la gente. Entre ellos,
figuraban los Gracos, Sulpicio Rufo, Catilina y nada menos que Julio
César. Contra estas figuras batalló una gran cabeza como la de
Cicerón. ¿Aquellos fueron buenos y los actuales son malos?
En el siglo XVIII, como ya indiqué, resucitó este concepto. En
Alemania había tomado jerarquía la difusa palabra Volk (pueblo), que
Herder enalteció al desarrollar el Volkgeist (espíritu del pueblo).
En Rusia se difundió el Narod , con igual significado. Como
consecuencia negativa, en Alemania se desarrolló el pangermanismo y en
Europa oriental, el paneslavismo. Pero recién fue Napoleón III quien
instituyó la asistencia social con fines demagogicos y tuvo el claro
propósito de someter el poder judicial y legislativo bajo su cetro. En
América latina se lució un gran predecesor, nada menos que Simón
Bolívar. Cuando este héroe puso término a las guerras de la
independencia, en 1825 se hizo nombrar presidente vitalicio de Bolivia y
Perú, con el anhelo de extender su dominio a la Gran Colombia. Quienes
se atrevieron a criticarlo recibieron una respuesta digna del absurdo
ionescano: "No será legal, pero es popular y, por lo tanto, propio de
una república eminentemente democrática"... No es casual que los
llamados países bolivarianos sigan ese ejemplo.
En síntesis, el populismo fascina y enamora, desencadena emociones y
aumenta la alienación. Les hace daño a sus naciones, pero no a sus
líderes, que suelen huir a tiempo con sus maletas bien cargadas.
© La Nacion
El autor es ensayista y escritor. Su última novela es Liova corre
hacia el poder (Ed. Sudamericana). .
**********************
últimas notas de Opinión
http://www.lanacion.com.arOpinión
03:58
12 OCT
CFK 12/15
http://www.lanacion.com.arOpinión
Petry F
2011-10-12 17:19:08 UTC
Permalink
Miércoles 12 de octubre de 2011
Publicado en edición impresa
**************(
La maquinaria del populismo
Por Marcos Aguinis
 LA NACION
******
No lo confiesa, pero es irrefutable: el populismo se basa en el corto
plazo. No tiene ni quiere tener una visión estratégica, aunque
mienta por sistema, y diga lo contrario. Por eso recurre a términos
como "modelo" o "socialismo del siglo XXI". Ese modelo y ese socialismo
no existen. Sólo existen el poder y el dinero para unos pocos. Poder y
dinero que se incentivan de forma recíproca y embolsan a creciente
ritmo. Por dinero y por poder se llega a la aceptación de todo, en
busca del blindaje que ofrece la impunidad. "Profundizar el modelo" es
robar y acumular más poder para unos pocos. En los populismos decaen
los valores y se enloda la dignidad. El populismo, para ganar y
sostenerse, ofrece bienestar hoy (o aparente bienestar), sin importarle
el maݖana. Estimula el facilismo y la irresponsabilidad para
conseguir adeptos, por lo cual la productividad baja. No estimula la
formación de mano de obra calificada, ni estimula nuevas fuentes de
trabajo. No disminuye de forma drástica la pobreza, sino que brinda a
manos llenas el consuelo de la limosna. El permanente ascenso social no
es logrado por ningún populismo. Esa no es su verdadera intención.
El líder y su aparato burocrático "proclaman" que se solidarizan con
los pobres. Pero es mentira, porque equivaldría a su suicidio. Sin
pobres el populismo fallece. Los países que han conseguido
minimizarlos no son populistas ni son tomados como ejemplo. La
protección del gobierno populista a los empresarios que son sus amigos
le ayuda a mantener la caja, no a incrementar la inversión. Y quienes
expresan su disconformidad deben someterse a controles, extorsiones y
hasta exilio. Es obvio que el espíritu empresarial languidezca bajo la
amenaza, el miedo y la incertidumbre. La competencia es un inconveniente
para el populismo en todos los niveles (incluso estudiantil) porque
exige esfuerzo y el esfuerzo es descalificado porque no recauda votos.En
consecuencia, se iguala siempre para abajo, lo cual incrementa la
pobreza.
Se aísla el país del mundo con medidas proteccionistas que anhelan
ocultar el descenso del desarrollo. Las exportaciones se reducen a unos
pocos productos debido a la falta de seguridad para una inversión
diversificada. Se multiplica de forma incalculable la corrupcion, al
extremo de conseguir que este pecado se acepte como algo normal.
También se tiende al partido único o un partido dominante que no
ceda el poder. En algunos casos el partido dominante dura más que el
líder fundador, lo que da lugar a una sucesión de mandatarios que se
disfrazan de demócratas, pero obstruyen con ferocidad la alternancia.
Es otra de sus trampas. Además, los discursos justicieros calientan la
atmósfera y mantienen confundida a gran parte de la población. Para
sacudirse de los hombros la garúa envenenada que en algún momento
empieza a caer sobre los líderes populistas cuando las "amadas masas"
descubren que fueron engañadas, gritan que la culpa la tiene otro. El
populismo es genial en la invención de enemigos. Los va cambiando
según la ocasión: empresarios, Iglesia, corporaciones, inmigrantes,
medios de comunicación, bancos, potencias extranjeras y así en
adelante. Nunca se trata de poner límites al resentimiento. Por el
contrario, es una hoguera a la que se echa leña sin cesar,
apasionadamente. Mientras más altas las llamas, mejor el resultado. De
esa forma se tiene ocupada a la nación en una furiosa pelea entre sus
integrantes, mientras quienes se benefician con el poder y el dinero
recogen la cosecha.
El zarzal florecimiento del populismo en América latina aumenta las
dificultades. Casi siempre se maquilla de izquierdismo o progresismo.
Pero no es lo uno ni lo otro. El populismo es un vocablo político que
empezó en la antigua Roma y resucitó a fines del siglo XVIII.
Algunos teóricos se empeñan en resaltar sus virtudes. Pero los
socialistas y comunistas siempre lo han criticado, porque lo ven como
una vigorosa muestra de gatopardismo. Y es verdad. Promete cambios, pero
sólo adopta medidas superficiales para que todo siga igual. Pone
curitas a las heridas profundas. Convierte al idealizado pueblo en un
niño que entusiasma con golosinas y cuentos de colores. Apunta a una
suerte de protodemocracia que parece defender a los obreros, los
pequeños emprendedores, los sindicatos, la baja clase media y la
cultura autóctona. Recurre al nacionalismo con espolvoreo de xenofobia
para mantener siempre abierto un costado del odio, tan necesario para
conservar el poder. Como dijimos, el populismo se ha mostrado incapaz de
eliminar la pobreza y la desigualdad. La mayoría de sus íderes
aborrecen a la izquierda genuina, pero coquetean con ella. Afirman ser
distintos a los regímenes que piden eternos sacrificios en nombre de
recompensas que sólo llegan al grupo dirigente. El populismo promete
un nuevo sistema, ni capitalista ni comunista. ¿Recordamos "la Tercera
Posición"? ¿Recordamos "ni yanquis ni marxistas: peronistas"?
Además, casi siempre desemboca en el culto a la personalidad. En lugar
de más democracia hay más genuflexión ante el "adorable" líder.
Recordemos un poco.
En el período de la última república romana aparecieron sinceros
líderes llamados populares (o factio popularium : "partido de los del
pueblo") que se oponían a la aristocracia tradicional y propugnaban
una mejor distribución de la tierra, aliviar las deudas de los más
pobres y dar mayor participación al grueso de la gente. Entre ellos,
figuraban los Gracos, Sulpicio Rufo, Catilina y nada menos que Julio
César. Contra estas figuras batalló una gran cabeza como la de
Cicerón. ¿Aquellos fueron buenos y los actuales son malos?
En el siglo XVIII, como ya indiqué, resucitó este concepto. En
Alemania había tomado jerarquía la difusa palabra Volk (pueblo), que
Herder enalteció al desarrollar el Volkgeist (espíritu del pueblo).
En Rusia se difundió el Narod , con igual significado. Como
consecuencia negativa, en Alemania se desarrolló el pangermanismo y en
Europa oriental, el paneslavismo. Pero recién fue Napoleón III quien
instituyó la asistencia social con fines demagogicos y tuvo el claro
propósito de someter el poder judicial y legislativo bajo su cetro. En
América latina se lució un gran predecesor, nada menos que Simón
Bolívar. Cuando este héroe puso término a las guerras de la
independencia, en 1825 se hizo nombrar presidente vitalicio de Bolivia y
Perú, con el anhelo de extender su dominio a la Gran Colombia. Quienes
se atrevieron a criticarlo recibieron una respuesta digna del absurdo
ionescano: "No será legal, pero es popular y, por lo tanto, propio de
una república eminentemente democrática"... No es casual que los
llamados países bolivarianos sigan ese ejemplo.
En síntesis, el populismo fascina y enamora, desencadena emociones y
aumenta la alienación. Les hace daño a sus naciones, pero no a sus
líderes, que suelen huir a tiempo con sus maletas bien cargadas.
© La Nacion
El autor es ensayista y escritor. Su última novela es Liova corre
hacia el poder (Ed. Sudamericana). .
**********************
últimas notas de Opinión
http://www.lanacion.com.arOpinión
03:58
12 OCT
CFK 12/15
http://www.lanacion.com.arOpinión
Petry F
2011-10-13 13:53:17 UTC
Permalink
Terrorismo
Jueves 13 de octubre de 2011 | 09:52
Arabia Saudita advierte a Irán que responderá a "cualquier
acción" hostil
Lo manifestó el príncipe Saud al-Faisal, canciller del reino,
tras la denuncia de EE.UU. de un intento de asesinato del embajador
saudí en Washington
El ministro de Exteriores de Arabia Saudí, el príncipe Saud
al-Faisal, advirtió hoy a Irán de que su país
responderá a cualquier acción hostil, aunque matizó que
todavía no tomará medidas por el presunto complot iraní
para atentar contra la embajada de la nación árabe en EEUU.
En el anuncio de la desarticulación del intento terrorista, el
gobierno estadounidense también dejó trascender que Buenos
Aires había sido mencionada como una ciudad donde los iraníes
podían llegar a intentar atacar. De hecho, hoy trascendió que
la Casa Rosada fue alertada de esa situación .
"Quieren presionarnos y creen que el asesinato y el caos es un medio de
influencia. No vamos a ceder ante tales presiones, van a tener que
responder por cualquier acción que tomen contra nosotros. Y
cualquier acción contra nosotros va a tener una respuesta adecuada
por parte de Arabia Saudí", afirmó Al-Faisal en una rueda de
prensa en Viena.
Washington y Riad han acusado a Irán de apoyar un plan para
asesinar al embajador saudí en Washington, Adel Al Jubeir, una
acusación que Teherán niega.
"Vamos a esperar y ver antes de tomar medidas. Esto refleja la
política de Irán, la política de ir en contra de las
leyes internacionales. La interferencia en un país al que considera
enemigo", afirmó el jefe de la diplomacia saudí en Viena,
donde firmó hoy la creación de un centro interreligioso
apoyado por Austria y España.
El ministro de Exteriores calificó de "ruin" el presunto complot
que pretendía acabar con la vida de su representante
diplomático en Estados Unidos. Según el Departamento de
Justicia de EEUU, la trama, que supuestamente buscaba contratar a un
integrante de un cartel del narcotráfico en México, contaba
con el apoyo iran í.
Por su parte, el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores
iraní, Ramin Mehmanparast, calificó ayer de "falsa" la
acusación y aseguró que Irán y Arabia Saudí
"mantienen unas relaciones de respeto mutuo"..
últimas notas de Terrorismo
http://www.lanacion.com.arExterior
HOY
13 OCT
Robert m
2011-10-16 02:19:51 UTC
Permalink
presos politicos en Arg.
10/10/2011
LOS PRESOS POL=CDTICOS EN ARGENTINA
Por Nicol=E1s M=E1rquez (*)
~~~~~~~~~~~~
Por decisi=F3n pol=EDtica a la cual se subordin=F3 el aparato
jur=EDdico, a partir del momento en que Eduardo Duhalde apoy=F3 y le
entreg=F3 el poder a N=E9stor Kirchner (a=F1o 2003), se comenz=F3 una
persecuci=F3n sistem=E1tica contra todo uniformado que haya estado en
actividad durante la guerra antisubversiva y una consiguiente
glorificaci=F3n a quienes en sentido contrario, participaron de
Montoneros, ERP y otras bandas delictivas. Para lograr tal persecuci=F3n
Kirchner cambi=F3 de cuajo y de facto a cuatro miembros de la Corte
Suprema a los efectos de conseguir los votos necesarios para reabrir
causas a todo prop=F3sito. =BFY en que consiste el fundamento de la
Corte oficialista para determinar tal cosa?. Pues el libreto jur=EDdico
con el que se quiere disfrazar esta pol=EDtica manifiestamente
revanchista e ideologizada, nos dice que, en cuanto al modus operandi
empleado para combatir al terrorismo (creado y puesto en marcha por el
gobierno constitucional comandado por el Partido Justicialista en 1975)
se cometieron "cr=EDmenes de lesa humanidad", y los mismos, son
inamnistiables, inindultables e imprescriptibles.
=BFPero qu=E9 es en concreto el delito de "Lesa Humanidad"? La Corte
Penal Internacional, en el art=EDculo 7 del Estatuto de Roma, aprobado
el 17 de julio de 1998 define el concepto de esta "Se entender=E1 por
'cr=EDmenes de lesa humanidad' cualquiera de los actos siguientes cuando
se cometa como parte de un ataque generalizado o sistem=E1tico contra
una poblaci=F3n civil: a) Por 'ataque a una poblaci=F3n civil' se
entender=E1 una l=EDnea de conducta que implique la comisi=F3n
m=FAltiple de actos [...] contra una poblaci=F3n civil, de conformidad
con la pol=EDtica de un Estado o de una organizaci=F3n". Sin embargo, es
dable efectuar las siguientes consideraciones: 1) con respecto al
accionar del Estado en los a=F1os '70, no hubo ning=FAn "ataque
sistem=E1tico a una poblaci=F3n civil", sino una respuesta exclusiva y
excluyentemente dirigida a ej=E9rcitos irregulares conformados por
combatientes armados y entrenados, lo cual constituye una acci=F3n de
suyo entendible y leg=EDtima, independientemente de los errores o
reproches (muy graves por supuesto) que le caben a la reacci=F3n
antiterrorista en el marco de la guerra civil acaecida. En efecto,
durante los a=F1os 70=B4, de los 8.420 ca=EDdos tanto en democracia como
durante el gobierno de facto (7.560 "desaparecidos" y 860 abatidos en
combate en total), el porcentaje de error en el blanco se estima
baj=EDsimo (1), lo que constituyen da=F1os colaterales lamentables, pero
porcentualmente m=EDnimos si comparamos la casu=EDstica con cualquier
guerra civil padecida en la rese=F1a humana. Esta circunstancia, incluso
ha sido fehacientemente reconocida por las principales voces
guerrilleras y sus m=E1s ac=E9rrimos defensores, tal el caso de Mario
Firmenich, cabeza de Montoneros, quien ante el periodista espa=F1ol
Jes=FAs Quinteros declar=F3: "Habr=E1 alguno que otro desaparecido que
no ten=EDa nada que ver pero la inmensa mayor=EDa eran militantes y la
inmensa mayor=EDa eran montoneros. Yo s=E9 c=F3mo vivieron ellos. A m=ED
me hubiera molestado much=EDsimo que mi muerte fuera utilizada en el
sentido de que un pobrecito dirigente fue llevado a la muerte" (2).
De igual modo, el Dr.Ricardo Gil Lavedra (quien fuera uno de los
magistrados alfonsinistas que integr=F3 el Tribunal que juzg=F3 a la
Junta Militar en 1985) reconoci=F3: "Sinceramente creo que la mayor=EDa
de las v=EDctimas de la represi=F3n ilegal eran militantes de la
guerrilla" (3). Aunque agigantando desmesuradamente la cifra de
desaparecidos, Hebe de Bonafini confes=F3 que los desaparecidos eran
todos guerrilleros y areng=F3: "La lucha sin claudicaciones es el legado
maravilloso de nuestros 30.000 hijos combatientes" (4). Ratificando su
condici=F3n de "Presidenta de las Madres de los Guerrilleros
Desaparecidos" Bonafini luego declar=F3: "Siempre pens=E9 en mis hijos
como guerrilleros y revolucionarios, con un gran orgullo" (5), en
consonancia con lo expuesto, el jerarca montonero Rodolfo Galimberti
reconoci=F3 que aquella contienda "no fue un enfrentamiento entre
j=F3venes rom=E1nticos y el Ej=E9rcito.
Fue una guerra civil, la m=E1s irracional de las guerras. Hubo excesos
de los dos bandos y no podemos calificar por la cantidad o por la
magnitud de los excesos." ( 6) Como conclusi=F3n, desde el punto de
vista del objetivo, a la guerrilla terrorista se la combati=F3 con
eficacia, aunque desde el punto de vista de las formas y procedimientos,
se cometieron irregularidades m=FAltiples y atropellos que desde estas
p=E1ginas reprobamos y rechazamos. Pero dichos desatinos no constituyen
en modo alguno "lesa humanidad", pues insistimos, no existi=F3 tal
"ataque generalizado a una poblaci=F3n civil". Pero aun suponiendo que
en Argentina s=ED se hubiesen cometido delitos de "lesa humanidad"
(tesis que desde la =F3ptica jur=EDdica no compartimos), de todos modos
esos delitos no podr=EDan juzgarse como tales, puesto que esa figura se
incorpora a nuestra legislaci=F3n reci=E9n en 1994 (con la adopci=F3n de
tratados internacionales tras la firma del "Pacto de Olivos"); por ende,
y tal como lo dispone el principio de irretroactividad de la ley
(previsto en el art=EDculo 18 de nuestra Constituci=F3n Nacional),
s=F3lo puede aplicarse dicha tipificaci=F3n a hechos acaecidos con
posterioridad a su entrada en vigencia.
Pero hay m=E1s irregularidades en el tema que nos ocupa. Pues en la
tipificaci=F3n que el derecho internacional hace del concepto "lesa
humanidad" (transcripta ut supra), esta dice expresamente que la misma
no se limita a los ataques cometidos por el Estado, sino tambi=E9n por
organizaciones ajenas al estado (tales como fueron Montoneros, F.A.R,
E.R.P y otras). Vale decir, aunque la Corte Suprema kirchnerista se haga
la distra=EDda y prevaricando falle lo contrario (tal como lo hizo para
descomprometer al terrorista de la E.T.A Lariz Iriondo), los 1.748
secuestros, las 5.052 bombas colocadas o los 1.501 asesinatos (cerca del
40% de los cr=EDmenes cometidos por la subversi=F3n fue cometido no
contra uniformados sino contra civiles) llevados a cabo por el
terrorismo en los a=F1os 70=B4 conforman lisa y llanamente un "un ataque
generalizado o sistem=E1tico contra una poblaci=F3n civil" (tal lo
afirmado en el ya citado el Tratado de Roma). O sea: los =FAnicos que
aqu=ED cometieron cr=EDmenes de lesa humanidad fueron precisamente las
bandas terroristas tan reivindicadas por el kirchnerismo e indemnizadas
involuntariamente por los ciudadanos. Sin embargo, la justicia
kirchnerista sostiene (contrariando el Derecho Internacional) que los
delitos de terrorismo (ajenos al Estado) no constituyen delitos de "lesa
humanidad", y que s=F3lo se incluyen en tal categor=EDa los cometidos
por agentes del Estado o dependientes de =E9l (es por ello que los
indultos o amnist=EDas concedidos a los terroristas son considerados
"v=E1lidos").
Para no abrumar al lector con detalles jur=EDdicos, tomaremos las
palabras del jurisconsulto e historiador Dr. Enrique D=EDaz Araujo, que
con lenguaje claro y dom=E9stico explica c=F3mo funciona la trampa de
marras, explicando que la misma consiste en que "si el detenido est=E1
acusado de alguna violaci=F3n de cualquiera de las infinitas cl=E1usulas
de las Convenciones de los Derechos Humanos, est=E1 perdido, y no hay
abogado que se anime a defenderlo. Adem=E1s del inmediato "juicio"
medi=E1tico, con los periodistas usando la toga de los magistrados, y
formulando condenas previas, el referido sujeto se ver=E1 enfrentado a
un proceso tribunalicio, donde no correr=E1n ni la prescripci=F3n, ni el
juez natural de la causa, ni el principio de legalidad, ni la
ultractividad de la ley penal m=E1s benigna, ni nada de nada. Estos
nuevos "cr=EDmenes" son, por definici=F3n, imprescriptibles e
imperdonables. Un estruprador empedernido, con un historial de
reincidencias interminables, puede ver rebajada su condena, o indultada
su pena. Un polic=EDa maltratador, jam=E1s", y a modo de ejemplo D=EDaz
Araujo agrega que "si un violador mata a varias de sus v=EDctimas
menores de edad, pasados quince a=F1os sin persecuci=F3n penal, la
acci=F3n prescribe". Ahora, si un polic=EDa se comporta rudamente con un
terrorista "su infracci=F3n jam=E1s prescribir=E1, y podr=E1 ser
perseguida en Indonesia o en Espa=F1a, en este siglo o en el
siguiente=85Porque la violaci=F3n seguida de muerte no hace a la
"persona humana en cuanto tal", mientras que maltratar a un terrorista
s=ED que es un crimen que conmueve a la "conciencia universal" (7). A
pesar de todas estas alteraciones graves que estamos analizando, se
omite otro detalle nada menor: que la situaci=F3n descripta por las
Convenciones Internacionales de DD.HH. opera en tiempos de paz, pues en
tiempo de guerra dicha legislaci=F3n es suplantada por las Convenciones
de Ginebra y La Haya sobre el derecho de guerra. A modo de ejemplo,
conforme a las Leyes Internacionales los guerrilleros o "partisanos" que
combaten a las fuerzas regulares, pueden ser fusilados en el momento de
su aprehensi=F3n, sin juicio previo (porque al no uniformarse, ni llevar
abiertamente sus armas y, por el contrario, mimetizarse con la
poblaci=F3n civil, la ponen en peligro).
=BFY quien determina que lo acontecido en nuestro pa=EDs fue una guerra?
se preguntar=E1n las pandillas y Ongs. marxistas que promueven dichos
juicios tard=EDos y se presentan en sociedad enarbolando la glamorosa
bandera de los "Derechos Humanos".
Pues lo ha determinado la mism=EDsima justicia argentina en la Sentencia
de la C=E1mara Federal que por orden de Ra=FAl Alfons=EDn en 1985
juzg=F3 a la Junta Militar, la cual entre otras cosas determin=F3: "En
consideraci=F3n a los m=FAltiples antecedentes acopiados en este proceso
y a las caracter=EDsticas que asumi=F3 el terrorismo en la Rep=FAblica
Argentina, cabe concluir que, dentro de los criterios de clasificaci=F3n
expuestos, el fen=F3meno se correspondi=F3 con el concepto de guerra
revolucionaria=85=BB; =ABalgunos de los hechos de esa guerra interna
habr=EDan justificado la aplicaci=F3n de la pena de muerte contemplada
en el C=F3digo de Justicia Militar=85=BB; =AB=85no hay entonces
delincuentes pol=EDticos, sino enemigos de guerra, pues ambas partes son
b=E9licamente iguales=BB; =AB=85como se desprende de lo hasta aqu=ED
expresado, debemos admitir que en nuestro pa=EDs s=ED hubo una guerra
interna, iniciada por las organizaciones terroristas contra las
instituciones de su propio Estado".
Como vemos, no impera el poder del derecho, sino de lo f=E1ctico. Es por
eso, que la calificaci=F3n de "presos pol=EDticos" a los m=E1s de 1000
militares hoy detenidos no es desacertada, dado que su detenci=F3n no es
obra del purismo jur=EDdico sino de aviesas decisiones del aparato
pol=EDtico, el cual sin tapujo alguno pisotea el andamiaje legal con la
vergonzosa complicidad o pusilanimidad de muchos jueces, que
evidentemente no merecen detentar tama=F1a investidura. Fuentes Citadas:
1. ver libro "La Mentira Oficial =96 el setentismo como pol=EDtica de
estado" del autor.
2. reportaje publicado el 17 de marzo de 1.991 en el diario P=E1gina/12.
3. Amar al enemigo -Vigo Leguizamon.
4. P=E1gina 12 =96Historia de las Madres de la Plaza de Mayo, Guillermo
Rojas 30.000 desaparecidos, Mito, Dogma o Realidad.
5. diario La Naci=F3n (02/04/2004).
6. Por Amor al Odio T 1, Carlos Manuel Acu=F1a.
7. Enrique D=EDaz Araujo =96 Internacionalismo Salvaje.
~~
(*) Cr=F3nica y An=E1lisis publica el presente art=EDculo del Nicol=E1s
M=E1rquez (abogado, periodista y escritor, su =FAltimo libro es
Ch=E1vez, de Bol=EDvar al narcoterrorismo) por gentileza de su autor.
Robert m
2011-10-16 02:12:54 UTC
Permalink
presos politicos en Arg.
10/10/2011
LOS PRESOS POL=CDTICOS EN ARGENTINA
Por Nicol=E1s M=E1rquez (*)
~~~~~~~~~~~~
Por decisi=F3n pol=EDtica a la cual se subordin=F3 el aparato
jur=EDdico, a partir del momento en que Eduardo Duhalde apoy=F3 y le
entreg=F3 el poder a N=E9stor Kirchner (a=F1o 2003), se comenz=F3 una
persecuci=F3n sistem=E1tica contra todo uniformado que haya estado en
actividad durante la guerra antisubversiva y una consiguiente
glorificaci=F3n a quienes en sentido contrario, participaron de
Montoneros, ERP y otras bandas delictivas. Para lograr tal persecuci=F3n
Kirchner cambi=F3 de cuajo y de facto a cuatro miembros de la Corte
Suprema a los efectos de conseguir los votos necesarios para reabrir
causas a todo prop=F3sito. =BFY en que consiste el fundamento de la
Corte oficialista para determinar tal cosa?. Pues el libreto jur=EDdico
con el que se quiere disfrazar esta pol=EDtica manifiestamente
revanchista e ideologizada, nos dice que, en cuanto al modus operandi
empleado para combatir al terrorismo (creado y puesto en marcha por el
gobierno constitucional comandado por el Partido Justicialista en 1975)
se cometieron "cr=EDmenes de lesa humanidad", y los mismos, son
inamnistiables, inindultables e imprescriptibles.
=BFPero qu=E9 es en concreto el delito de "Lesa Humanidad"? La Corte
Penal Internacional, en el art=EDculo 7 del Estatuto de Roma, aprobado
el 17 de julio de 1998 define el concepto de esta "Se entender=E1 por
'cr=EDmenes de lesa humanidad' cualquiera de los actos siguientes cuando
se cometa como parte de un ataque generalizado o sistem=E1tico contra
una poblaci=F3n civil: a) Por 'ataque a una poblaci=F3n civil' se
entender=E1 una l=EDnea de conducta que implique la comisi=F3n
m=FAltiple de actos [...] contra una poblaci=F3n civil, de conformidad
con la pol=EDtica de un Estado o de una organizaci=F3n". Sin embargo, es
dable efectuar las siguientes consideraciones: 1) con respecto al
accionar del Estado en los a=F1os '70, no hubo ning=FAn "ataque
sistem=E1tico a una poblaci=F3n civil", sino una respuesta exclusiva y
excluyentemente dirigida a ej=E9rcitos irregulares conformados por
combatientes armados y entrenados, lo cual constituye una acci=F3n de
suyo entendible y leg=EDtima, independientemente de los errores o
reproches (muy graves por supuesto) que le caben a la reacci=F3n
antiterrorista en el marco de la guerra civil acaecida. En efecto,
durante los a=F1os 70=B4, de los 8.420 ca=EDdos tanto en democracia como
durante el gobierno de facto (7.560 "desaparecidos" y 860 abatidos en
combate en total), el porcentaje de error en el blanco se estima
baj=EDsimo (1), lo que constituyen da=F1os colaterales lamentables, pero
porcentualmente m=EDnimos si comparamos la casu=EDstica con cualquier
guerra civil padecida en la rese=F1a humana. Esta circunstancia, incluso
ha sido fehacientemente reconocida por las principales voces
guerrilleras y sus m=E1s ac=E9rrimos defensores, tal el caso de Mario
Firmenich, cabeza de Montoneros, quien ante el periodista espa=F1ol
Jes=FAs Quinteros declar=F3: "Habr=E1 alguno que otro desaparecido que
no ten=EDa nada que ver pero la inmensa mayor=EDa eran militantes y la
inmensa mayor=EDa eran montoneros. Yo s=E9 c=F3mo vivieron ellos. A m=ED
me hubiera molestado much=EDsimo que mi muerte fuera utilizada en el
sentido de que un pobrecito dirigente fue llevado a la muerte" (2).
De igual modo, el Dr.Ricardo Gil Lavedra (quien fuera uno de los
magistrados alfonsinistas que integr=F3 el Tribunal que juzg=F3 a la
Junta Militar en 1985) reconoci=F3: "Sinceramente creo que la mayor=EDa
de las v=EDctimas de la represi=F3n ilegal eran militantes de la
guerrilla" (3). Aunque agigantando desmesuradamente la cifra de
desaparecidos, Hebe de Bonafini confes=F3 que los desaparecidos eran
todos guerrilleros y areng=F3: "La lucha sin claudicaciones es el legado
maravilloso de nuestros 30.000 hijos combatientes" (4). Ratificando su
condici=F3n de "Presidenta de las Madres de los Guerrilleros
Desaparecidos" Bonafini luego declar=F3: "Siempre pens=E9 en mis hijos
como guerrilleros y revolucionarios, con un gran orgullo" (5), en
consonancia con lo expuesto, el jerarca montonero Rodolfo Galimberti
reconoci=F3 que aquella contienda "no fue un enfrentamiento entre
j=F3venes rom=E1nticos y el Ej=E9rcito.
Fue una guerra civil, la m=E1s irracional de las guerras. Hubo excesos
de los dos bandos y no podemos calificar por la cantidad o por la
magnitud de los excesos." ( 6) Como conclusi=F3n, desde el punto de
vista del objetivo, a la guerrilla terrorista se la combati=F3 con
eficacia, aunque desde el punto de vista de las formas y procedimientos,
se cometieron irregularidades m=FAltiples y atropellos que desde estas
p=E1ginas reprobamos y rechazamos. Pero dichos desatinos no constituyen
en modo alguno "lesa humanidad", pues insistimos, no existi=F3 tal
"ataque generalizado a una poblaci=F3n civil". Pero aun suponiendo que
en Argentina s=ED se hubiesen cometido delitos de "lesa humanidad"
(tesis que desde la =F3ptica jur=EDdica no compartimos), de todos modos
esos delitos no podr=EDan juzgarse como tales, puesto que esa figura se
incorpora a nuestra legislaci=F3n reci=E9n en 1994 (con la adopci=F3n de
tratados internacionales tras la firma del "Pacto de Olivos"); por ende,
y tal como lo dispone el principio de irretroactividad de la ley
(previsto en el art=EDculo 18 de nuestra Constituci=F3n Nacional),
s=F3lo puede aplicarse dicha tipificaci=F3n a hechos acaecidos con
posterioridad a su entrada en vigencia.
Pero hay m=E1s irregularidades en el tema que nos ocupa. Pues en la
tipificaci=F3n que el derecho internacional hace del concepto "lesa
humanidad" (transcripta ut supra), esta dice expresamente que la misma
no se limita a los ataques cometidos por el Estado, sino tambi=E9n por
organizaciones ajenas al estado (tales como fueron Montoneros, F.A.R,
E.R.P y otras). Vale decir, aunque la Corte Suprema kirchnerista se haga
la distra=EDda y prevaricando falle lo contrario (tal como lo hizo para
descomprometer al terrorista de la E.T.A Lariz Iriondo), los 1.748
secuestros, las 5.052 bombas colocadas o los 1.501 asesinatos (cerca del
40% de los cr=EDmenes cometidos por la subversi=F3n fue cometido no
contra uniformados sino contra civiles) llevados a cabo por el
terrorismo en los a=F1os 70=B4 conforman lisa y llanamente un "un ataque
generalizado o sistem=E1tico contra una poblaci=F3n civil" (tal lo
afirmado en el ya citado el Tratado de Roma). O sea: los =FAnicos que
aqu=ED cometieron cr=EDmenes de lesa humanidad fueron precisamente las
bandas terroristas tan reivindicadas por el kirchnerismo e indemnizadas
involuntariamente por los ciudadanos. Sin embargo, la justicia
kirchnerista sostiene (contrariando el Derecho Internacional) que los
delitos de terrorismo (ajenos al Estado) no constituyen delitos de "lesa
humanidad", y que s=F3lo se incluyen en tal categor=EDa los cometidos
por agentes del Estado o dependientes de =E9l (es por ello que los
indultos o amnist=EDas concedidos a los terroristas son considerados
"v=E1lidos").
Para no abrumar al lector con detalles jur=EDdicos, tomaremos las
palabras del jurisconsulto e historiador Dr. Enrique D=EDaz Araujo, que
con lenguaje claro y dom=E9stico explica c=F3mo funciona la trampa de
marras, explicando que la misma consiste en que "si el detenido est=E1
acusado de alguna violaci=F3n de cualquiera de las infinitas cl=E1usulas
de las Convenciones de los Derechos Humanos, est=E1 perdido, y no hay
abogado que se anime a defenderlo. Adem=E1s del inmediato "juicio"
medi=E1tico, con los periodistas usando la toga de los magistrados, y
formulando condenas previas, el referido sujeto se ver=E1 enfrentado a
un proceso tribunalicio, donde no correr=E1n ni la prescripci=F3n, ni el
juez natural de la causa, ni el principio de legalidad, ni la
ultractividad de la ley penal m=E1s benigna, ni nada de nada. Estos
nuevos "cr=EDmenes" son, por definici=F3n, imprescriptibles e
imperdonables. Un estruprador empedernido, con un historial de
reincidencias interminables, puede ver rebajada su condena, o indultada
su pena. Un polic=EDa maltratador, jam=E1s", y a modo de ejemplo D=EDaz
Araujo agrega que "si un violador mata a varias de sus v=EDctimas
menores de edad, pasados quince a=F1os sin persecuci=F3n penal, la
acci=F3n prescribe". Ahora, si un polic=EDa se comporta rudamente con un
terrorista "su infracci=F3n jam=E1s prescribir=E1, y podr=E1 ser
perseguida en Indonesia o en Espa=F1a, en este siglo o en el
siguiente=85Porque la violaci=F3n seguida de muerte no hace a la
"persona humana en cuanto tal", mientras que maltratar a un terrorista
s=ED que es un crimen que conmueve a la "conciencia universal" (7). A
pesar de todas estas alteraciones graves que estamos analizando, se
omite otro detalle nada menor: que la situaci=F3n descripta por las
Convenciones Internacionales de DD.HH. opera en tiempos de paz, pues en
tiempo de guerra dicha legislaci=F3n es suplantada por las Convenciones
de Ginebra y La Haya sobre el derecho de guerra. A modo de ejemplo,
conforme a las Leyes Internacionales los guerrilleros o "partisanos" que
combaten a las fuerzas regulares, pueden ser fusilados en el momento de
su aprehensi=F3n, sin juicio previo (porque al no uniformarse, ni llevar
abiertamente sus armas y, por el contrario, mimetizarse con la
poblaci=F3n civil, la ponen en peligro).
=BFY quien determina que lo acontecido en nuestro pa=EDs fue una guerra?
se preguntar=E1n las pandillas y Ongs. marxistas que promueven dichos
juicios tard=EDos y se presentan en sociedad enarbolando la glamorosa
bandera de los "Derechos Humanos".
Pues lo ha determinado la mism=EDsima justicia argentina en la Sentencia
de la C=E1mara Federal que por orden de Ra=FAl Alfons=EDn en 1985
juzg=F3 a la Junta Militar, la cual entre otras cosas determin=F3: "En
consideraci=F3n a los m=FAltiples antecedentes acopiados en este proceso
y a las caracter=EDsticas que asumi=F3 el terrorismo en la Rep=FAblica
Argentina, cabe concluir que, dentro de los criterios de clasificaci=F3n
expuestos, el fen=F3meno se correspondi=F3 con el concepto de guerra
revolucionaria=85=BB; =ABalgunos de los hechos de esa guerra interna
habr=EDan justificado la aplicaci=F3n de la pena de muerte contemplada
en el C=F3digo de Justicia Militar=85=BB; =AB=85no hay entonces
delincuentes pol=EDticos, sino enemigos de guerra, pues ambas partes son
b=E9licamente iguales=BB; =AB=85como se desprende de lo hasta aqu=ED
expresado, debemos admitir que en nuestro pa=EDs s=ED hubo una guerra
interna, iniciada por las organizaciones terroristas contra las
instituciones de su propio Estado".
Como vemos, no impera el poder del derecho, sino de lo f=E1ctico. Es por
eso, que la calificaci=F3n de "presos pol=EDticos" a los m=E1s de 1000
militares hoy detenidos no es desacertada, dado que su detenci=F3n no es
obra del purismo jur=EDdico sino de aviesas decisiones del aparato
pol=EDtico, el cual sin tapujo alguno pisotea el andamiaje legal con la
vergonzosa complicidad o pusilanimidad de muchos jueces, que
evidentemente no merecen detentar tama=F1a investidura. Fuentes Citadas:
1. ver libro "La Mentira Oficial =96 el setentismo como pol=EDtica de
estado" del autor.
2. reportaje publicado el 17 de marzo de 1.991 en el diario P=E1gina/12.
3. Amar al enemigo -Vigo Leguizamon.
4. P=E1gina 12 =96Historia de las Madres de la Plaza de Mayo, Guillermo
Rojas 30.000 desaparecidos, Mito, Dogma o Realidad.
5. diario La Naci=F3n (02/04/2004).
6. Por Amor al Odio T 1, Carlos Manuel Acu=F1a.
7. Enrique D=EDaz Araujo =96 Internacionalismo Salvaje.
~~
(*) Cr=F3nica y An=E1lisis publica el presente art=EDculo del Nicol=E1s
M=E1rquez (abogado, periodista y escritor, su =FAltimo libro es
Ch=E1vez, de Bol=EDvar al narcoterrorismo) por gentileza de su autor.
JG GJ
2011-10-16 15:59:32 UTC
Permalink
Casi Mil Miltares presos sin juicio !!!

Domingo 16 de octubre de 2011=A0
Casi mil militares presos sin condena: al enemigo ni justicia
Por=A0Mariano Grondona
=A0LA NACION
____________________
El lunes pasado, el fil=F3sofo Santiago Kovadloff public=F3 en LA NACION
un art=EDculo titulado "La media verdad que nos falta" , en el cual
analiza en t=E9rminos elogiosos el reciente libro de Pepe Eliaschev Los
hombres del juicio, que su autor ha dedicado a entrevistar a los
magistrados que juzgaron y sentenciaron a prisi=F3n perpetua, por
unanimidad, a los ex comandantes del Proceso. Con 531 p=E1ginas, el
libro de Eliaschev dista de ser una mera colecci=F3n de entrevistas. Es,
m=E1s all=E1, un estudio completo y profundo de las circunstancias y las
personalidades que se reunieron para impulsar el llamado "juicio del
siglo", la primera vez en nuestra historia que, por iniciativa del
presidente Ra=FAl Alfons=EDn, un tribunal civil se anim=F3 a juzgar al
gobierno militar que lo precedi=F3, lo cual no hab=EDa ocurrido en 1931,
1946, 1958, 1963 ni en 1973, las cinco ocasiones previas a 1983 en que
un rgimen militar devolvi=F3 el gobierno a un sucesor constitucional. En
su art=EDculo, Kovadloff alaba no s=F3lo la concienzuda obra de
Eliaschev, sino tambi=E9n los conmovedores testimonios de los
magistrados que se "confesaron" ante =E9ste, dejando al desnudo el drama
y los dilemas que les tocaron vivir hasta que una madrugada, a las seis
de la ma=F1ana, completaron insomnes su tarea con una mezcla de alivio y
de dolor despu=E9s de haber pasado d=EDas y noches en medio de =E1speras
discusiones y cruciales interrogantes.
Es que hay dos diferencias esenciales entre el traspaso de lo militar a
lo civil de los cinco golpes anteriores y el traspaso de 1983, cuando se
volvi=F3 a fundar la democracia en la que hoy vivimos. La primera es
que, de 1931 a 1973, el gobierno civil se restaur=F3 a medias porque las
Fuerzas Armadas le trasladaron el gobierno a un presidente electo, pero
se quedaron con el poder, condicionando as=ED a sus sucesores. Esto no
ocurri=F3 en el caso de Alfons=EDn, quien fue el primer presidente civil
que asumi=F3 tanto el "gobierno" como el "poder" debido a que las
Fuerzas Armadas hab=EDan quedado desmembradas por la Guerra de las
Malvinas, un conflicto que Juan Bautista Yofre acaba de narrar en su
libro 1982 , un documento tan imborrable como el del propio Eliaschev.
La segunda diferencia entre ambos traspasos es que los "pecados" de los
gobiernos militares entre 1930 y 1973, que sin duda existieron, no
fueron ni remotamente comparables a la feroz represion del regimen
militar de 1976-1983, que gener=F3 miles de atentados sin parang=F3n
contra los derechos humanos.
La "media verdad"
En su an=E1lisis del libro de Eliaschev, Kovadloff se ocupa de "la media
verdad que nos falta". =BFCu=E1l es ella? En palabras de Kovadloff,
"reconocer las acciones criminales de quienes, antes del golpe de 1976 y
en nombre de la patria socialista , embistieron contra el orden
constitucional, ya que est=E1 probado que el terrorismo fue el primero
en recurrir a la violencia armada y que siguen pendientes de condena los
responsables de tantos secuestros y asesinatos cometidos en nombre de
esa patria socialista y en desmedro de la democracia y la
Constituci=F3n". Contin=FAa Kovadloff: "Los terroristas jam=E1s fueron
juzgados ni tampoco sus v=EDctimas fueron reconocidas como tales, y ello
deja la sensaci=F3n amarga de que la media verdad ganada sobre aquel
oscuro pais que fue el nuestro debe y puede llegar a convertirse en una
verdad entera".
Seg=FAn las fuentes a las que hemos consultado, esta otra "media verdad"
tendr=EDa que incluir el hecho de que a=FAn hoy hay alrededor de mil
militares presos sin condena. Algunos de ellos pueden haber cometido
cr=EDmenes de lesa humanidad, pero todos ellos siguen en prisiones
comunes con procesos inexplicablemente aletargados que se prolongan
indefinidamente, sin que el Estado de Derecho, que es por definici=F3n
el nuestro, haya avanzado resueltamente despu=E9s de que el presidente
Kirchner, a partir de 2003, orden=F3 encarcelarlos. Se nos dir=E1: pero
=BFno son sospechosos los encarcelados de haber cometido cr=EDmenes de
lesa humanidad? A esta pregunta que a=FAn no tiene repuesta indudable en
los tribunales habr=EDa que agregarle esta otra: =BFc=F3mo probar los
cr=EDmenes que supuestamente cometieron sin el debido proceso , que es
el =FAnico camino que admite nuestra Constituci=F3n? =BFO la sola
sospecha acerca de sus conductas permite encarcelarlos, como hoy,
pr=E1cticamente sin t=E9rmino? Hay un principio que hoy parece lejano:
la presunci=F3n de inocencia de los acusados hasta que medie una condena
firme contra ellos. De 1976 a 1983, miembros de las Fuerzas Armadas
violaron horrorosamente los derechos humanos. Pero =BFbasta esta
afirmaci=F3n incontrastable para encarcelar indefinidamente a los
sospechosos de haber cometido esos abominables abusos, a veces por el
solo hecho de que eran militares? Al mantenerlos en la c=E1rcel, as=ED,
ad infin=EDtum, sin plazos a la vista, lo que ha desencadenado el
kirchnerismo desde 2003 hasta la fecha, =BFson entonces actos de
justicia o actos de venganza? =BFSon actos de justicia, cuando una alta
proporci=F3n de los detenidos tienen m=E1s de setenta a=F1os y
merecer=EDan por ello la prisi=F3n domiciliaria que se les desconoce?
=BFSon actos de justicia cuando cerca de 140 de ellos han muerto en la
c=E1rcel sin condena, por enfermedad o por vejez? =BFVenganza o
concordia?
Cuando Alfons=EDn arrib=F3 al poder, al promover el juicio contra los ex
comandantes lo limit=F3 a los supremos responsables de la represi=F3n,
siguiendo as=ED el criterio restrictivo del tribunal que conden=F3 a los
m=E1ximos responsables de la barbarie nazi. Dos criterios campearon en
Nuremberg: uno, que Hitler y sus secuaces hab=EDan cometido cr=EDmenes
de lesa humanidad , esto es, cr=EDmenes tan graves que hab=EDan
lesionado a la humanidad como tal; el otro, que era imposible juzgar a
los miles de alemanes que, en su momento, hab=EDan apoyado a uno de los
grandes carniceros de la historia. Al limitar el juicio a los ex
comandantes del Proceso, =BFno sigui=F3 acaso Alfons=EDn este mismo
criterio? Las leyes de punto final y de obediencia debida, =BFno
apuntaron en esta direcci=F3n? Los indultos de Menem y de Duhalde
beneficiaron a militares y terroristas por igual. Lo que hubo entre 1983
y 2003, entonces, fue una amnist=EDa gradual . Pudo pensarse que de este
modo se daba t=E9rmino al odio entre argentinos. Pero al asumir el poder
en 2003 el presidente Kirchner nos retrotrajo de golpe a la ra=EDz de
los terribles a=F1os setenta. Lo que estamos viendo ahora, =BFes por
ello el retroceso de la pacificaci=F3n de 1983-2003, y su reemplazo en
nombre de la venganza por lo que ocurri=F3 hace treinta a=F1os?
La venganza encierra un mecanismo incesante. Cuando un grupo agravia al
otro, siente su ofensa como algo menor si se la compara con lo que
siente el grupo agraviado. Cuando =E9ste ejecuta su propia venganza,
infiere a su vez una ofensa que el grupo ofendido siente como algo
mayor. La secuencia de las venganzas rec=EDprocas se vuelve, as=ED,
inexorable, transmiti=E9ndose a hijos y nietos. Este oscuro mecanismo
puede tornarse interminable; basta recordar, en tal sentido, que los
serbios y los croatas, antes de la paz actual, se han odiado a lo largo
de mil a=F1os.
=BFQueremos este fat=EDdico derrotero para nosotros? Aunque silenciadas,
ya hay organizaciones de hijos y nietos de militares que maduran,
quiz=E1, su propia revancha. La =FAnica manera de ponerle coto a esta
fat=EDdica secuencia es la reconciliaci=F3n. Cuando Mandela tom=F3 el
poder en Sud=E1frica, lo primero que hizo fue promover el perd=F3n
rec=EDproco de los blancos y los hombres de color. Hoy, Sud=E1frica es
un ejemplo de democracia. =C2=BFNos queda demasiado lejos este
horizonte? Este es, al menos, el temor de Kovadloff..
_________________________________________
=FAltimas notas de Opini=C3=B3n
http://www.lanacion.com.arOpini=C3=B3n
HOY
16 OCT
JG GJ
2011-10-16 15:56:40 UTC
Permalink
Casi Mil Miltares presos sin juicio !!!

Domingo 16 de octubre de 2011=A0
Casi mil militares presos sin condena: al enemigo ni justicia
Por=A0Mariano Grondona
=A0LA NACION
____________________
El lunes pasado, el fil=F3sofo Santiago Kovadloff public=F3 en LA NACION
un art=EDculo titulado "La media verdad que nos falta" , en el cual
analiza en t=E9rminos elogiosos el reciente libro de Pepe Eliaschev Los
hombres del juicio, que su autor ha dedicado a entrevistar a los
magistrados que juzgaron y sentenciaron a prisi=F3n perpetua, por
unanimidad, a los ex comandantes del Proceso. Con 531 p=E1ginas, el
libro de Eliaschev dista de ser una mera colecci=F3n de entrevistas. Es,
m=E1s all=E1, un estudio completo y profundo de las circunstancias y las
personalidades que se reunieron para impulsar el llamado "juicio del
siglo", la primera vez en nuestra historia que, por iniciativa del
presidente Ra=FAl Alfons=EDn, un tribunal civil se anim=F3 a juzgar al
gobierno militar que lo precedi=F3, lo cual no hab=EDa ocurrido en 1931,
1946, 1958, 1963 ni en 1973, las cinco ocasiones previas a 1983 en que
un rgimen militar devolvi=F3 el gobierno a un sucesor constitucional. En
su art=EDculo, Kovadloff alaba no s=F3lo la concienzuda obra de
Eliaschev, sino tambi=E9n los conmovedores testimonios de los
magistrados que se "confesaron" ante =E9ste, dejando al desnudo el drama
y los dilemas que les tocaron vivir hasta que una madrugada, a las seis
de la ma=F1ana, completaron insomnes su tarea con una mezcla de alivio y
de dolor despu=E9s de haber pasado d=EDas y noches en medio de =E1speras
discusiones y cruciales interrogantes.
Es que hay dos diferencias esenciales entre el traspaso de lo militar a
lo civil de los cinco golpes anteriores y el traspaso de 1983, cuando se
volvi=F3 a fundar la democracia en la que hoy vivimos. La primera es
que, de 1931 a 1973, el gobierno civil se restaur=F3 a medias porque las
Fuerzas Armadas le trasladaron el gobierno a un presidente electo, pero
se quedaron con el poder, condicionando as=ED a sus sucesores. Esto no
ocurri=F3 en el caso de Alfons=EDn, quien fue el primer presidente civil
que asumi=F3 tanto el "gobierno" como el "poder" debido a que las
Fuerzas Armadas hab=EDan quedado desmembradas por la Guerra de las
Malvinas, un conflicto que Juan Bautista Yofre acaba de narrar en su
libro 1982 , un documento tan imborrable como el del propio Eliaschev.
La segunda diferencia entre ambos traspasos es que los "pecados" de los
gobiernos militares entre 1930 y 1973, que sin duda existieron, no
fueron ni remotamente comparables a la feroz represion del regimen
militar de 1976-1983, que gener=F3 miles de atentados sin parang=F3n
contra los derechos humanos.
La "media verdad"
En su an=E1lisis del libro de Eliaschev, Kovadloff se ocupa de "la media
verdad que nos falta". =BFCu=E1l es ella? En palabras de Kovadloff,
"reconocer las acciones criminales de quienes, antes del golpe de 1976 y
en nombre de la patria socialista , embistieron contra el orden
constitucional, ya que est=E1 probado que el terrorismo fue el primero
en recurrir a la violencia armada y que siguen pendientes de condena los
responsables de tantos secuestros y asesinatos cometidos en nombre de
esa patria socialista y en desmedro de la democracia y la
Constituci=F3n". Contin=FAa Kovadloff: "Los terroristas jam=E1s fueron
juzgados ni tampoco sus v=EDctimas fueron reconocidas como tales, y ello
deja la sensaci=F3n amarga de que la media verdad ganada sobre aquel
oscuro pais que fue el nuestro debe y puede llegar a convertirse en una
verdad entera".
Seg=FAn las fuentes a las que hemos consultado, esta otra "media verdad"
tendr=EDa que incluir el hecho de que a=FAn hoy hay alrededor de mil
militares presos sin condena. Algunos de ellos pueden haber cometido
cr=EDmenes de lesa humanidad, pero todos ellos siguen en prisiones
comunes con procesos inexplicablemente aletargados que se prolongan
indefinidamente, sin que el Estado de Derecho, que es por definici=F3n
el nuestro, haya avanzado resueltamente despu=E9s de que el presidente
Kirchner, a partir de 2003, orden=F3 encarcelarlos. Se nos dir=E1: pero
=BFno son sospechosos los encarcelados de haber cometido cr=EDmenes de
lesa humanidad? A esta pregunta que a=FAn no tiene repuesta indudable en
los tribunales habr=EDa que agregarle esta otra: =BFc=F3mo probar los
cr=EDmenes que supuestamente cometieron sin el debido proceso , que es
el =FAnico camino que admite nuestra Constituci=F3n? =BFO la sola
sospecha acerca de sus conductas permite encarcelarlos, como hoy,
pr=E1cticamente sin t=E9rmino? Hay un principio que hoy parece lejano:
la presunci=F3n de inocencia de los acusados hasta que medie una condena
firme contra ellos. De 1976 a 1983, miembros de las Fuerzas Armadas
violaron horrorosamente los derechos humanos. Pero =BFbasta esta
afirmaci=F3n incontrastable para encarcelar indefinidamente a los
sospechosos de haber cometido esos abominables abusos, a veces por el
solo hecho de que eran militares? Al mantenerlos en la c=E1rcel, as=ED,
ad infin=EDtum, sin plazos a la vista, lo que ha desencadenado el
kirchnerismo desde 2003 hasta la fecha, =BFson entonces actos de
justicia o actos de venganza? =BFSon actos de justicia, cuando una alta
proporci=F3n de los detenidos tienen m=E1s de setenta a=F1os y
merecer=EDan por ello la prisi=F3n domiciliaria que se les desconoce?
=BFSon actos de justicia cuando cerca de 140 de ellos han muerto en la
c=E1rcel sin condena, por enfermedad o por vejez? =BFVenganza o
concordia?
Cuando Alfons=EDn arrib=F3 al poder, al promover el juicio contra los ex
comandantes lo limit=F3 a los supremos responsables de la represi=F3n,
siguiendo as=ED el criterio restrictivo del tribunal que conden=F3 a los
m=E1ximos responsables de la barbarie nazi. Dos criterios campearon en
Nuremberg: uno, que Hitler y sus secuaces hab=EDan cometido cr=EDmenes
de lesa humanidad , esto es, cr=EDmenes tan graves que hab=EDan
lesionado a la humanidad como tal; el otro, que era imposible juzgar a
los miles de alemanes que, en su momento, hab=EDan apoyado a uno de los
grandes carniceros de la historia. Al limitar el juicio a los ex
comandantes del Proceso, =BFno sigui=F3 acaso Alfons=EDn este mismo
criterio? Las leyes de punto final y de obediencia debida, =BFno
apuntaron en esta direcci=F3n? Los indultos de Menem y de Duhalde
beneficiaron a militares y terroristas por igual. Lo que hubo entre 1983
y 2003, entonces, fue una amnist=EDa gradual . Pudo pensarse que de este
modo se daba t=E9rmino al odio entre argentinos. Pero al asumir el poder
en 2003 el presidente Kirchner nos retrotrajo de golpe a la ra=EDz de
los terribles a=F1os setenta. Lo que estamos viendo ahora, =BFes por
ello el retroceso de la pacificaci=F3n de 1983-2003, y su reemplazo en
nombre de la venganza por lo que ocurri=F3 hace treinta a=F1os?
La venganza encierra un mecanismo incesante. Cuando un grupo agravia al
otro, siente su ofensa como algo menor si se la compara con lo que
siente el grupo agraviado. Cuando =E9ste ejecuta su propia venganza,
infiere a su vez una ofensa que el grupo ofendido siente como algo
mayor. La secuencia de las venganzas rec=EDprocas se vuelve, as=ED,
inexorable, transmiti=E9ndose a hijos y nietos. Este oscuro mecanismo
puede tornarse interminable; basta recordar, en tal sentido, que los
serbios y los croatas, antes de la paz actual, se han odiado a lo largo
de mil a=F1os.
=BFQueremos este fat=EDdico derrotero para nosotros? Aunque silenciadas,
ya hay organizaciones de hijos y nietos de militares que maduran,
quiz=E1, su propia revancha. La =FAnica manera de ponerle coto a esta
fat=EDdica secuencia es la reconciliaci=F3n. Cuando Mandela tom=F3 el
poder en Sud=E1frica, lo primero que hizo fue promover el perd=F3n
rec=EDproco de los blancos y los hombres de color. Hoy, Sud=E1frica es
un ejemplo de democracia. =C2=BFNos queda demasiado lejos este
horizonte? Este es, al menos, el temor de Kovadloff..
_________________________________________
=FAltimas notas de Opini=C3=B3n
http://www.lanacion.com.arOpini=C3=B3n
HOY
16 OCT
JG GJ
2011-10-16 16:07:43 UTC
Permalink
Casi Mil Miltares presos sin juicio !!!

Domingo 16 de octubre de 2011=A0
Casi mil militares presos sin condena: al enemigo ni justicia
Por=A0Mariano Grondona
=A0LA NACION
____________________
El lunes pasado, el fil=F3sofo Santiago Kovadloff public=F3 en LA NACION
un art=EDculo titulado "La media verdad que nos falta" , en el cual
analiza en t=E9rminos elogiosos el reciente libro de Pepe Eliaschev Los
hombres del juicio, que su autor ha dedicado a entrevistar a los
magistrados que juzgaron y sentenciaron a prisi=F3n perpetua, por
unanimidad, a los ex comandantes del Proceso. Con 531 p=E1ginas, el
libro de Eliaschev dista de ser una mera colecci=F3n de entrevistas. Es,
m=E1s all=E1, un estudio completo y profundo de las circunstancias y las
personalidades que se reunieron para impulsar el llamado "juicio del
siglo", la primera vez en nuestra historia que, por iniciativa del
presidente Ra=FAl Alfons=EDn, un tribunal civil se anim=F3 a juzgar al
gobierno militar que lo precedi=F3, lo cual no hab=EDa ocurrido en 1931,
1946, 1958, 1963 ni en 1973, las cinco ocasiones previas a 1983 en que
un rgimen militar devolvi=F3 el gobierno a un sucesor constitucional. En
su art=EDculo, Kovadloff alaba no s=F3lo la concienzuda obra de
Eliaschev, sino tambi=E9n los conmovedores testimonios de los
magistrados que se "confesaron" ante =E9ste, dejando al desnudo el drama
y los dilemas que les tocaron vivir hasta que una madrugada, a las seis
de la ma=F1ana, completaron insomnes su tarea con una mezcla de alivio y
de dolor despu=E9s de haber pasado d=EDas y noches en medio de =E1speras
discusiones y cruciales interrogantes.
Es que hay dos diferencias esenciales entre el traspaso de lo militar a
lo civil de los cinco golpes anteriores y el traspaso de 1983, cuando se
volvi=F3 a fundar la democracia en la que hoy vivimos. La primera es
que, de 1931 a 1973, el gobierno civil se restaur=F3 a medias porque las
Fuerzas Armadas le trasladaron el gobierno a un presidente electo, pero
se quedaron con el poder, condicionando as=ED a sus sucesores. Esto no
ocurri=F3 en el caso de Alfons=EDn, quien fue el primer presidente civil
que asumi=F3 tanto el "gobierno" como el "poder" debido a que las
Fuerzas Armadas hab=EDan quedado desmembradas por la Guerra de las
Malvinas, un conflicto que Juan Bautista Yofre acaba de narrar en su
libro 1982 , un documento tan imborrable como el del propio Eliaschev.
La segunda diferencia entre ambos traspasos es que los "pecados" de los
gobiernos militares entre 1930 y 1973, que sin duda existieron, no
fueron ni remotamente comparables a la feroz represion del regimen
militar de 1976-1983, que gener=F3 miles de atentados sin parang=F3n
contra los derechos humanos.
La "media verdad"
En su an=E1lisis del libro de Eliaschev, Kovadloff se ocupa de "la media
verdad que nos falta". =BFCu=E1l es ella? En palabras de Kovadloff,
"reconocer las acciones criminales de quienes, antes del golpe de 1976 y
en nombre de la patria socialista , embistieron contra el orden
constitucional, ya que est=E1 probado que el terrorismo fue el primero
en recurrir a la violencia armada y que siguen pendientes de condena los
responsables de tantos secuestros y asesinatos cometidos en nombre de
esa patria socialista y en desmedro de la democracia y la
Constituci=F3n". Contin=FAa Kovadloff: "Los terroristas jam=E1s fueron
juzgados ni tampoco sus v=EDctimas fueron reconocidas como tales, y ello
deja la sensaci=F3n amarga de que la media verdad ganada sobre aquel
oscuro pais que fue el nuestro debe y puede llegar a convertirse en una
verdad entera".
Seg=FAn las fuentes a las que hemos consultado, esta otra "media verdad"
tendr=EDa que incluir el hecho de que a=FAn hoy hay alrededor de mil
militares presos sin condena. Algunos de ellos pueden haber cometido
cr=EDmenes de lesa humanidad, pero todos ellos siguen en prisiones
comunes con procesos inexplicablemente aletargados que se prolongan
indefinidamente, sin que el Estado de Derecho, que es por definici=F3n
el nuestro, haya avanzado resueltamente despu=E9s de que el presidente
Kirchner, a partir de 2003, orden=F3 encarcelarlos. Se nos dir=E1: pero
=BFno son sospechosos los encarcelados de haber cometido cr=EDmenes de
lesa humanidad? A esta pregunta que a=FAn no tiene repuesta indudable en
los tribunales habr=EDa que agregarle esta otra: =BFc=F3mo probar los
cr=EDmenes que supuestamente cometieron sin el debido proceso , que es
el =FAnico camino que admite nuestra Constituci=F3n? =BFO la sola
sospecha acerca de sus conductas permite encarcelarlos, como hoy,
pr=E1cticamente sin t=E9rmino? Hay un principio que hoy parece lejano:
la presunci=F3n de inocencia de los acusados hasta que medie una condena
firme contra ellos. De 1976 a 1983, miembros de las Fuerzas Armadas
violaron horrorosamente los derechos humanos. Pero =BFbasta esta
afirmaci=F3n incontrastable para encarcelar indefinidamente a los
sospechosos de haber cometido esos abominables abusos, a veces por el
solo hecho de que eran militares? Al mantenerlos en la c=E1rcel, as=ED,
ad infin=EDtum, sin plazos a la vista, lo que ha desencadenado el
kirchnerismo desde 2003 hasta la fecha, =BFson entonces actos de
justicia o actos de venganza? =BFSon actos de justicia, cuando una alta
proporci=F3n de los detenidos tienen m=E1s de setenta a=F1os y
merecer=EDan por ello la prisi=F3n domiciliaria que se les desconoce?
=BFSon actos de justicia cuando cerca de 140 de ellos han muerto en la
c=E1rcel sin condena, por enfermedad o por vejez? =BFVenganza o
concordia?
Cuando Alfons=EDn arrib=F3 al poder, al promover el juicio contra los ex
comandantes lo limit=F3 a los supremos responsables de la represi=F3n,
siguiendo as=ED el criterio restrictivo del tribunal que conden=F3 a los
m=E1ximos responsables de la barbarie nazi. Dos criterios campearon en
Nuremberg: uno, que Hitler y sus secuaces hab=EDan cometido cr=EDmenes
de lesa humanidad , esto es, cr=EDmenes tan graves que hab=EDan
lesionado a la humanidad como tal; el otro, que era imposible juzgar a
los miles de alemanes que, en su momento, hab=EDan apoyado a uno de los
grandes carniceros de la historia. Al limitar el juicio a los ex
comandantes del Proceso, =BFno sigui=F3 acaso Alfons=EDn este mismo
criterio? Las leyes de punto final y de obediencia debida, =BFno
apuntaron en esta direcci=F3n? Los indultos de Menem y de Duhalde
beneficiaron a militares y terroristas por igual. Lo que hubo entre 1983
y 2003, entonces, fue una amnist=EDa gradual . Pudo pensarse que de este
modo se daba t=E9rmino al odio entre argentinos. Pero al asumir el poder
en 2003 el presidente Kirchner nos retrotrajo de golpe a la ra=EDz de
los terribles a=F1os setenta. Lo que estamos viendo ahora, =BFes por
ello el retroceso de la pacificaci=F3n de 1983-2003, y su reemplazo en
nombre de la venganza por lo que ocurri=F3 hace treinta a=F1os?
La venganza encierra un mecanismo incesante. Cuando un grupo agravia al
otro, siente su ofensa como algo menor si se la compara con lo que
siente el grupo agraviado. Cuando =E9ste ejecuta su propia venganza,
infiere a su vez una ofensa que el grupo ofendido siente como algo
mayor. La secuencia de las venganzas rec=EDprocas se vuelve, as=ED,
inexorable, transmiti=E9ndose a hijos y nietos. Este oscuro mecanismo
puede tornarse interminable; basta recordar, en tal sentido, que los
serbios y los croatas, antes de la paz actual, se han odiado a lo largo
de mil a=F1os.
=BFQueremos este fat=EDdico derrotero para nosotros? Aunque silenciadas,
ya hay organizaciones de hijos y nietos de militares que maduran,
quiz=E1, su propia revancha. La =FAnica manera de ponerle coto a esta
fat=EDdica secuencia es la reconciliaci=F3n. Cuando Mandela tom=F3 el
poder en Sud=E1frica, lo primero que hizo fue promover el perd=F3n
rec=EDproco de los blancos y los hombres de color. Hoy, Sud=E1frica es
un ejemplo de democracia. =C2=BFNos queda demasiado lejos este
horizonte? Este es, al menos, el temor de Kovadloff..
_________________________________________
=FAltimas notas de Opini=C3=B3n
http://www.lanacion.com.arOpini=C3=B3n
HOY
16 OCT
Robert m
2011-10-16 17:01:44 UTC
Permalink
Elecciones 2011
Domingo 16 de octubre de 2011=A012:13
De Narv=E1ez: "El patoterismo es esencial en el modelo de la Presidenta"
El candidato a gobernador bonaerense repudi=F3 la agresi=F3n de un grupo
de kirchneristas contra un militante del Pro mientras =E9ste recorr=EDa
el barrio de N=FA=F1ez con fines proselitistas
Coment=F3
_______
Foto:=C2=A0Archivo=C2=A0
El candidato a gobernador bonaerense por Udeso, Francisco De
Narv=C3=A1ez, repudi=C3=B3 esta ma=C3=B1ana la agresi=C3=B3n de un grupo
de kirchneristas contra un militante del Pro mientras =C3=A9ste
recorr=C3=ADa el barrio de N=C3=BA=C3=B1ez con fines proselitistas. "El
patoterismo es esencial en el modelo de la Presidenta", advirti=C3=B3 en
declaraciones radiales.
De Narv=C3=A1ez indic=C3=B3 que el funcionario el espacio que no ocupa
"el debate" es llenado con "agresi=F3n", y alert=C3=B3 que =E9sta
=C3=BAltima es "la forma de hacer pol=C3=ADtica del kirchernismo".
El violento incidente al que se refiere De Narv=C3=A1ez ocurri=C3=B3 el
lunes pasado en plena avenida Cabildo al 4400, cuando seguidores del
secretario de Comercio Interior agredieron a Mario Urcelay, un
colaborador del candidato a intendente de Vicente L=C3=B3pez, Jorge
Macri, que recorr=C3=ADa la zona con fines proselitistas.
Consultado sobre la agresi=C3=B3n, el candidato ratific=C3=B3 que estas
cosas "no pasan por casualidad: el kirchnerismo tiene una forma de
pensar y de actuar. Es su forma de hacer pol=C3=ADtica".
"Si hay un empresario que se pone molesto con el Gobierno, le bloquean
la salida de su mercader=C3=ADa o Moreno no le ajusta una lista de
precios", fustig=C3=B3 en di=C3=A1logo con Radio Mitre.
Por otro lado, tampoco ahorr=C3=B3 cr=C3=ADticas al evaluar el proceso
gestado en los =C3=BAltimos meses. "El debate es el gran ausente de esta
campa=C3=B1a y a los debates deben fomentarlos fundamentalmente los
oficialismos", destac=C3=B3..
=C3=BAltimas notas de Elecciones 2011
http://www.lanacion.com.arPol=C3=ADtica
HOY
16 OCT

____________________

El kirchnerismo prepara el control absoluto del Congreso
Prev=C3=A9 despojar a la oposici=C3=B3n de la presidencia de las
principales comisiones de las dos c=C3=A1maras
http://www.lanacion.com.arPol=C3=ADtica
HOY
16 OCT
Pro denunci=C3=B3 que una patota de Moreno atac=C3=B3 a un militante
La agresi=C3=B3n se produjo en Cabildo al 4400, contra un colaborador de
Jorge Macri
http://www.lanacion.com.arPol=C3=ADtica
HOY
16 OCT
Ultimo s=C3=A1bado en campa=C3=B1a
http://www.lanacion.com.arPol=C3=ADtica
HOY
16 OCT
Las curiosas promesas de campa=C3=B1a
De planes fara=C3=B3nicos a ins=C3=B3litos cursos policiales, qu=C3=A9
dicen las plataformas electorales de los candidatos
http://www.lanacion.com.arPol=C3=ADtica
HOY
16 OCT
"Binner no conoce sus propuestas", dijo Carri=C3=B3
Volvi=C3=B3 a pegarle por la reforma constitucional
Coment=C3=A10
Elecciones 2011
Los candidatos en twitter
Cantidad de menciones por minuto:
=EF=BB=BF=C2=A0Si
usted es una

Padr=C3=B3n electoral
LO M=C3=81S VISTO DE POL=C3=8DTICA
Ir a la nube de noticias
REDES SOCIALES
=EF=BB=BF=C2=A0Si u
=C2=A0
=C2=A0
Robert m
2011-10-16 18:18:18 UTC
Permalink
Domingo 16 de octubre de 2011=A0Publicado en edici=F3n impresa
La trama argentina de la denuncia norteamericana
Por=A0Joaqu=EDn Morales Sol=E1
LA NACION
___________
Cristina Kirchner no se sorprendi=F3. Un ajetreo de diplom=E1ticos,
sobre todo norteamericanos, ven=EDa advirti=E9ndole desde hac=EDa m=E1s
de tres meses de las investigaciones sobre probables atentados en
Washington y en Buenos Aires. La embajadora de los Estados Unidos, Vilma
Mart=EDnez, tuvo la misi=F3n en las =FAltimas semanas de transmitir las
malas novedades al m=E1s alto nivel del gobierno argentino. El jueves
pasado, el segundo de Hillary Clinton, William Burns, le ratific=F3
telef=F3nicamente al canciller H=E9ctor Timerman los anticipos de
Mart=EDnez.
Las investigaciones, que se hab=EDan confirmado, seg=FAn dijo Burns,
se=F1alaban que un sector del gobierno iran=ED hab=EDa planeado
atentados contra las embajadas de Israel y de Arabia Saudita en
Washington y en la capital argentina. El plan inclu=EDa, sobre todo, el
crimen del embajador saudita en los Estados Unidos.
La denuncia penal contra Ir=E1n, que el gobierno norteamericano
interpuso en los tribunales de Nueva York, no incluy=F3 la amenaza
contra las embajadas israel=ED y saudita en Buenos Aires. Diplom=E1ticos
norteamericanos se=F1alaron que existe un herm=E9tico cerco informativo
en torno de esa denuncia, que tambi=E9n suscribieron el reino saudita y
el gobierno de M=E9xico. El complot fue descubierto en territorio
mexicano, cuando un ciudadano iran=ED-norteamericano intent=F3 comprar
el servicio de un grupo de narcotraficantes, los Zetas, para que
ejecutara los atentados y asesinara al embajador.
Los diplom=E1ticos no saben, por lo tanto, si prevaleci=F3 el criterio
de no incorporar en la denuncia a un atentado que se hubiera perpetrado
en un pa=EDs extranjero, que tiene sus propias leyes y su propia
Justicia. Estamos satisfechos con la Argentina en el manejo de este
asunto , subrayaron en Washington.
La primera conclusi=F3n es que una investigaci=F3n que lleva muchos
meses en los Estados Unidos debe contener m=E1s informaci=F3n que la que
se conoce hasta ahora. Arabia Saudita consider=F3 probado el intento
criminal y el gobierno de M=E9xico ratific=F3 los hechos que sucedieron
en su territorio. El propio Barack Obama defendi=F3 p=FAblicamente esas
conclusiones que involucran seriamente al r=E9gimen iran=ED; el actual
presidente norteamericano le reproch=F3 en su momento a su antecesor,
George W. Bush, porque =E9ste hizo denuncias sin consistencia sobre
Irak. Tambi=E1n la Uni=F3n Europea lanz=F3 una seria advertencia a
Teher=E1n en el caso de que se probaran las acusaciones norteamericanas.
Todos aguardan, sin embargo, que se exhiban m=E1s pruebas que las
difundidas hasta ahora, a las que muchos consideran endebles.
La Argentina tiene una relaci=F3n zigzagueante con Ir=E1n desde el
atentado a la AMIA en 1994, que mat=F3 a 85 argentinos inocentes. Dos
a=F1os antes, el terrorismo internacional hab=EDa volado la embajada
israel=ED en Buenos Aires. Diecisiete a=F1os despu=E9s, no hay un solo
detenido por la masacre en la AMIA que constituye, a=FAn hoy, el segundo
atentado m=E1s grande contra la comunidad jud=EDa desde el Holocausto.
La justicia argentina reclam=F3 la detenci=F3n internacional de varios
jerarcas del r=E9gimen iran=ED (incluido su actual ministro de Defensa),
pero no logr=F3 hasta ahora m=E1s que explicaciones paranoicas de parte
de los gobernantes de Teher=E1n.
Los sucesivos gobiernos de los Kirchner oscilaron entre duras posiciones
en estrados internacionales y el intento est=E9ril de un di=E1logo para
que Ir=E1n entregue a los sospechosos. Ese vaiv=E9n entre el fr=EDo y el
calor hundi=F3 en el Congreso un proyecto del diputado Ricardo Gil
Lavedra, que promovi=F3 que se declarasen delitos de lesa humanidad los
actos terroristas internacionales. El proyecto fue firmado por casi
todos los legisladores opositores, pero el oficialismo se neg=F3
tenazmente a suscribirlo.
Nada se sabe, incluso, de la propuesta argentina para que los iran=EDes
declaren en un tercer pa=EDs. La propuesta es inconducente seg=FAn la
actual ley argentina, porque la justicia penal no puede extender su
jurisdicci=F3n a otros pa=EDses. El acuerdo necesitar=EDa, de
concretarse, de bases muy amplias y de la aprobaci=F3n del Congreso.
=BFPor qu=E9 Ir=E1n? Pocos d=EDas despu=E9s de aquel criminal atentado a
la mutual jud=EDa, el entonces gobierno de Carlos Menem tuvo la
informaci=F3n y la certeza de que Ir=E1n estuvo detr=E1s de la matanza.
La Canciller=EDa le envi=F3 al presidente un decreto por el que se
dispon=EDa la ruptura de relaciones con Ir=E1n, pero Menem vacil=F3.
=BFPodemos bombardear Teher=E1n? , pregunt=F3. No , se respondi=F3 =E9l
mismo. Entonces es mejor negociar, orden=F3. La ruptura de relaciones
se redujo entonces al retiro de los embajadores, decisi=F3n que a=FAn
sigue vigente.
N=E9stor Kirchner rechaz=F3 en 2003 una oferta iran=ED para incrementar
el comercio bilateral hasta 800 millones de d=F3lares. La situaci=F3n
cambi=F3: el comercio bilateral fue de 1455 millones de d=F3lares en
2010, despu=E9s de que Ir=E1n levantara, en 2006, la prohibici=F3n de
importar desde la Argentina por las duras denuncias internacionales que
Kirchner hac=EDa contra el r=E9gimen de los ayatollahs.
Mucho tiempo antes, apareci=F3 lo que se llam=F3 la "pista siria" para
involucrar al gobierno de Siria en lugar del de Ir=E1n. Los que conocen
las investigaciones aseguran que la "pista siria" fue un ardid para
esconder tambi=E9n las complicidades de fuerzas policiales argentinas en
el atentado. El dato m=E1s llamativo de todas las indagaciones es que un
sector del Estado argentino fue complice de la masacre en la AMIA, haya
sido por execrables prejuicios antisemitas o por simples asuntos de
corrupcion. Lo mas probable es que los c=F3mplices hayan unido lo =FAtil
con lo agradable. Nunca nadie avanz=F3 sobre la indispensable "pista
argentina", necesaria para perpetrar tantas muertes in=FAtiles. La
comunidad jud=EDa argentina sostuvo siempre que fue Ir=E1n el pa=EDs que
promovi=F3 su inmolaci=F3n.
La Argentina no puede ni debe rechazar el di=E1logo con Ir=E1n , dijo
la Presidenta en la =FAltima asamblea de las Naciones Unidas. Pero,
=BFse puede dialogar con un gobierno cuyos funcionarios est=E1n acusados
de haber cometido semejante crimen en la Argentina? =BFNo se trat=F3,
acaso, de una agresi=F3n extranjera sobre el territorio soberano
argentino? =BFEn qu=E9 consistir=EDa ese di=E1logo? Hace poco, el
periodista Pepe Eliaschev fue duramente cuestionado por el gobierno por
haber revelado en el diario Perfil que existieron aproximaciones
secretas para un di=E1logo con los iran=EDes por parte de Timerman.
Fue Lu=EDs D'El=C3=ADa, un dirigente muy cercano a Ir=E1n y al gobierno
kirchnerista, quien confirm=F3 ahora aquella versi=F3n de Eliaschev:
Washington quiere sabotear el di=E1logo abierto entre Ir=E1n y la
Argentina , dijo en las =FAltimas horas sobre las denuncias del
gobierno norteamericano. D'El=EDa participa como invitado especial de
todos los grandes fastos del kirchnerismo.
Por primera vez en muchos a=F1os, la delegaci=F3n argentina no se
retir=F3 del recinto de las Naciones Unidas, en septiembre pasado,
cuando hablo el insultante presidente de Iran. Ahmadinejad califico de
"pretexto" el Holocausto y puso en duda la autoria de los atentados de
2001 en Nueva York y en Washington. Las delegaciones norteamericana y
europeas se retiraron del recinto cuando comenzo con sus ofensas. Habia
cruzado la "l=EDnea roja", seg=FAn la jerga diplom=E1tica. Esa l=EDnea
es la negaci=F3n de la existencia de Israel.
Cristina Kirchner orden=F3 que, al rev=E9s de otros a=F1os, esta vez su
delegaci=F3n escuchara hasta el final el mensaje del l=EDder iran=ED. La
Presidenta ya sab=EDa la informaci=F3n que le hab=EDa trasladado la
embajadora Mart=EDnez sobre eventuales atentados de iran=EDes a sedes
diplom=E1ticas extranjeras en Buenos Aires.
Cristina confi=F3, quiz=E1s, m=E1s en su mano tendida para un di=E1logo
confuso e incierto con el fanatismo irani. O, tal vez, actu=F3 con los
mismos reflejos de Menem y crey=F3 que ciertas formas amables podr=EDan
frenar la posibilidad de un insoportable tercer atentado. La impunidad
es lo que permite la repetici=F3n de cualquier tragedia..
---------------------------------------

=C3=BAltimas notas de Opini=C3=B3n
http://www.lanacion.com.arOpini=C3=B3n
HOY
16 OCT
Robert m
2011-10-16 18:20:58 UTC
Permalink
Domingo 16 de octubre de 2011=A0Publicado en edici=F3n impresa
La trama argentina de la denuncia norteamericana
Por=A0Joaqu=EDn Morales Sol=E1
LA NACION
___________
Cristina Kirchner no se sorprendi=F3. Un ajetreo de diplom=E1ticos,
sobre todo norteamericanos, ven=EDa advirti=E9ndole desde hac=EDa m=E1s
de tres meses de las investigaciones sobre probables atentados en
Washington y en Buenos Aires. La embajadora de los Estados Unidos, Vilma
Mart=EDnez, tuvo la misi=F3n en las =FAltimas semanas de transmitir las
malas novedades al m=E1s alto nivel del gobierno argentino. El jueves
pasado, el segundo de Hillary Clinton, William Burns, le ratific=F3
telef=F3nicamente al canciller H=E9ctor Timerman los anticipos de
Mart=EDnez.
Las investigaciones, que se hab=EDan confirmado, seg=FAn dijo Burns,
se=F1alaban que un sector del gobierno iran=ED hab=EDa planeado
atentados contra las embajadas de Israel y de Arabia Saudita en
Washington y en la capital argentina. El plan inclu=EDa, sobre todo, el
crimen del embajador saudita en los Estados Unidos.
La denuncia penal contra Ir=E1n, que el gobierno norteamericano
interpuso en los tribunales de Nueva York, no incluy=F3 la amenaza
contra las embajadas israel=ED y saudita en Buenos Aires. Diplom=E1ticos
norteamericanos se=F1alaron que existe un herm=E9tico cerco informativo
en torno de esa denuncia, que tambi=E9n suscribieron el reino saudita y
el gobierno de M=E9xico. El complot fue descubierto en territorio
mexicano, cuando un ciudadano iran=ED-norteamericano intent=F3 comprar
el servicio de un grupo de narcotraficantes, los Zetas, para que
ejecutara los atentados y asesinara al embajador.
Los diplom=E1ticos no saben, por lo tanto, si prevaleci=F3 el criterio
de no incorporar en la denuncia a un atentado que se hubiera perpetrado
en un pa=EDs extranjero, que tiene sus propias leyes y su propia
Justicia. Estamos satisfechos con la Argentina en el manejo de este
asunto , subrayaron en Washington.
La primera conclusi=F3n es que una investigaci=F3n que lleva muchos
meses en los Estados Unidos debe contener m=E1s informaci=F3n que la que
se conoce hasta ahora. Arabia Saudita consider=F3 probado el intento
criminal y el gobierno de M=E9xico ratific=F3 los hechos que sucedieron
en su territorio. El propio Barack Obama defendi=F3 p=FAblicamente esas
conclusiones que involucran seriamente al r=E9gimen iran=ED; el actual
presidente norteamericano le reproch=F3 en su momento a su antecesor,
George W. Bush, porque =E9ste hizo denuncias sin consistencia sobre
Irak. Tambi=E1n la Uni=F3n Europea lanz=F3 una seria advertencia a
Teher=E1n en el caso de que se probaran las acusaciones norteamericanas.
Todos aguardan, sin embargo, que se exhiban m=E1s pruebas que las
difundidas hasta ahora, a las que muchos consideran endebles.
La Argentina tiene una relaci=F3n zigzagueante con Ir=E1n desde el
atentado a la AMIA en 1994, que mat=F3 a 85 argentinos inocentes. Dos
a=F1os antes, el terrorismo internacional hab=EDa volado la embajada
israel=ED en Buenos Aires. Diecisiete a=F1os despu=E9s, no hay un solo
detenido por la masacre en la AMIA que constituye, a=FAn hoy, el segundo
atentado m=E1s grande contra la comunidad jud=EDa desde el Holocausto.
La justicia argentina reclam=F3 la detenci=F3n internacional de varios
jerarcas del r=E9gimen iran=ED (incluido su actual ministro de Defensa),
pero no logr=F3 hasta ahora m=E1s que explicaciones paranoicas de parte
de los gobernantes de Teher=E1n.
Los sucesivos gobiernos de los Kirchner oscilaron entre duras posiciones
en estrados internacionales y el intento est=E9ril de un di=E1logo para
que Ir=E1n entregue a los sospechosos. Ese vaiv=E9n entre el fr=EDo y el
calor hundi=F3 en el Congreso un proyecto del diputado Ricardo Gil
Lavedra, que promovi=F3 que se declarasen delitos de lesa humanidad los
actos terroristas internacionales. El proyecto fue firmado por casi
todos los legisladores opositores, pero el oficialismo se neg=F3
tenazmente a suscribirlo.
Nada se sabe, incluso, de la propuesta argentina para que los iran=EDes
declaren en un tercer pa=EDs. La propuesta es inconducente seg=FAn la
actual ley argentina, porque la justicia penal no puede extender su
jurisdicci=F3n a otros pa=EDses. El acuerdo necesitar=EDa, de
concretarse, de bases muy amplias y de la aprobaci=F3n del Congreso.
=BFPor qu=E9 Ir=E1n? Pocos d=EDas despu=E9s de aquel criminal atentado a
la mutual jud=EDa, el entonces gobierno de Carlos Menem tuvo la
informaci=F3n y la certeza de que Ir=E1n estuvo detr=E1s de la matanza.
La Canciller=EDa le envi=F3 al presidente un decreto por el que se
dispon=EDa la ruptura de relaciones con Ir=E1n, pero Menem vacil=F3.
=BFPodemos bombardear Teher=E1n? , pregunt=F3. No , se respondi=F3 =E9l
mismo. Entonces es mejor negociar, orden=F3. La ruptura de relaciones
se redujo entonces al retiro de los embajadores, decisi=F3n que a=FAn
sigue vigente.
N=E9stor Kirchner rechaz=F3 en 2003 una oferta iran=ED para incrementar
el comercio bilateral hasta 800 millones de d=F3lares. La situaci=F3n
cambi=F3: el comercio bilateral fue de 1455 millones de d=F3lares en
2010, despu=E9s de que Ir=E1n levantara, en 2006, la prohibici=F3n de
importar desde la Argentina por las duras denuncias internacionales que
Kirchner hac=EDa contra el r=E9gimen de los ayatollahs.
Mucho tiempo antes, apareci=F3 lo que se llam=F3 la "pista siria" para
involucrar al gobierno de Siria en lugar del de Ir=E1n. Los que conocen
las investigaciones aseguran que la "pista siria" fue un ardid para
esconder tambi=E9n las complicidades de fuerzas policiales argentinas en
el atentado. El dato m=E1s llamativo de todas las indagaciones es que un
sector del Estado argentino fue complice de la masacre en la AMIA, haya
sido por execrables prejuicios antisemitas o por simples asuntos de
corrupcion. Lo mas probable es que los c=F3mplices hayan unido lo =FAtil
con lo agradable. Nunca nadie avanz=F3 sobre la indispensable "pista
argentina", necesaria para perpetrar tantas muertes in=FAtiles. La
comunidad jud=EDa argentina sostuvo siempre que fue Ir=E1n el pa=EDs que
promovi=F3 su inmolaci=F3n.
La Argentina no puede ni debe rechazar el di=E1logo con Ir=E1n , dijo
la Presidenta en la =FAltima asamblea de las Naciones Unidas. Pero,
=BFse puede dialogar con un gobierno cuyos funcionarios est=E1n acusados
de haber cometido semejante crimen en la Argentina? =BFNo se trat=F3,
acaso, de una agresi=F3n extranjera sobre el territorio soberano
argentino? =BFEn qu=E9 consistir=EDa ese di=E1logo? Hace poco, el
periodista Pepe Eliaschev fue duramente cuestionado por el gobierno por
haber revelado en el diario Perfil que existieron aproximaciones
secretas para un di=E1logo con los iran=EDes por parte de Timerman.
Fue Lu=EDs D'El=C3=ADa, un dirigente muy cercano a Ir=E1n y al gobierno
kirchnerista, quien confirm=F3 ahora aquella versi=F3n de Eliaschev:
Washington quiere sabotear el di=E1logo abierto entre Ir=E1n y la
Argentina , dijo en las =FAltimas horas sobre las denuncias del
gobierno norteamericano. D'El=EDa participa como invitado especial de
todos los grandes fastos del kirchnerismo.
Por primera vez en muchos a=F1os, la delegaci=F3n argentina no se
retir=F3 del recinto de las Naciones Unidas, en septiembre pasado,
cuando hablo el insultante presidente de Iran. Ahmadinejad califico de
"pretexto" el Holocausto y puso en duda la autoria de los atentados de
2001 en Nueva York y en Washington. Las delegaciones norteamericana y
europeas se retiraron del recinto cuando comenzo con sus ofensas. Habia
cruzado la "l=EDnea roja", seg=FAn la jerga diplom=E1tica. Esa l=EDnea
es la negaci=F3n de la existencia de Israel.
Cristina Kirchner orden=F3 que, al rev=E9s de otros a=F1os, esta vez su
delegaci=F3n escuchara hasta el final el mensaje del l=EDder iran=ED. La
Presidenta ya sab=EDa la informaci=F3n que le hab=EDa trasladado la
embajadora Mart=EDnez sobre eventuales atentados de iran=EDes a sedes
diplom=E1ticas extranjeras en Buenos Aires.
Cristina confi=F3, quiz=E1s, m=E1s en su mano tendida para un di=E1logo
confuso e incierto con el fanatismo irani. O, tal vez, actu=F3 con los
mismos reflejos de Menem y crey=F3 que ciertas formas amables podr=EDan
frenar la posibilidad de un insoportable tercer atentado. La impunidad
es lo que permite la repetici=F3n de cualquier tragedia..
---------------------------------------

=C3=BAltimas notas de Opini=C3=B3n
http://www.lanacion.com.arOpini=C3=B3n
HOY
16 OCT
Tonico
2011-10-16 19:29:22 UTC
Permalink
Domingo 16 de octubre de 2011 Publicado en edición impresa
La trama argentina de la denuncia norteamericana
Por Joaquín Morales Solá
LA NACION
___________
Cristina Kirchner no se sorprendió. Un ajetreo de diplomáticos,
sobre todo norteamericanos, venía advirtiéndole desde hacía más
de tres meses de las investigaciones sobre probables atentados en
Washington y en Buenos Aires. La embajadora de los Estados Unidos, Vilma
Martínez, tuvo la misión en las últimas semanas de transmitir las
malas novedades al más alto nivel del gobierno argentino. El jueves
pasado, el segundo de Hillary Clinton, William Burns, le ratificó
telefónicamente al canciller Héctor Timerman los anticipos de
Martínez.
Las investigaciones, que se habían confirmado, según dijo Burns,
señalaban que un sector del gobierno iraní había planeado
atentados contra las embajadas de Israel y de Arabia Saudita en
Washington y en la capital argentina. El plan incluía, sobre todo, el
crimen del embajador saudita en los Estados Unidos.
La denuncia penal contra Irán, que el gobierno norteamericano
interpuso en los tribunales de Nueva York, no incluyó la amenaza
contra las embajadas israelí y saudita en Buenos Aires. Diplomáticos
norteamericanos señalaron que existe un hermético cerco informativo
en torno de esa denuncia, que también suscribieron el reino saudita y
el gobierno de México. El complot fue descubierto en territorio
mexicano, cuando un ciudadano iraní-norteamericano intentó comprar
el servicio de un grupo de narcotraficantes, los Zetas, para que
ejecutara los atentados y asesinara al embajador.
Los diplomáticos no saben, por lo tanto, si prevaleció el criterio
de no incorporar en la denuncia a un atentado que se hubiera perpetrado
en un país extranjero, que tiene sus propias leyes y su propia
Justicia.  Estamos satisfechos con la Argentina en el manejo de este
asunto  , subrayaron en Washington.
La primera conclusión es que una investigación que lleva muchos
meses en los Estados Unidos debe contener más información que la que
se conoce hasta ahora. Arabia Saudita consideró probado el intento
criminal y el gobierno de México ratificó los hechos que sucedieron
en su territorio. El propio Barack Obama defendió públicamente esas
conclusiones que involucran seriamente al régimen iraní; el actual
presidente norteamericano le reprochó en su momento a su antecesor,
George W. Bush, porque éste hizo denuncias sin consistencia sobre
Irak. Tambián la Unión Europea lanzó una seria advertencia a
Teherán en el caso de que se probaran las acusaciones norteamericanas.
Todos aguardan, sin embargo, que se exhiban más pruebas que las
difundidas hasta ahora, a las que muchos consideran endebles.
La Argentina tiene una relación zigzagueante con Irán desde el
atentado a la AMIA en 1994, que mató a 85 argentinos inocentes. Dos
años antes, el terrorismo internacional había volado la embajada
israelí en Buenos Aires. Diecisiete años después, no hay un solo
detenido por la masacre en la AMIA que constituye, aún hoy, el segundo
atentado más grande contra la comunidad judía desde el Holocausto.
La justicia argentina reclamó la detención internacional de varios
jerarcas del régimen iraní (incluido su actual ministro de Defensa),
pero no logró hasta ahora más que explicaciones paranoicas de parte
de los gobernantes de Teherán.
Los sucesivos gobiernos de los Kirchner oscilaron entre duras posiciones
en estrados internacionales y el intento estéril de un diálogo para
que Irán entregue a los sospechosos. Ese vaivén entre el frío y el
calor hundió en el Congreso un proyecto del diputado Ricardo Gil
Lavedra, que promovió que se declarasen delitos de lesa humanidad los
actos terroristas internacionales. El proyecto fue firmado por casi
todos los legisladores opositores, pero el oficialismo se negó
tenazmente a suscribirlo.
Nada se sabe, incluso, de la propuesta argentina para que los iraníes
declaren en un tercer país. La propuesta es inconducente según la
actual ley argentina, porque la justicia penal no puede extender su
jurisdicción a otros países. El acuerdo necesitaría, de
concretarse, de bases muy amplias y de la aprobación del Congreso.
¿Por qué Irán? Pocos días después de aquel criminal atentado a
la mutual judía, el entonces gobierno de Carlos Menem tuvo la
información y la certeza de que Irán estuvo detrás de la matanza.
La Cancillería le envió al presidente un decreto por el que se
disponía la ruptura de relaciones con Irán, pero Menem vaciló.
¿Podemos bombardear Teherán?  , preguntó. No , se respondió él
mismo.  Entonces es mejor negociar, ordenó. La ruptura de relaciones
se redujo entonces al retiro de los embajadores, decisión que aún
sigue vigente.
Néstor Kirchner rechazó en 2003 una oferta iraní para incrementar
el comercio bilateral hasta 800 millones de dólares. La situación
cambió: el comercio bilateral fue de 1455 millones de dólares en
2010, después de que Irán levantara, en 2006, la prohibición de
importar desde la Argentina por las duras denuncias internacionales que
Kirchner hacía contra el régimen de los ayatollahs.
Mucho tiempo antes, apareció lo que se llamó la "pista siria" para
involucrar al gobierno de Siria en lugar del de Irán. Los que conocen
las investigaciones aseguran que la "pista siria" fue un ardid para
esconder también las complicidades de fuerzas policiales argentinas en
el atentado. El dato más llamativo de todas las indagaciones es que un
sector del Estado argentino fue complice de la masacre en la AMIA, haya
sido por execrables prejuicios antisemitas o por simples asuntos de
corrupcion. Lo mas probable es que los cómplices hayan unido lo útil
con lo agradable. Nunca nadie avanzó sobre la indispensable "pista
argentina", necesaria para perpetrar tantas muertes inútiles. La
comunidad judía argentina sostuvo siempre que fue Irán el país que
promovió su inmolación.
La Argentina no puede ni debe rechazar el diálogo con Irán  , dijo
la Presidenta en la última asamblea de las Naciones Unidas. Pero,
¿se puede dialogar con un gobierno cuyos funcionarios están acusados
de haber cometido semejante crimen en la Argentina? ¿No se trató,
acaso, de una agresión extranjera sobre el territorio soberano
argentino? ¿En qué consistiría ese diálogo? Hace poco, el
periodista Pepe Eliaschev fue duramente cuestionado por el gobierno por
haber revelado en el diario  Perfil  que existieron aproximaciones
secretas para un diálogo con los iraníes por parte de Timerman.
Fue Luís D'Elía, un dirigente muy cercano a Irán y al gobierno
Washington quiere sabotear el diálogo abierto entre Irán y la
Argentina  , dijo en las últimas horas sobre las denuncias del
gobierno norteamericano. D'Elía participa como invitado especial de
todos los grandes fastos del kirchnerismo.
Por primera vez en muchos años, la delegación argentina no se
retiró del recinto de las Naciones Unidas, en septiembre pasado,
cuando hablo el insultante presidente de Iran. Ahmadinejad califico de
"pretexto" el Holocausto y puso en duda la autoria de los atentados de
2001 en Nueva York y en Washington. Las delegaciones norteamericana y
europeas se retiraron del recinto cuando comenzo con sus ofensas. Habia
cruzado la "línea roja", según la jerga diplomática. Esa línea
es la negación de la existencia de Israel.
Cristina Kirchner ordenó que, al revés de otros años, esta vez su
delegación escuchara hasta el final el mensaje del líder iraní. La
Presidenta ya sabía la información que le había trasladado la
embajadora Martínez sobre eventuales atentados de iraníes a sedes
diplomáticas extranjeras en Buenos Aires.
Cristina confió, quizás, más en su mano tendida para un diálogo
confuso e incierto con el fanatismo irani. O, tal vez, actuó con los
mismos reflejos de Menem y creyó que ciertas formas amables podrían
frenar la posibilidad de un insoportable tercer atentado. La impunidad
es lo que permite la repetición de cualquier tragedia..
---------------------------------------
últimas notas de Opiniónhttp://www.lanacion.com.arOpinión
HOY
16 OCT
Imbécil

Saludiux
Toño
Petry F
2011-10-18 20:26:37 UTC
Permalink
Conflicto con Uruguay
Viernes 14 de octubre de 2011
Conmoción en Uruguay
Sorpresiva renuncia de Tabaré a la vida política
Lo hizo tras el escándalo que causóal hablar de guerra con la
Argentina
Ver comentarios
*********
Petry escribió:
Nadie que tenga dos dedos de frente podria permitirse el lujo de perder
a un Lider de la talla del St. Tabaré...
Yo soy argentina y me avergoncé y dolió la actitud tomada por
Argentina en ese conflicto...
Era algo denigrante y ofensivo... Considero que no se debe pensar mal
del Sr.Tabaré por decir la verdad...Ya va siendo hora que los
uruguayos dejen de ser el apéndice, de la
soberbia y la prepotencia de los argentinos ... Uruguay es un pais chico
pero no por eso debe dejarse pisotear...Ya es hora que se hagan respetar
y les haga frente a los matones de turno ... Son gentuza que
generalmente no han conocido la educación y el respeto por los
demás, No juzguemos a todos los argentinos por los que, de una u otra
forma nos han tocado en suerte y llegan al poder ...Son gentuzas que no
saben de diplomacia ni democracia aunque se practique desde la izquierda
..Por eso son tan despreciados alrededor del mundo ..Ellos en su
ignorancia creen que ser democraticos es ser de derecha, creen que la
"democracia es un partido" y no un Sistema que se puede egercer de
izquierda o derecha ...
Ruego a Dios que el Sr Tabaré cambie de actitud para bien de Uruguay y
la democracia ..
Petry
Viva Uruguay !!!
******************************************************
Horas antes de su sorpresivo anuncio, Vézquez dictó una conferencia
sobre la lucha contra el tabaquismo. 
Foto: Diario El País / GDA
MONTEVIDEO.- Dolido, molesto, Tabaré
Vázquez golpeó la mesa tan fuerte como para sacudir el tablero
político de todo Uruguay: el ex presidente (2005-2010) y favorito para
volver al poder en las elecciones de 2014 anunció su "retiro de la
vida política pública" después de la polémica que generó su
revelación de una hipótesis de guerra en el conflicto con la
Argentina por las plantas de celulosa.
En un comunicado, Vázquez reconoció que sus apreciaciones habían
sido "inoportunas" y que, aunque no había sido su intención,
podían dañar las relaciones entre ambos países, "el proyecto
político de la izquierda uruguaya" y al propio Frente Amplio (FA), en
el poder desde 2005.
"Presento mis excusas y anuncio mi retiro de la actividad política
pública", dijo, escueto, el hombre que, según las encuestas, se
perfilaba para suceder al presidente José Mujica a partir de 2015.
El pasado martes, Vázquez había descolocado al gobierno cuando
reveló, en una charla en un colegio privado, que durante su mandato
consideró con los mandos militares una hipótesis de guerra en el
diferendo diplomótico con la Argentina a raíz de la instalación de
la planta Botnia sobre el rîo Uruguay.
Además, el ex mandatario -el primero de izquierda en la historia del
país- señaló que llegó a hacer gestiones con el gobierno del
presidente norteamericano en aquel momento, George W. Bush, en busca de
apoyo externo ante un eventual conflicto bélico.
Mujica recibió la noticia de la renuncia de Tabaré en Suecia, en
medio de una gira por Europa. El presidente dijo que no queíóa
pronunciarse al respecto porque no tenía elementos y añadió que
quería que todo el gobierno se manejara con prudencia. Fue un mensaje
para los ministros que están en Montevideo.
En Uruguay, el vicepresidente Danilo Astori -en ejercicio de la
presidencia- dijo que la noticia lo había "conmovido mucho" y que
confiaba en que Vázquez reviera su posición. Astori fue el elegido
por Vázquez para ser su sucesor en las elecciones de 2009, pero Mujica
no aceptó "el dedo presidencial", desafió al delfín oficialista y
se quedó primero con la candidatura del FA y luego con la presidencia.
Ayer, luego de participar en un foro de médicos, Vázquez pidió a
su secretario de prensa que divulgara el comunicado de su renuncia, que
cayó como un balde de agua fría en la sociedad uruguaya. Vázquez
aclaró que hizo sus declaraciones "teniendo en cuenta las excelentes
relaciones que felizmente hoy tienen" Uruguay y la Argentina.
Pocas semanas atrás, Vázquez se había reincorporado a la
dirección del FA al aceptar un puesto en el Plenario Nacional. Allí
había presentado un documento de actualización ideológica de la
izquierda uruguaya.
El ex mandatario mantuvo ayer reuniones en familia, sin atender llamadas
de dirigentes políticos ni de los periodistas.
La dirección política del FA decidió reclamar a Vázquez que
reconsiderara la decisión, mientras que la oposición tomó el
anuncio con cautela. Algunos, incluso, ironizaron sobre el verdadero
alcance del anuncio.
El episodio sacó nuevamente a luz las tensiones internas del FA.
Porque, pese a esa gestión frentista para convocarlo de urgencia,
algunos dirigentes de la izquierda dijeron que una renuncia de Vázquez
daría espacio a una renovación generacional.
"De repente es una buena oportunidad para pensar en una renovación de
liderazgos en el FA", dijo la senadora Constanza Moreira, que tiempo
atrás había sido promovida por Mujica para presidir la coalición
de izquierda.
Por su parte, el senador Rodolfo Nin Novoa, que fue vicepresidente de
Vázquez, dijo que el ex presidente se sintió "dolido" por la
reacción de sus compañeros ante sus declaraciones sobre el
conflicto con la Argentina. Nin Novoa expresó que los dirigentes de
izquierda no habían defendido a Vázquez de los ataques de la
oposición y de algunos dirigentes de la Argentina y que habían
aprovechado los "micrófonos" para dejarlo solo en medio del
escándalo.
***********************88
Reacciones
En tanto, el secretariado del FA emitió una declaración en la
que sostuvo que "no se resigna a realizar todos los esfuerzos para que
la fuerza política y el país sigan contando con una figura de
la talla de Tabaré Vázquez".
Desde la oposición, el líder del Partido Colorado, Pedro Bordaberry,
dijo que la renuncia de Tabaré es "un episodio que no le hace bien a
la política nacional". Y agregó: "No le creo nada. Es la tercera vez
que dice lo mismo y vuelve [?] Que deje esas cosas y se ponga a
trabajar".
En el Partido Nacional (Blanco), el senador y ex presidente Luis Alberto
Lacalle dijo que "hay que tomarse tiempo para analizar esta noticia",
pero que en principio la reacción de Vázquez le parecía que era
más "una estrategia" para que lo fueran a buscar a su casa.
Además, Lacalle respaldó las medidas adoptadas por Vázquez durante
el conflicto por la planta Botnia. "Los vecinos no nos han hecho la vida
muy fácil, especialmente la Argentina", sostuvo en un texto enviado a
los medios.
"No le hace bien a la política de Uruguay que figuras tan grandes
[como Vázquez] no estén en la cancha", declaró, en tanto, Pablo
Mieres, presidente del Partido Independiente.
TABARE VAZQUEZ
EX PRESIDENTE DE URUGUAY
Profesión: médico oncólogo
Edad: 71 años
Origen: Uruguay
Luego de participar en las elecciones de 1994 y 1999, Tabaré llegó
al poder como líder del Frente Amplio (FA) tras el histórico triunfo
en los comicios de 2004, en los que cortó con la hegemonía
bipartidista de blancos y colorados, que gobernaron Uruguay durante 175
años. En su mandato (2005-2010) afrontó un serio conflicto
diplomático con la Argentina por la instalación de la papelera
Botnia sobre el río Uruguay. Primer presidente de izquierda del
país, Vázquez concluyó su gobierno con una popularidad superior al
60%, y dejó el camino allanado para la continuidad del FA en el poder,
con la victoria de José Mujica en 2009.
Las otras renuncias
Frente Amplio: en 1997, Vázquez renunció a la presidencia de la
coalición de izquierda por discrepancias con un edil tupamaro que se
negó a votar la concesión del hotel Carrasco.
Partido Socialista: el 23 de noviembre de 2008, el Congreso socialista
reafirmó su intencién de promover la despenalización del aborto y
rechazó el veto presidencial. Al otro día, Vázquez presentó su
renuncia.
DIXIT
" Las declaraciones [sobre el conflicto con la Argentina] fueron
inoportunas. Presento mis excusas y anuncio mi retiro de la política "
TABARÉ VÁZQUEZ. Ex Presidente de Uruguay .
últimas notas de Conflicto con Uruguay
http://www.lanacion.com.arPolítica
14:02
18 OCT
*************************************************
Cristina le respondió a Tabaré: "Mujica, nadie puede confundirme"
"Néstor nunca quiso decir nada que pudiera ser identificado como
una agresión por Uruguay", recordó desde Gualeguaychú; además,
volvió a poner límites a los "dirigentes sectoriales"
http://www.lanacion.com.arExterior
15:05
17 OCT
Para Mujica, el retiro de Tabaré "no es una tragedia"
El presidente uruguayo relativizó la gravedad del anuncio que hizo
su antecesor, tras la polémica generada por revelar que
analizó un posible conflicto bélico con Argentina por Bonia
http://www.lanacion.com.arPolítica
20:01
16 OCT
Asambleístas le darán un mensaje a Cristina, tras los dichos
de Tabaré
Realizaron una reunión en la ruta que mantuvieron bloqueada durante
tres años; repudiaron la hipótesis de guerra; enviarán un
petitorio a la Casa Rosada
http://www.lanacion.com.arPolítica
10:52
15 OCT
Asambleístas de Gualeguaychú vuelven a juntarse en Arroyo
Verde
En repudio a la hipótesis de guerra que dio a conocer Tabaré
Vázquez, harán una asamblea en la ruta 136, que mantuvieron
bloqueada durante tres años; aclararon que no interrumpirán el
tránsito "para no tener inconvenientes con la Justicia"
http://www.lanacion.com.arExterior
00:00
15 OCT
Tabaré no cede ante la presión del Frente Amplio
Mantiene firme su postura de abandonar la actividad política
Ver comentarios
Robert m
2011-10-19 03:09:00 UTC
Permalink
No por sabida resulta menos llamativa la velocidad con que algunos de
los jueces federales en lo Criminal han renovado sus contratos de
alquiler con el oficialismo, ante la certeza de que =E9ste se har=E1,
dentro de siete d=EDas, con el poder absoluto por cuatro a=F1os m=E1s.
La condici=F3n esencial de esa renovaci=F3n es el silencio y la
tranquilidad que reina en las mayores causas por corrupci=F3n de la
Argentina, en una panoplia que contiene a los Shocklender, a las Madres
de Plaza de Mayo, a Ricardo Jaime, a Julio de Vido, a Felisa Miceli, a
los propios Kirchner, a sus secretarios privados, a empresas tales como
Lafsa, Southern Winds, Skanska, Electroingenier=EDa, hasta operaciones
delictivas como la mafia de los medicamentos adulterados, las cuantiosas
defraudaciones con troqueles, el transporte de drogas a Europa en
aviones p=FAblicos y privados, y una profusa lista que parece haber
desaparecido de la memoria de los argentinos que, el 23 de este mes,
dicen que votar=E1n masivamente para renovar el mandato a do=F1a
Cristina. =A0
Tampoco la cantidad enorme de libros que, en estos d=EDas,
pueblan los estantes porte=F1os describiendo lo profundo que ha entrado
la corrupci=F3n en el tejido social de la Argentina -desde "La
Ejecuci=F3n", "El Mal", "El Rekaudador" y tantos otros- parece incidir
en esa decisi=F3n electoral. Leopoldo Lugones dir=EDa que "hemos
adquirido un confortable tejido adiposo, pero nos hemos empeque=F1ecido
de coraz=F3n".
Sin embargo, el ex Presidente uruguayo, Tabar=E9 V=E1zquez, con
su "sincericidio" de esta semana, ha puesto, en blanco y negro, qu=E9
puede significar y qu=E9 consecuencias puede producir la corrupci=F3n.
Nadie ignora que la radicaci=F3n de la ex Botnia en tierras orientales
se debi=F3, sobre todo, al excesivo "precio" que le exig=EDan las
autoridades argentinas para instalarse aqu=ED. El ins=F3lito respaldo
oficial, en todos los niveles, a los asamble=EDstas de Gualeguaych=FA
-=BFrecordamos que don N=E9stor (q.e.p.d.), rodeado de gobernadores,
calific=F3 a sus protestas como "causa nacional"?- tuvo su raz=F3n de
ser en la tentativa de modificar la decisi=F3n empresaria y no, por
cierto, en la prohibici=F3n de operar a una planta que no contamina en
absoluto. =A0
Si el pedido de una coima excesiva pudo llevarnos a enfrentar la
posibilidad de una guerra inimaginable con una pa=EDs que es m=E1s que
hermano, y si todas las ONG=B4s que miden a los pa=EDses nos ubican en
el fondo de sus tablas, resulta ins=F3lito que su percepci=F3n no figure
entre las mayores preocupaciones de los argentinos. Sobre todo cuando,
transferida al interior de nuestro pa=EDs, se transforma en un verdadero
genocidio, tal como lo describ=ED en "Corrupci=F3n, como genocidio";
n=F3tese que, cuando escrib=ED esa nota, a=FAn ignoraba que, desde lo
m=E1s alto del poder, se estaba matando a los enfermos de c=E1ncer, de
hemofilia y de HIV. =A0
La miseria, el hacinamiento, la falta de oportunidades, hacen
que cada vez m=E1s chicos sean exterminados mediante el consumo del
"paco" que producen las "cocinas" de la droga toleradas por el poder
pol=EDtico, su verdadero socio, que nos est=E1 empujando, como pa=EDs,
al camino de Colombia y M=E9xico. A=FAn as=ED, pese a que habr=EDa que
ser ciego para no enterarse del tama=F1o que ha alcanzado esta
calamidad, los argentinos no reaccionamos, y seguimos votando a quienes
tanto han hecho para instalar el flagelo. =A0
Santiago Kovadloff y Mariano Grondona, cada uno en magistrales
opiniones vertidas esta semana, han puesto en el candelero el tema,
tambi=E9n ignorado por la mayor=EDa concuspicente, de la persecuci=F3n a
militares, polic=EDas y civiles que, sin condena, se pudren en
c=E1rceles comunes de todo el pa=EDs. Para justificar una prisi=F3n,
basta que la Secretar=EDa de Derechos Humanos, a cargo del ex
guerrillero Eduardo Luis Duhalde, convenza a alguien de mentir
descaradamente, de desdecirse de antiguas declaraciones, de inventar
hechos y circunstancias. =A0
A partir de eso, se destruye todo el andamiaje jur=EDdico que
nos hab=EDa convertido en una naci=F3n civilizada: los principios de
legalidad, de ley anterior al hecho, de inocencia, de juez natural,
etc.. Se montan parodias de juicios en los cuales, a falta de pruebas,
se recurre a generalidades, cuando no a fantas=EDas, que terminan en
sentencias simplemente calcadas. La imprescindible contribuci=F3n y la
complicidad de los Tribunales federales en esta farsa es otra de las
razones para la renovaci=F3n de los contratos de alquiler a los que me
refer=ED m=E1s arriba, ya que los jueces siguen las directivas que a
trav=E9s de don Lorenzetti, reciben del Ejecutivo; no fue irrazonable ni
gratuito el regalo de una Constituci=F3n Nacional que Alfredo Astiz le
enviara esta semana al Presidente de la corta Corte. =A0
El otro tema de la semana, obviamente, ha sido el nuevo episodio
que afect=F3 la salud de la Presidente, en camino a su reelecci=F3n por
cuatro a=F1os. El Gobierno debiera tomar conciencia de que se trata de
un asunto de inter=E9s institucional y p=FAblico, sobre todo en un
r=E9gimen construido, exclusivamente, como "cristino-c=E9ntrico". =A0
Si =E9ste fuera s=F3lo una simple lipotimia, algo que alguna vez
le toca a todo el mundo, seguramente no tendr=EDa trascendencia alguna.
Pero la reiteraci=F3n y, sobre todo, el prolongado lapso que implica, en
el caso de do=F1a Cristina, superar el incidente, resulta hartamente
preocupante por el momento crucial que vivimos. =A0
La se=F1ora de Kirchner se enfrenta, con certeza, a un nuevo
per=EDodo presidencial y, entonces, la Historia recupera su importancia.
En 1973, los argentinos debimos, por la muerte del Gral. Per=F3n,
contemplar c=F3mo heredaba el mando su mujer, Estela =1CIsabelita=1D
Mart=EDnez; quienes contamos con los a=F1os suficientes, recordamos en
qu=E9 se transform=F3 el pa=EDs, cuando terroristas de ambos lados -ERP
y Montoneros vs La Triple A- lo convirtieron en un campo de guerra
abierta, plagado de asesinatos y de bombazos. =A0
No quiero establecer un parang=F3n con la actualidad, pese a la
vocaci=F3n retroactiva del Gobierno, cuyo reloj atrasa sesenta a=F1os.
Sin embargo, algunos de los peores rasgos de prepotencia y abuso del
"modelo" han tenido al candidato a Vicepresidente, don Amado Boudou,
como su principal apologista; es entonces cuando el tema de la salud
presidencial cobra particular importancia. =A0
=BFAlguien se imagina qu=E9 suceder=EDa en la Argentina, y en el
grupo gobernante, si Ella se viera impedida de continuar ejerciendo su
cargo? Porque la realidad es que todo el proyecto de poder se apoya, con
exclusividad, en do=F1a Cristina y, a su alrededor, no hay quien pueda
aspirar, con =E9xito, a heredarla. Basta con mirar qu=E9 sucede entre la
se=F1ora de Kirchner y su m=E1s humilde y rastrero servidor, don Daniel
Scioli, el =FAnico con caudal electoral propio y, en cierto modo,
comparable. =BFC=F3mo se dirimir=EDa, entonces, el conflicto? =A0
En fin; ya falta muy, muy poco para que los argentinos se
expresen y, al d=EDa siguiente, se enteren cu=E1l ser=E1 la opci=F3n que
elija la Presidente ante las ciertas y seguras encrucijadas que tendr=E1
enfrente y que ya he descripto (Encrucijadas) con precisi=F3n. =A0
Simplemente espero que, si las libertades individuales -entre
otras, a informarse libremente- comienzan a ser conculcadas, todos
recordemos la recomendaci=F3n del Quijote a su escudero.=A0

(*) Cr=F3nica y An=E1lisis publica el presente art=EDculo del Dr.
Guillermo Enrique Avogadro por gentileza de su autor.
Robert m
2011-10-19 03:07:00 UTC
Permalink
No por sabida resulta menos llamativa la velocidad con que algunos de
los jueces federales en lo Criminal han renovado sus contratos de
alquiler con el oficialismo, ante la certeza de que =E9ste se har=E1,
dentro de siete d=EDas, con el poder absoluto por cuatro a=F1os m=E1s.
La condici=F3n esencial de esa renovaci=F3n es el silencio y la
tranquilidad que reina en las mayores causas por corrupci=F3n de la
Argentina, en una panoplia que contiene a los Shocklender, a las Madres
de Plaza de Mayo, a Ricardo Jaime, a Julio de Vido, a Felisa Miceli, a
los propios Kirchner, a sus secretarios privados, a empresas tales como
Lafsa, Southern Winds, Skanska, Electroingenier=EDa, hasta operaciones
delictivas como la mafia de los medicamentos adulterados, las cuantiosas
defraudaciones con troqueles, el transporte de drogas a Europa en
aviones p=FAblicos y privados, y una profusa lista que parece haber
desaparecido de la memoria de los argentinos que, el 23 de este mes,
dicen que votar=E1n masivamente para renovar el mandato a do=F1a
Cristina. =A0
Tampoco la cantidad enorme de libros que, en estos d=EDas,
pueblan los estantes porte=F1os describiendo lo profundo que ha entrado
la corrupci=F3n en el tejido social de la Argentina -desde "La
Ejecuci=F3n", "El Mal", "El Rekaudador" y tantos otros- parece incidir
en esa decisi=F3n electoral. Leopoldo Lugones dir=EDa que "hemos
adquirido un confortable tejido adiposo, pero nos hemos empeque=F1ecido
de coraz=F3n".
Sin embargo, el ex Presidente uruguayo, Tabar=E9 V=E1zquez, con
su "sincericidio" de esta semana, ha puesto, en blanco y negro, qu=E9
puede significar y qu=E9 consecuencias puede producir la corrupci=F3n.
Nadie ignora que la radicaci=F3n de la ex Botnia en tierras orientales
se debi=F3, sobre todo, al excesivo "precio" que le exig=EDan las
autoridades argentinas para instalarse aqu=ED. El ins=F3lito respaldo
oficial, en todos los niveles, a los asamble=EDstas de Gualeguaych=FA
-=BFrecordamos que don N=E9stor (q.e.p.d.), rodeado de gobernadores,
calific=F3 a sus protestas como "causa nacional"?- tuvo su raz=F3n de
ser en la tentativa de modificar la decisi=F3n empresaria y no, por
cierto, en la prohibici=F3n de operar a una planta que no contamina en
absoluto. =A0
Si el pedido de una coima excesiva pudo llevarnos a enfrentar la
posibilidad de una guerra inimaginable con una pa=EDs que es m=E1s que
hermano, y si todas las ONG=B4s que miden a los pa=EDses nos ubican en
el fondo de sus tablas, resulta ins=F3lito que su percepci=F3n no figure
entre las mayores preocupaciones de los argentinos. Sobre todo cuando,
transferida al interior de nuestro pa=EDs, se transforma en un verdadero
genocidio, tal como lo describ=ED en "Corrupci=F3n, como genocidio";
n=F3tese que, cuando escrib=ED esa nota, a=FAn ignoraba que, desde lo
m=E1s alto del poder, se estaba matando a los enfermos de c=E1ncer, de
hemofilia y de HIV. =A0
La miseria, el hacinamiento, la falta de oportunidades, hacen
que cada vez m=E1s chicos sean exterminados mediante el consumo del
"paco" que producen las "cocinas" de la droga toleradas por el poder
pol=EDtico, su verdadero socio, que nos est=E1 empujando, como pa=EDs,
al camino de Colombia y M=E9xico. A=FAn as=ED, pese a que habr=EDa que
ser ciego para no enterarse del tama=F1o que ha alcanzado esta
calamidad, los argentinos no reaccionamos, y seguimos votando a quienes
tanto han hecho para instalar el flagelo. =A0
Santiago Kovadloff y Mariano Grondona, cada uno en magistrales
opiniones vertidas esta semana, han puesto en el candelero el tema,
tambi=E9n ignorado por la mayor=EDa concuspicente, de la persecuci=F3n a
militares, polic=EDas y civiles que, sin condena, se pudren en
c=E1rceles comunes de todo el pa=EDs. Para justificar una prisi=F3n,
basta que la Secretar=EDa de Derechos Humanos, a cargo del ex
guerrillero Eduardo Luis Duhalde, convenza a alguien de mentir
descaradamente, de desdecirse de antiguas declaraciones, de inventar
hechos y circunstancias. =A0
A partir de eso, se destruye todo el andamiaje jur=EDdico que
nos hab=EDa convertido en una naci=F3n civilizada: los principios de
legalidad, de ley anterior al hecho, de inocencia, de juez natural,
etc.. Se montan parodias de juicios en los cuales, a falta de pruebas,
se recurre a generalidades, cuando no a fantas=EDas, que terminan en
sentencias simplemente calcadas. La imprescindible contribuci=F3n y la
complicidad de los Tribunales federales en esta farsa es otra de las
razones para la renovaci=F3n de los contratos de alquiler a los que me
refer=ED m=E1s arriba, ya que los jueces siguen las directivas que a
trav=E9s de don Lorenzetti, reciben del Ejecutivo; no fue irrazonable ni
gratuito el regalo de una Constituci=F3n Nacional que Alfredo Astiz le
enviara esta semana al Presidente de la corta Corte. =A0
El otro tema de la semana, obviamente, ha sido el nuevo episodio
que afect=F3 la salud de la Presidente, en camino a su reelecci=F3n por
cuatro a=F1os. El Gobierno debiera tomar conciencia de que se trata de
un asunto de inter=E9s institucional y p=FAblico, sobre todo en un
r=E9gimen construido, exclusivamente, como "cristino-c=E9ntrico". =A0
Si =E9ste fuera s=F3lo una simple lipotimia, algo que alguna vez
le toca a todo el mundo, seguramente no tendr=EDa trascendencia alguna.
Pero la reiteraci=F3n y, sobre todo, el prolongado lapso que implica, en
el caso de do=F1a Cristina, superar el incidente, resulta hartamente
preocupante por el momento crucial que vivimos. =A0
La se=F1ora de Kirchner se enfrenta, con certeza, a un nuevo
per=EDodo presidencial y, entonces, la Historia recupera su importancia.
En 1973, los argentinos debimos, por la muerte del Gral. Per=F3n,
contemplar c=F3mo heredaba el mando su mujer, Estela =1CIsabelita=1D
Mart=EDnez; quienes contamos con los a=F1os suficientes, recordamos en
qu=E9 se transform=F3 el pa=EDs, cuando terroristas de ambos lados -ERP
y Montoneros vs La Triple A- lo convirtieron en un campo de guerra
abierta, plagado de asesinatos y de bombazos. =A0
No quiero establecer un parang=F3n con la actualidad, pese a la
vocaci=F3n retroactiva del Gobierno, cuyo reloj atrasa sesenta a=F1os.
Sin embargo, algunos de los peores rasgos de prepotencia y abuso del
"modelo" han tenido al candidato a Vicepresidente, don Amado Boudou,
como su principal apologista; es entonces cuando el tema de la salud
presidencial cobra particular importancia. =A0
=BFAlguien se imagina qu=E9 suceder=EDa en la Argentina, y en el
grupo gobernante, si Ella se viera impedida de continuar ejerciendo su
cargo? Porque la realidad es que todo el proyecto de poder se apoya, con
exclusividad, en do=F1a Cristina y, a su alrededor, no hay quien pueda
aspirar, con =E9xito, a heredarla. Basta con mirar qu=E9 sucede entre la
se=F1ora de Kirchner y su m=E1s humilde y rastrero servidor, don Daniel
Scioli, el =FAnico con caudal electoral propio y, en cierto modo,
comparable. =BFC=F3mo se dirimir=EDa, entonces, el conflicto? =A0
En fin; ya falta muy, muy poco para que los argentinos se
expresen y, al d=EDa siguiente, se enteren cu=E1l ser=E1 la opci=F3n que
elija la Presidente ante las ciertas y seguras encrucijadas que tendr=E1
enfrente y que ya he descripto (Encrucijadas) con precisi=F3n. =A0
Simplemente espero que, si las libertades individuales -entre
otras, a informarse libremente- comienzan a ser conculcadas, todos
recordemos la recomendaci=F3n del Quijote a su escudero.=A0

(*) Cr=F3nica y An=E1lisis publica el presente art=EDculo del Dr.
Guillermo Enrique Avogadro por gentileza de su autor.
Robert m
2011-10-21 03:27:25 UTC
Permalink
=BFA QUI=C9N LE IMPORTA LA CORRUPCI=D3N?
______
El af=E1n moralizador aparece durante las tormentas econ=F3micas y se
desvanece cuando las aguas se aquietan
Por Rodolfo Terragno (*)
__________
La Presidenta ech=F3 al Jefe de Gabinete y a otros tres ministros por
peculado
Enfrent=F3 a las c=E1maras y dijo: "Yo defraud=E9 a mi pa=EDs.
Defraud=E9 a mi pueblo, y =E9sta es una carga que llevar=E9 por el resto
de mi vida".
Hab=EDa sido el hombre m=E1s poderoso de la Tierra y, de pronto, se le
evapor=F3 el poder. Richard Nixon renunci=F3 a la presidencia de los
Estados Unidos (para evitar que el Congreso lo removiera) y luego
enton=F3 ese mea culpa. Lo atormentaba el delito que hab=EDa cometido.
El mismo que en la Argentina, a trav=E9s de la SIDE (antes CIDE, hoy
Secretar=EDa de Inteligencia), cometieron casi todos los gobiernos:
intervenir los tel=E9fonos de sus adversarios.
No s=F3lo eso; tambi=E9n pesaban sobre =E9l imputaciones que, aqu=ED,
resultar=EDan extravagantes. Se lo acus=F3 de:
- Perjurio, por haber negado inicialmente lo que hab=EDa hecho.
- Obstrucci=F3n de la justicia, por haber querido eludirla.
M=E1s all=E1 del caso Watergate, se lo hizo responsable de:
- Corrupci=F3n, por favores hechos a quienes dieron dinero para su
campa=F1a, como la asociaci=F3n de productores de leche o McDonalds. A
los lecheros los benefici=F3 restringiendo la importaci=F3n de
l=E1cteos, y a McDonalds autorizando el aumento de las hamburguesas.
- Abuso del poder y enriquecimiento, por haber usado fondos p=FAblicos
para gastos privados.
Otro presidente norteamericano, Bill Clinton, debi=F3 atravesar el
juicio pol=EDtico. Su ordal=EDa resulta, entre nosotros, inveros=EDmil.
No se lo acus=F3 s=F3lo de profanar el supremo despacho con un pecado
carnal; se le imput=F3 falso juramento ("Nunca he hecho tal cosa") e
intentos de "corromper el sistema judicial". Si bien el Senado lo
perdon=F3 (por 56 votos a 44), la C=E1mara de Representantes hab=EDa
decidido destituirlo y, en cualquier caso, =E9l se vio sometido al
escarnio p=FAblico. Al igual que Nixon, termin=F3 confesando ante las
c=E1maras. En un mensaje al pa=EDs dijo: "Es cierto que tuve una
relaci=F3n inapropiada [?] Yo enga=F1=E9 a todos, incluida mi propia
esposa. Lo siento profundamente".
En la acepci=F3n corriente de la palabra corrupci=F3n (soborno o
peculado) hubo, en ciertas ocasiones y pa=EDses, casos de higiene
=E9tica:
- La Presidenta que ech=F3 a cuatro ministros, presuntamente corruptos.
En unos pocos meses, ella se deshizo del jefe de Gabinete y de los
titulares de Transporte, Agricultura y Turismo. Dilma Roussef no tolera
que los funcionarios brasile=F1os malversen fondos o reciban d=E1divas.
- El ex Presidente al que juzgan por haber nombrado "=F1oquis". Fue
respetado en todo el mundo; pero ahora, ya sin fueros, lo est=E1n
juzgando por corrupci=F3n. Cuando era intendente de Par=EDs, Jacques
Chirac nombr=F3 una treintena de empleados que cobraban sin trabajar.
Como los "=F1oquis" vern=E1culos; ahijados pol=EDticos cuyos padrinos no
reciben penitencia alguna.
- El ex Presidente preso por coimas. Chen Shui-bian es el recluso
n=FAmero 1020 de la c=E1rcel de Taipei. La justicia descubri=F3 que
hab=EDa embolsado 9 millones de d=F3lares a cambio de tierras p=FAblicas
vendidas a precio vil. El dinero estaba en Suiza y =E9l, ahora, entre
rejas.
- El que debe pasar m=E1s de un cuarto de siglo en la c=E1rcel. A los 25
a=F1os por cr=EDmenes de lesa humanidad, le agregaron siete a=F1os y
medio, esta vez por apropiaci=F3n de fondos p=FAblicos. Alberto
Fujimori, ex presidente del Per=FA, est=E1 "a la sombra" desde 2009.
- El personaje internacional tratado como delincuente. Fue Secretario
General de la OEA pero, antes, presidente de su pa=EDs. Luego de
llevarse 800 mil d=F3lares al bolsillo, Miguel =C1ngel Rodriguez hab=EDa
adjudicado un contrato de 137 millones para colmar de celulares a Costa
Rica. Fue condenado a cinco a=F1os de prisi=F3n.
- Ning=FAn argentino. O todos los gobernantes de la Argentina fueron
limpios o, en alg=FAn caso, hubo impunidad. Ni un solo ex Presidente
constitucional termin=F3 en la c=E1rcel por corrupci=F3n.
Varios fueron, s=ED, cautivos de militares golpistas; pero sus encierros
no fueron se=F1ales de justicia sino de atropello.
Un ex mandatario soport=F3 cinco meses de arresto domiciliario. Fue por
una furtiva exportaci=F3n de armas a pa=EDses que sufr=EDan un embargo
b=E9lico impuesto por las Naciones Unidas. Al final, fue declarado
inocente.
A otro ex Presidente se lo tiene bajo proceso por presuntos sobornos a
senadores. Si los hubo, fue hace once a=F1os. El juicio est=E1 a=FAn en
primera instancia.
Quienes perdieron la libertad fueron los presidentes de facto que, entre
1976 y 1983, cometieron cr=EDmenes aberrantes. Fueron condenados en
1985, en un juicio in=E9dito y ejemplar, pero no se les atribuy=F3
corrupci=F3n.
En general, los pol=EDticos corruptos gozan, en la Argentina, de una
solidaridad involuntaria:
* En =E9pocas de bonanza, un eclipse econ=F3mico impide ver la
indecencia gubernamental. Si hoy hubiere peculado, ser=EDa invisible.
Las encuestas prueban que la corrupci=F3n no preocupa demasiado; est=E1
muy lejos de las principales inquietudes: inseguridad e inflaci=F3n.
* En =E9pocas de crisis, la corrupci=F3n encoleriza a la gente; pero
ensegurida se propaga un prejuicio que favorece a quienes hayan metido
"la mano en la lata": si se cree que "todos" los pol=EDticos roban, los
verdaderos ladrones pasan desapercibidos.
La indiferencia en un caso, y la reacci=F3n indiscriminada en el otro,
hacen que la corrupci=F3n prospere.
Es cierto que las habas se cuecen en todas partes; pero, en algunas, "el
que las hace las paga".
Habr=E1, en algunos casos, persecuci=F3n pol=EDtica, y podr=E1 decirse
que no siempre se juzga con la misma vara; pero es raro que se le
imputen delitos a quien no haya cometido ninguno.
El efecto de las condenas es provechoso. Cuando el gobernante corrupto
termina en la c=E1rcel, los sucesores est=E1n bajo aviso: nada les
garantiza que, en caso de pecar, tengan la indemnidad garantida.
El ideal es que ninguna fuerza pol=EDtica encubra a los suyos o use
aviesamente la inmoralidad ajena para destruir contrincantes.
A eso hay que agregar, en la Argentina, una aspiraci=F3n: que el af=E1n
moralizador no surja durante las tormentas econ=F3micas y se oculte en
tiempos de aguas calmas. `
La lucha contra la corrupci=F3n no debe suspenderse por buen tiempo.

(*) Cr=F3nica y An=E1lisis publica el presente art=EDculo de Rodolfo
Terragno (Escritor y Pol=EDtico) por gentileza de su autor.

Loading...