Discussion:
MIDDLE EAST NUCLEAR NIGHTMARE: Is A U.S./Israeli Air Strike On Iran Drawing Steadily Closer? - 'Regional' Nuclear War Would Cause Worldwide Destruction' - 'German Firm Helps Iran Monitor Israel' - 'Report From Iran: Should We Really Bomb These People?' - 'Israel: Calculations Of War And Peace' - 'War And Peace, Israeli Style' - 'Oil, Iraq and U.S. Foreign Policy: A Way Forward' - 'Our Fool's Paradise To Crumble As Calamities Set To Collide' - Israeli Minister Threatens "Destruction Of The Iranian Nation" - 'Petraeus Prepares The Battlefield For Iran' - 'Invading Iran' - 'Here's How Iran Is Vulnerable: A View From Israel' - 'Nuclear Armed Israel Preparing For New War' - 'Syria Plans Emergency Drill Amid Fears Of War With Israel' - 'Syrian Official: We're Prepared For War' - 'Report: Lebanon Moves Civilians Away From Israel Border' - 'Syria: Shocker From Iran About Militant's Death' - 'Israeli Nuclear Whistleblower Vanunu's Fifth Year Of Restrictions Begins And Norway Caves In And Refuses Him Asylum ' - 'Iran Warns West Of 'Bloody Nose' Over N-Issue' - 'US-Iran Conflict Likely To Deepen'
(demasiado antiguo para responder)
Whileyouslept
2008-04-10 13:57:07 UTC
Permalink
Is A U.S./Israeli Air Strike On Iran Drawing Steadily Closer? -
'Regional' Nuclear War Would Cause Worldwide Destruction' - 'German
Firm Helps Iran Monitor Israel' - 'Report From Iran: Should We Really
Bomb These People?' - 'Israel: Calculations Of War And Peace' -
'War And Peace, Israeli Style' - 'Oil, Iraq and U.S. Foreign Policy:
A Way Forward' - 'Our Fool's Paradise To Crumble As Calamities Set To
Collide' - Israeli Minister Threatens "Destruction Of The Iranian
Nation" - 'Petraeus Prepares The Battlefield For Iran' - 'Invading
Iran' - 'Here's How Iran Is Vulnerable: A View From Israel' -
'Nuclear Armed Israel Preparing For New War' - 'Syria Plans
Emergency Drill Amid Fears Of War With Israel' - 'Syrian Official:
We're Prepared For War' - 'Report: Lebanon Moves Civilians Away From
Israel Border' - 'Syria: Shocker From Iran About Militant's Death' -
'Israeli Nuclear Whistleblower Vanunu's Fifth Year Of Restrictions
Begins And Norway Caves In And Refuses Him Asylum ' - 'Iran Warns West
Of 'Bloody Nose' Over N-Issue' - 'US-Iran Conflict Likely To Deepen'

Read these news stories and updates in full at http://www.mimico-by-the-lake.com/IRANWAR.HTM

- o O o -

DID YOU MISS THIS?

'Israeli Intel Projects A One-Month War With Syria'

You'll find it as the last story at http://www.mimico-by-the-lake.com/IRANPLAN.HTM
together with:

Mid-East War Fears Grow As Israel Prepares For 'Something Huge' -
'British Fear U.S. Commander Is Beating The Drum For Iran Strikes' -
'The Building Blocks of War' - 'One Foot in the Grave: Iran Attack
Nearer, More Likely Than Most Suspect' - 'Iran: Danger and
Opportunity' - 'Ritter Says White House Preparing For War In Iran' -
'Possibility of US Attack to Iran Real: Head of Urosevic Foundation' -
'Russia "Alarmed" As U.S. Readies April Nuclear Attack On Iran'- 'U.S.
Attack on Iran: Worried Yet? Saudis Prepare for "Sudden Nuclear
Hazards" After Cheney Visit' - 'Russians, Saudis Expect U.S. Attack On
Iran' - 'Russian Intelligence Sees U.S. Military Buildup On Iran
Border' - 'The U.S. Declaration of War On Iran' - 'Israel's Tehran
Connection' - 'Operation Cassandra' - 'Bush's Middle East Peace Plan
Includes Israeli attack On Iran' - U.S. Mideast Army Chief Quits After
'Opposing Attack On Iran' - 'Fears Of Strike On Iran Rise As Admiral
Quits' - 'Calls For Admiral To "Blow Whistle" On Iran Strike' -
'Olmert: We Still Opt For Iran Attack' - 'Israel Laying Foundation For
Iran War' - 'Bomb, Bomb Iran!' - 'Iran Torpedoes U.S. Plans For Iraqi
Oil' - 'Iran Debate Heats Up As Testimony Day Approaches' - 'Petraeus
Testimony Next Week Will Signal Iran Attack' - 'Israel Begins Biggest-
Ever Emergency Drill Today' - 'Israel Begins 5-day Civil Defense Drill
Amid War Fears' - 'Nationwide Drill Gets Underway - Preparing Israel
For The Worst' - 'Hezbollah Says Israeli Military Exercises Are
Preparation For New War On Lebanon' - 'U.S-Russia Tensions: World War
III Around The Corner' - 'When A Great Power Goes Mad' - 'Iran, Syria,
Lebanon On Military Alert Over U.S. Gulf Movements And Israel's Home
Defense Drill' - 'War Games Prelude To Something Big?' - 'Ahmadinejad
To Respond To Israeli Minister's Threat On Iranian Atom Day' - 'War
Clouds Over Mideast' - 'Why The U.S. Wants To Defang Iran' - 'Fisk:
Hizbollah Turns To Iran In War On Israel' - 'The Iran Boogeyman Is
Back' - 'Iran Proposes Missile Shield Against U.S., Israel' - 'Iran
Calls For OPEC To Stop Selling Oil In U.S. Dollars' - 'OPEC Rejects
U.S. Embargo On Any Of Its Members' - 'Battle For Basra Timeline:
Footsteps To U.S. War On Iran?' - ''Iraq Fighting Rages As U.S.
Debates War Strategy' - 'Defiant Iran Expands Nuclear Programme' -
'Iran Steps Up Defiance Of UN With More Centrifuges' - 'Big Powers'
Annihilation Imminent' - 'Ahmadinejad: U.S. Used September 11 As
'Pretext' For Invasions' - 'What I Don't Want To Hear From Crocker And
Petraeus' - 'Clinton And McCain Offer Opposing Views On Iraq During
Hearing' - 'Iran's Benign Influence' - 'Israeli Intel Projects A One-
Month War With Syria'

Read these news stories in full at http://www.mimico-by-the-lake.com/IRANPLAN.HTM

- o O o -

(For constantly-updated news headline and blogger article links on the
recent sensational 'U.S. Nuclear Treason And Betrayal' revelations of
Sibel Edmonds, the ex-FBI whistleblower who has been called 'The most-
gagged woman in America', go to http://www.mimico-by-the-lake.com/EDMONDS.HTM
- for updated economic and current events news, go to
http://www.mimico-by-the-lake.com/freehist.htm )

'Bush Was Prepared To Go Nuclear: Afghanistan Was To Have Been A NWO
Object Lesson!' http://www.mimico-by-the-lake.com/NUCLEAR.HTM.

See Also: 'The Plan For Three World Wars'
http://www.mimico-by-the-lake.com/3WARS.HTM

'Astounding Quotes From The Political And Financial Elite On The
Planned New World Order' http://www.mimico-by-the-lake.com/TRAGEDY.HTM

Archived 'New World Order Intelligence Update' Articles on the 'New
World Order'
http://www.mimico-by-the-lake.com/sect22.htm

The Elite's Secretive Plan For A 'North American Union'
http://www.mimico-by-the-lake.com/NAU1.HTM
http://www.mimico-by-the-lake.com/NAU2.HTM
http://www.mimico-by-the-lake.com/NAU3.HTM

'The 1935 U.S. War Plan For The Invasion Of Canada'
http://www.mimico-by-the-lake.com/USINVASN.HTM

'Canadian Troops To Police U.S. Cities During Martial Law;
U.S. Troops To Seize Strategic James Bay Hydro Plant If Quebec
Separates?'
http://www.mimico-by-the-lake.com/CANTROOP.HTM

'The Grand Canal - The Elite's Continent-Reshaping, Climate-Altering
Water-Diversion Plan Will Turn Canadian Water Into 'Liquid Gold' From
James Bay To Mexico!'
http://www.mimico-by-the-lake.com/grand.htm

The Elite's "Newstates' Constitution For The Coming 'United States Of
North America'
http://www.mimico-by-the-lake.com/NEWSTATE.HTM

For related reports, see:
http://www.mimico-by-the-lake.com/quebec.htm
http://www.mimico-by-the-lake.com/drum.htm
________________________

Bankrupt U.S.A. Covets Iran's Oil....

http://www.mimico-by-the-lake.com/MELTDWN1.HTM
'Sorting Through The Rubble In Post-Bubble America'

http://www.mimico-by-the-lake.com/MELTDOWN.HTM
'The Coming U.S. Economic and Financial Meltdown'

http://www.mimico-by-the-lake.com/MELTDWN2.HTM
'The U.S. Economic and Financial Meltdown Accelerates'

http://www.mimico-by-the-lake.com/MELTDWN3.HTM
'No End In Sight As U.S. Financial Crisis Deepens'

...And the likely response to an economic or financial crisis by 'El
Presidente' Bush?

George W. Bush: Constitution of the United States is just a "goddamned
piece of paper."
http://www.capitolhillblue.com/artman/publish/article_8534.shtml

'General Tommy Franks Says U.S. Constitution May Not Survive, Sees
Possible Military Form Of Government In The United States'
http://www.mimico-by-the-lake.com/FRANKS.HTM

'Concentration Camps in America? Martial Law Civilian Detention
Centers?'
http://www.mimico-by-the-lake.com/CONCAMP.HTM

'Astonishing 1987 'Miami Herald' News Report Reveals Existence Of A
'Secret Government', Plus Plans To Suspend Constitution, Impose
Martial Law, And Activate Civilian Detention Centers'
http://www.mimico-by-the-lake.com/CONCAMP2.HTM

U.S. Congressman: American Concentration Camps "On The Books"
http://www.mimico-by-the-lake.com/CONCAMP3.HTM

'More Preparations For U.S. Martial Law'
http://www.mimico-by-the-lake.com/MOREMART.HTM (Must reading!)

'FEMA: America's Secret Government-In-Waiting'
http://www.mimico-by-the-lake.com/fema.htm

http://www.mimico-by-the-lake.com/MELTDWN1.HTM
'Sorting Through The Rubble In Post-Bubble America'

http://www.mimico-by-the-lake.com/MELTDOWN.HTM
'The Coming U.S. Economic and Financial Meltdown'

http://www.mimico-by-the-lake.com/MELTDWN2.HTM
'The U.S. Economic and Financial Meltdown Accelerates'

http://www.mimico-by-the-lake.com/MELTDWN3.HTM
'No End In Sight As U.S. Financial Crisis Deepens'

http://www.mimico-by-the-lake.com/GEO443.HTM
'War Is A Racket' by Major General Smedley Butler, USMC

http://www.mimico-by-the-lake.com/BLACK-OP.HTM
'Chemtrails: Are They For Climate Control, Weather Modification,
'Black Ops',<br> Or For Biological Warfare And Mass Vaccine Testing?'
_______________________

And, in case you missed them....

The London 'Sunday Times': 'For Sale: West's Deadly Nuclear Secrets'
http://www.timesonline.co.uk/tol/news/world/middle_east/article3137695.ece

The London 'Sunday Times': 'FBI Denies File Exposing Nuclear Secrets
Theft'
http://www.timesonline.co.uk/tol/news/world/us_and_americas/article3216737.ece

The London 'Sunday Times': 'Mole's Tip-Off Thwarted Nuclear Spy Ring
Probe'
http://www.timesonline.co.uk/tol/news/world/us_and_americas/article3257725.ece

'Treason at the State Department: A Whistleblower's Story'
http://pajamasmedia.com/2008/01/fbi_whistleblower_bombshell_tr.php

'Congress Seeks to Limit 'State Secrets' Privilege'
http://www.antiwar.com/ips/fisher.php?articleid=12299
Watch this superb 50 minute streaming video on Sibel Edmonds:
'Kill The Messenger' http://tinyurl.com/2ukg78

___________________________

For constantly-updated news headline and blogger article links on the
recent sensational 'U.S. Nuclear Treason And Betrayal' revelations of
Sibel Edmonds, the ex-FBI whistleblower who has been called 'The most-
gagged woman in America', go to http://www.mimico-by-the-lake.com/EDMONDS.HTM
These serious allegations, involving the alleged 'sale' of nuclear
secrets, reach right to the top of the U.S. government. The
prestigious London 'Sunday Times' first broke this blockbuster story
on 6th January, 2008 - it has been completely 'blacked out' by the
U.S. media and wire services!

"If you made public all the information that the FBI have on this
case, you will see very high-level people going through criminal
trials" - Sibel Edmonds

For updated economic and current events news, and under-reported 'News
You Need To Know', go to http://www.mimico-by-the-lake.com/mystery.htm
_________________________

NATO's very own new European 'drug smuggling republic' is roiling
Balkan politics as the CIA-BND-Bilderberg-created 'Kosovo Republic'
seeks to obtain international recognition for its illegal 'declaration
of independence' from Serbia, to become Europe's first state financed
by heroin trafficking..

You can follow the origins of the Bilderberg-inspired Kosovo 'heroin
and oil' war, and the current unfolding of events leading unavoidably
to the next Balkan war, by clicking on the link below (that page is
regularly updated with news reports - scroll down it for the latest
news items)

'How The Elite Bilderberg Group Secretly Planned And Executed The
Kosovo War'
http://www.mimico-by-the-lake.com/BILD98.HTM
______________________

'How Canada Lost Its Rights And Liberties - And Few Cared!'
http://www.mimico-by-the-lake.com/CANLIB.HTM

'How Britain Legislated Away 2,000 Years Of Rights And Freedom'
http://www.mimico-by-the-lake.com/UKLIB.HTM
________________________

Read Online Or Download For Free The Books Of Jane Austen:

http://www.mimico-by-the-lake.com/AUSTEN-2.HTM
'Emma', by Jane Austen

http://www.mimico-by-the-lake.com/AUSTEN-3.HTM
'Lady Susan', by Jane Austen

http://www.mimico-by-the-lake.com/AUSTEN-4.HTM
'Love And Friendship ', by Jane Austen

http://www.mimico-by-the-lake.com/AUSTEN-5.HTM
'Mansfield Park', by Jane Austen

http://www.mimico-by-the-lake.com/AUSTEN-1.HTM
'Northanger Abbey', by Jane Austen

http://www.mimico-by-the-lake.com/AUSTEN-6.HTM
'Persuasion', by Jane Austen

http://www.mimico-by-the-lake.com/AUSTEN-7.HTM
'Pride And Prejudice', by Jane Austen

http://www.mimico-by-the-lake.com/AUSTEN-8.HTM
'Sense And Sensibility', by Jane Austen (Illustrated)

...And The Best In English And American Poetry Anthologies:

http://www.mimico-by-the-lake.com/100BEST.HTM
'The Hundred Best English Poems', Selected by Adam L.Gowans, M.A.

http://www.mimico-by-the-lake.com/WARPOETS.HTM
'A Treasury Of War Poetry', Edited by George Herbert Clarke

http://www.mimico-by-the-lake.com/TREASURY.HTM
'The Golden Treasury Of The Best Songs And Lyrical Poems
In The English Language', Selected by Francis Turner Palgrave

Lookng for the best in Daily Bible Devotionals?

C.H..Spurgeon: 'Morning And Evening'
http://www.mimico-by-the-lake.com/DEVOTION.HTM

'Daily Light On The Daily Path'
http://www.mimico-by-the-lake.com/DLDEVOTS.HTM

Download the classic 'Precious Bible Promises' here...
http://www.mimico-by-the-lake.com/PROMISES.HTM

'Remember Lot!' - J.C. Ryle
http://www.mimico-by-the-lake.com/LOT.HTM

Bible Meditations:
http://www.mimico-by-the-lake.com/DAILY.HTM

Download (Or Read Online) Free Christian Classics:
http://www.mimico-by-the-lake.com/SERMONS.HTM

Download (Or Read Online) Free Classic Travel And History Books:
http://www.mimico-by-the-lake.com/freetrav.htm
http://www.mimico-by-the-lake.com/freethist.htm
________________________________
Hegel
2008-04-10 17:22:00 UTC
Permalink
Coluna veneno

Eliane Catanhêde na coluna veneno, hoje;
"A candidatura Dilma desmoronou, e está na hora de apurar se há
condições de reconstrução" Oh coitada! Para desespero da dona
Tucanhede, a nova pesquisa vai jogar um balde de gelo na imprensa
marrom.
Petry
2008-04-12 17:27:01 UTC
Permalink
Borges y los piqueteros
Por Mario Vargas Llosa
El País
Sábado 12 de abril de 2008

LA biblioteca Miguel Cané, en el barrio bonaerense de Boedo, es un
modesto local de techos altos y viejos anaqueles y pupitres de lectura
que se ha convertido en un sitio de peregrinación cultural para todo
visitante más o menos alfabeto que llega a Buenos Aires. Porque aquí
trabajó Jorge Luis Borges nueve años, de 1937 a 1946, como humilde
auxiliar de bibliotecario, registrando y clasificando libros en un
estrecho cuartito sin ventanas del segundo piso, donde ahora se exhiben,
en una vitrina, las primeras ediciones de algunos de sus libros.
No hace mucho pasó por aquí el escritor inglés Julian Barnes y
dejó estampada su admiración por el autor de Ficciones. Siento de
pronto emoción imaginando aquellos años oscuros de ese auxiliar de
biblioteca que, según la leyenda, en la hora de tranvía que le
tomaba ir y venir de su casa a su trabajo, se enseñó a sí mismo el
italiano, y leyó y poco menos que memorizó la Divina Comedia, de
Dante. Además, claro, de darse tiempo para escribir los cuentos de su
primera obra maestra, Ficciones (1944).
Borges es una de las cosas más notables que le han pasado a la
Argentina, a la lengua española, a la literatura, en el siglo XX. Y es
seguro que esa particular forma de genialidad que fue la suya –por lo
excéntrico de sus curiosidades, su oceánica cultura literaria, lo
universal de su visión y la lucidez de su prosa– hubiera sido
imposible sin el entorno social y cultural de Buenos Aires,
probablemente la ciudad más literaria del mundo, junto con París.
Ambas capitales tienen encima, como segunda piel, una envoltura
literaria de mitos, leyendas, fantasías, anécdotas, imágenes, que
remiten a cuentos, poemas, novelas y autores y dan una dimensión entre
fantástica y libresca a todo lo que contienen: cosas, casas, barrios,
calles y personas.
Mucho de aquella Argentina de lectores voraces y universales, de
cosmopolitas frenéticos y políglotas desmesurados está todavía
presente en la desfalleciente Buenos Aires a la que vuelvo luego de
algunos años: en sus espléndidas librerías de Florida y Corrientes
abiertas hasta altas horas de la noche, en sus cafés literarios donde
se cocinaron grandes polémicas estéticas y políticas y cuajaron
esas revistas culturales que circulaban por toda América latina como
ventanas que nos descubrían a los latinoamericanos todo lo importante
que en materia artística y literaria ocurría en el resto del mundo.
Las paredes del café Margot están llenas de inscripciones, fotos y
recuerdos de los ilustres escribidores, músicos y pintores que se
sentaron, bebieron y discutieron hasta altas horas en estas mesitas
frágiles y apretadas donde, con un grupo de amigos, recordamos a
algunas glorias extintas: Victoria Ocampo, María Rosa Oliver, José
Bianco. En un rincón del célebre Café Tortoni hay una mesa con un
Borges de tamaño natural, hecho de papel maché. Pero es sobre todo
en ciertas personas donde aquella tradición civil e intelectual está
aún viva y coleando: después de muchos años tengo la alegría de
ver al ensayista y filósofo Juan José Sebreli y unos pocos minutos
de conversación me bastan para comprobar, de nuevo, la solidez y
vastedad de su información filosófica, la desenvoltura con que se
mueve por los mundos de la historia, las ideas políticas y la
literatura. Como muchos argentinos que he conocido, me da la impresión
de haber leído todos los libros.
Borges fue destituido de su empleo en la biblioteca Miguel Cané por el
gobierno de Perón, en 1946, y degradado, por su antiperonismo, a la
condición de inspector municipal de aves y gallineros. El hecho es
todo un símbolo del proceso de barbarización política que
latinoamericanizaría a la Argentina y revelaría a los argentinos al
cabo de los años que, en verdad, no eran lo que muchos de ellos
creían ser
–ciudadanos de un país europeo, culto, civilizado y democrático,
enclavado por accidente en América del Sur–, sino, ay, nada más
que otra nación del Tercer Mundo subdesarrollado e incivil.
La involución del país más próspero y mejor educado de América
latina –una de las primeras sociedades en el mundo que, gracias a un
admirable sistema educativo, derrotó al analfabetismo– a su
condición actual es una historia que está por escribirse. Cuando
alguien la escriba, lo que saldrá a la luz tendrá la apariencia de
una ficción borgiana: una nación entera que, poco a poco, renuncia a
todo lo que hizo de ella un país del Primer Mundo –la democracia, la
economía de mercado, su integración al resto del globo, las
instituciones civiles, la cultura de brazos abiertos– para, obnubilada
por el populismo, la demagogia, el autoritarismo, la dictadura y el
delirio mesiánico, empobrecerse, dividirse, ensangrentarse,
provincianizarse, y, en resumidas cuentas, pasar de Jorge Luis Borges a
los piqueteros.
Son emblema de la otra Argentina, la que rechazó el camino de la
civilización y optó resueltamente por la barbarie. En sus orígenes
eran, al parecer, desempleados y marginales que salían a reclamar
atención y trabajo de un poder que los ignoraba, de un mundo oficial
sin alma, que daba la espalda a los más necesitados. Ahora, más
bien, son las fuerzas de choque del poder político. Han salido con sus
bombos y sus garrotes a enfrentarse a los simpatizantes de los
agricultores que protestaban en la Plaza de Mayo por los nuevos
impuestos decretados por el gobierno de Cristina Kirchner para los
productos agrícolas. Y, en efecto, los dispersaron a palazos y a
patadas, en nombre de la revolución.
¿Cuál revolución? La del odio. Lo explica muy bien el líder
piquetero Luis D'Elía, afirmando que la culpa de esta movilización
de agricultores contra el Gobierno la tienen "los blancos". Añade que
él odia a los blancos del Barrio Norte y quisiera "acabar" con todos
ellos [N. de la R.: esto fue rectificado por D'Elía]. Pregunto a mis
amigos argentinos qué quiere decir el líder piquetero con aquello de
"blancos". Porque, por donde yo miro, en la Argentina, por más
esfuerzos que hago, sólo veo blancos. ¿Quiere acabar, pues, el
piquetero con cuarenta millones de sus compatriotas? No veo argentinos
negros, ni cholos, ni indios, ni mulatos, salvo turistas o inmigrantes.
¿Unicamente a ellos está dispuesto D'Elía a salvar de sus
fantasías homicidas y racistas?
Unos días más tarde, tengo ocasión de inspeccionar muy de cerca a
un par de centenares de piqueteros que emboscan el autobús que me
lleva de la Bolsa de Rosario al local del Instituto Libertad, que cumple
veinte años, un aniversario que un buen número de liberales del
mundo entero hemos venido a celebrar. Como quedamos inmovilizados por la
joven hueste de don Luis D'Elía –o tal vez alguna peor, pues ésta
es sólo ultra, y en la Argentina hay ultra-ultra, y más– entre
diez y quince minutos en la Plaza de la Cooperación, mientras ellos,
imbuidos de la filosofía de aquel mentor, destrozan los cristales del
autobús y lo abollan a palazos y pedradas y lo maculan con baldazos de
pintura, tengo tiempo de estudiar de cerca las caras furibundas de
nuestros atacantes. Son todos blanquísimos a más no poder.
Mis compañeros y yo guardamos la compostura debida, pero no puedo
dejar de preguntarme qué ocurrirá si, antes de que vengan a
rescatarnos, los aguerridos piqueteros que nos apedrean lanzan adentro
del ómnibus un cóctel molotov o consiguen abrir la puerta que ahora
sacuden a su gusto. ¿Celebraré mis 72 años –porque hoy es mi
cumpleaños– tratando de oponer mis flacas fuerzas a la apabullante
furia de esta horda de salvajes? Cuando pasa todo aquello, la joven
periodista ecuatoriana Gabriela Calderón –es tan menuda que
consiguió encogerse debajo del asiento como una contorsionista– me
pregunta muy en serio si estas cosas me ocurren en todas las ciudades
que visito. Le respondo que no, que esto sólo me ha ocurrido en la
queridísima ciudad de Rosario.
Lo es para mí, por los buenos recuerdos que guardo de ella y porque es
la tierra de mi amigo Gerardo Bongiovanni y de Mario Borgonovo, un
publicista que, cuando se lanza a cantar tangos, hasta los ángeles del
cielo bajan y los diablos del infierno suben a escucharlo.
Gerardo fundó, con cuatro amigos, en 1988, la Fundación Libertad,
para promover las ideas liberales en su país. Veinte años después,
el Instituto es un foco de pensamiento, de debates, de publicaciones, de
seminarios y conferencias que entablan una batalla diaria por la
modernidad, la tolerancia, el progreso, la democracia y la prosperidad
contra quienes se empeñan en seguir haciendo retroceder a la Argentina
hacia lo que Popper llamaba "la cultura de la tribu".
Durante los diálogos, mesas redondas y exposiciones de estos días,
como en la mañana emocionante de mi visita a la biblioteca Miguel
Cané, de Boedo, me digo, esperanzado, que no todo está perdido, que
todavía el fantasma de Borges podría despertar a la Argentina de la
pesadilla de los piqueteros.
Imprimi

El Pais 4-12-08
Adrey S
2008-04-12 21:57:51 UTC
Permalink
Borges y los piqueteros
Por Mario Vargas Llosa
El País
~~~~~~~~~~~~~~~~~~
ÉSTA ES A LA ARGENTINA A QUE DEBEMOS VOLVER......NO LO QUE ES AHORA,
CHUSMAS, DROGAS, MEDIOCRIDAD POR DO QUIER, MAL VISTA, Y HASTA
DESPRECIADA POR LA GENTE BIEN DEL PRIMER MUNDO...
ESO QUE HAY AHORA NO ES NUESTRA ARGENTINA...VARGAS LLOSA TIENE TODA LA
RAZÓN DE MUNDO, LA HA DESCRIPTO COMO ERA Y COMO ES AHORA.,,,,,:(

GRACIAS QUERIDO VARGAS LLOSAS Y PERDÓN POR EL MAL RATO QUE TE HICIERON
PASAR LOS MATONES DE KIRCHNER

ADREY

Sábado 12 de abril de 2008
LA biblioteca Miguel Cané, en el barrio bonaerense de Boedo, es un
modesto local de techos altos y viejos anaqueles y pupitres de lectura
que se ha convertido en un sitio de peregrinación cultural para todo
visitante más o menos alfabeto que llega a Buenos Aires. Porque aquí
trabajó Jorge Luis Borges nueve años, de 1937 a 1946, como humilde
auxiliar de bibliotecario, registrando y clasificando libros en un
estrecho cuartito sin ventanas del segundo piso, donde ahora se exhiben,
en una vitrina, las primeras ediciones de algunos de sus libros. No hace
mucho pasó por aquí el escritor inglés Julian Barnes y dejó
estampada su admiración por el autor de Ficciones. Siento de pronto
emoción imaginando aquellos años oscuros de ese auxiliar de
biblioteca que, según la leyenda, en la hora de tranvía que le
tomaba ir y venir de su casa a su trabajo, se enseñó a sí mismo el
italiano, y leyó y poco menos que memorizó la Divina Comedia, de
Dante. Además, claro, de darse tiempo para escribir los cuentos de su
primera obra maestra, Ficciones (1944).
Borges es una de las cosas más notables que le han pasado a la
Argentina, a la lengua española, a la literatura, en el siglo XX. Y es
seguro que esa particular forma de genialidad que fue la suya –por lo
excéntrico de sus curiosidades, su oceánica cultura literaria, lo
universal de su visión y la lucidez de su prosa– hubiera sido
imposible sin el entorno social y cultural de Buenos Aires,
probablemente la ciudad más literaria del mundo, junto con París.
Ambas capitales tienen encima, como segunda piel, una envoltura
literaria de mitos, leyendas, fantasías, anécdotas, imágenes, que
remiten a cuentos, poemas, novelas y autores y dan una dimensión entre
fantástica y libresca a todo lo que contienen: cosas, casas, barrios,
calles y personas.
Mucho de aquella Argentina de lectores voraces y universales, de
cosmopolitas frenéticos y políglotas desmesurados está todavía
presente en la desfalleciente Buenos Aires a la que vuelvo luego de
algunos años: en sus espléndidas librerías de Florida y Corrientes
abiertas hasta altas horas de la noche, en sus cafés literarios donde
se cocinaron grandes polémicas estéticas y políticas y cuajaron
esas revistas culturales que circulaban por toda América latina como
ventanas que nos descubrían a los latinoamericanos todo lo importante
que en materia artística y literaria ocurría en el resto del mundo.
Las paredes del café Margot están llenas de inscripciones, fotos y
recuerdos de los ilustres escribidores, músicos y pintores que se
sentaron, bebieron y discutieron hasta altas horas en estas mesitas
frágiles y apretadas donde, con un grupo de amigos, recordamos a
algunas glorias extintas: Victoria Ocampo, María Rosa Oliver, José
Bianco. En un rincón del célebre Café Tortoni hay una mesa con un
Borges de tamaño natural, hecho de papel maché. Pero es sobre todo
en ciertas personas donde aquella tradición civil e intelectual está
aún viva y coleando: después de muchos años tengo la alegría de
ver al ensayista y filósofo Juan José Sebreli y unos pocos minutos
de conversación me bastan para comprobar, de nuevo, la solidez y
vastedad de su información filosófica, la desenvoltura con que se
mueve por los mundos de la historia, las ideas políticas y la
literatura. Como muchos argentinos que he conocido, me da la impresión
de haber leído todos los libros.
Borges fue destituido de su empleo en la biblioteca Miguel Cané por el
gobierno de Perón, en 1946, y degradado, por su antiperonismo, a la
condición de inspector municipal de aves y gallineros. El hecho es
todo un símbolo del proceso de barbarización política que
latinoamericanizaría a la Argentina y revelaría a los argentinos al
cabo de los años que, en verdad, no eran lo que muchos de ellos
creían ser
–ciudadanos de un país europeo, culto, civilizado y democrático,
enclavado por accidente en América del Sur–, sino, ay, nada más
que otra nación del Tercer Mundo subdesarrollado e incivil. La
involución del país más próspero y mejor educado de América
latina –una de las primeras sociedades en el mundo que, gracias a un
admirable sistema educativo, derrotó al analfabetismo– a su
condición actual es una historia que está por escribirse. Cuando
alguien la escriba, lo que saldrá a la luz tendrá la apariencia de
una ficción borgiana: una nación entera que, poco a poco, renuncia a
todo lo que hizo de ella un país del Primer Mundo –la democracia, la
economía de mercado, su integración al resto del globo, las
instituciones civiles, la cultura de brazos abiertos– para, obnubilada
por el populismo, la demagogia, el autoritarismo, la dictadura y el
delirio mesiánico, empobrecerse, dividirse, ensangrentarse,
provincianizarse, y, en resumidas cuentas, pasar de Jorge Luis Borges a
los piqueteros.
Son emblema de la otra Argentina, la que rechazó el camino de la
civilización y optó resueltamente por la barbarie. En sus orígenes
eran, al parecer, desempleados y marginales que salían a reclamar
atención y trabajo de un poder que los ignoraba, de un mundo oficial
sin alma, que daba la espalda a los más necesitados. Ahora, más
bien, son las fuerzas de choque del poder político. Han salido con sus
bombos y sus garrotes a enfrentarse a los simpatizantes de los
agricultores que protestaban en la Plaza de Mayo por los nuevos
impuestos decretados por el gobierno de Cristina Kirchner para los
productos agrícolas. Y, en efecto, los dispersaron a palazos y a
patadas, en nombre de la revolución.
¿Cuál revolución? La del odio. Lo explica muy bien el líder
piquetero Luis D'Elía, afirmando que la culpa de esta movilización
de agricultores contra el Gobierno la tienen "los blancos". Añade que
él odia a los blancos del Barrio Norte y quisiera "acabar" con todos
ellos [N. de la R.: esto fue rectificado por D'Elía]. Pregunto a mis
amigos argentinos qué quiere decir el líder piquetero con aquello de
"blancos". Porque, por donde yo miro, en la Argentina, por más
esfuerzos que hago, sólo veo blancos. ¿Quiere acabar, pues, el
piquetero con cuarenta millones de sus compatriotas? No veo argentinos
negros, ni cholos, ni indios, ni mulatos, salvo turistas o inmigrantes.
¿Unicamente a ellos está dispuesto D'Elía a salvar de sus
fantasías homicidas y racistas?
Unos días más tarde, tengo ocasión de inspeccionar muy de cerca a
un par de centenares de piqueteros que emboscan el autobús que me
lleva de la Bolsa de Rosario al local del Instituto Libertad, que cumple
veinte años, un aniversario que un buen número de liberales del
mundo entero hemos venido a celebrar. Como quedamos inmovilizados por la
joven hueste de don Luis D'Elía –o tal vez alguna peor, pues ésta
es sólo ultra, y en la Argentina hay ultra-ultra, y más– entre
diez y quince minutos en la Plaza de la Cooperación, mientras ellos,
imbuidos de la filosofía de aquel mentor, destrozan los cristales del
autobús y lo abollan a palazos y pedradas y lo maculan con baldazos de
pintura, tengo tiempo de estudiar de cerca las caras furibundas de
nuestros atacantes. Son todos blanquísimos a más no poder. Mis
compañeros y yo guardamos la compostura debida, pero no puedo dejar de
preguntarme qué ocurrirá si, antes de que vengan a rescatarnos, los
aguerridos piqueteros que nos apedrean lanzan adentro del ómnibus un
cóctel molotov o consiguen abrir la puerta que ahora sacuden a su
gusto. ¿Celebraré mis 72 años –porque hoy es mi cumpleaños–
tratando de oponer mis flacas fuerzas a la apabullante furia de esta
horda de salvajes? Cuando pasa todo aquello, la joven periodista
ecuatoriana Gabriela Calderón –es tan menuda que consiguió
encogerse debajo del asiento como una contorsionista– me pregunta muy
en serio si estas cosas me ocurren en todas las ciudades que visito. Le
respondo que no, que esto sólo me ha ocurrido en la queridísima
ciudad de Rosario.
Lo es para mí, por los buenos recuerdos que guardo de ella y porque es
la tierra de mi amigo Gerardo Bongiovanni y de Mario Borgonovo, un
publicista que, cuando se lanza a cantar tangos, hasta los ángeles del
cielo bajan y los diablos del infierno suben a escucharlo. Gerardo
fundó, con cuatro amigos, en 1988, la Fundación Libertad, para
promover las ideas liberales en su país. Veinte años después, el
Instituto es un foco de pensamiento, de debates, de publicaciones, de
seminarios y conferencias que entablan una batalla diaria por la
modernidad, la tolerancia, el progreso, la democracia y la prosperidad
contra quienes se empeñan en seguir haciendo retroceder a la Argentina
hacia lo que Popper llamaba "la cultura de la tribu". Durante los
diálogos, mesas redondas y exposiciones de estos días, como en la
mañana emocionante de mi visita a la biblioteca Miguel Cané, de
Boedo, me digo, esperanzado, que no todo está perdido, que todavía
el fantasma de Borges podría despertar a la Argentina de la pesadilla
de los piqueteros.
Imprimi
El Pais 4-12-08
Adrey S
2008-04-12 21:57:57 UTC
Permalink
Borges y los piqueteros
Por Mario Vargas Llosa
El País
~~~~~~~~~~~~~~~~~~
ÉSTA ES A LA ARGENTINA A QUE DEBEMOS VOLVER......NO LO QUE ES AHORA,
CHUSMAS, DROGAS, MEDIOCRIDAD POR DO QUIER, MAL VISTA, Y HASTA
DESPRECIADA POR LA GENTE BIEN DEL PRIMER MUNDO...
ESO QUE HAY AHORA NO ES NUESTRA ARGENTINA...VARGAS LLOSA TIENE TODA LA
RAZÓN DE MUNDO, LA HA DESCRIPTO COMO ERA Y COMO ES AHORA.,,,,,:(

GRACIAS QUERIDO VARGAS LLOSAS Y PERDÓN POR EL MAL RATO QUE TE HICIERON
PASAR LOS MATONES DE KIRCHNER

ADREY

Sábado 12 de abril de 2008
LA biblioteca Miguel Cané, en el barrio bonaerense de Boedo, es un
modesto local de techos altos y viejos anaqueles y pupitres de lectura
que se ha convertido en un sitio de peregrinación cultural para todo
visitante más o menos alfabeto que llega a Buenos Aires. Porque aquí
trabajó Jorge Luis Borges nueve años, de 1937 a 1946, como humilde
auxiliar de bibliotecario, registrando y clasificando libros en un
estrecho cuartito sin ventanas del segundo piso, donde ahora se exhiben,
en una vitrina, las primeras ediciones de algunos de sus libros. No hace
mucho pasó por aquí el escritor inglés Julian Barnes y dejó
estampada su admiración por el autor de Ficciones. Siento de pronto
emoción imaginando aquellos años oscuros de ese auxiliar de
biblioteca que, según la leyenda, en la hora de tranvía que le
tomaba ir y venir de su casa a su trabajo, se enseñó a sí mismo el
italiano, y leyó y poco menos que memorizó la Divina Comedia, de
Dante. Además, claro, de darse tiempo para escribir los cuentos de su
primera obra maestra, Ficciones (1944).
Borges es una de las cosas más notables que le han pasado a la
Argentina, a la lengua española, a la literatura, en el siglo XX. Y es
seguro que esa particular forma de genialidad que fue la suya –por lo
excéntrico de sus curiosidades, su oceánica cultura literaria, lo
universal de su visión y la lucidez de su prosa– hubiera sido
imposible sin el entorno social y cultural de Buenos Aires,
probablemente la ciudad más literaria del mundo, junto con París.
Ambas capitales tienen encima, como segunda piel, una envoltura
literaria de mitos, leyendas, fantasías, anécdotas, imágenes, que
remiten a cuentos, poemas, novelas y autores y dan una dimensión entre
fantástica y libresca a todo lo que contienen: cosas, casas, barrios,
calles y personas.
Mucho de aquella Argentina de lectores voraces y universales, de
cosmopolitas frenéticos y políglotas desmesurados está todavía
presente en la desfalleciente Buenos Aires a la que vuelvo luego de
algunos años: en sus espléndidas librerías de Florida y Corrientes
abiertas hasta altas horas de la noche, en sus cafés literarios donde
se cocinaron grandes polémicas estéticas y políticas y cuajaron
esas revistas culturales que circulaban por toda América latina como
ventanas que nos descubrían a los latinoamericanos todo lo importante
que en materia artística y literaria ocurría en el resto del mundo.
Las paredes del café Margot están llenas de inscripciones, fotos y
recuerdos de los ilustres escribidores, músicos y pintores que se
sentaron, bebieron y discutieron hasta altas horas en estas mesitas
frágiles y apretadas donde, con un grupo de amigos, recordamos a
algunas glorias extintas: Victoria Ocampo, María Rosa Oliver, José
Bianco. En un rincón del célebre Café Tortoni hay una mesa con un
Borges de tamaño natural, hecho de papel maché. Pero es sobre todo
en ciertas personas donde aquella tradición civil e intelectual está
aún viva y coleando: después de muchos años tengo la alegría de
ver al ensayista y filósofo Juan José Sebreli y unos pocos minutos
de conversación me bastan para comprobar, de nuevo, la solidez y
vastedad de su información filosófica, la desenvoltura con que se
mueve por los mundos de la historia, las ideas políticas y la
literatura. Como muchos argentinos que he conocido, me da la impresión
de haber leído todos los libros.
Borges fue destituido de su empleo en la biblioteca Miguel Cané por el
gobierno de Perón, en 1946, y degradado, por su antiperonismo, a la
condición de inspector municipal de aves y gallineros. El hecho es
todo un símbolo del proceso de barbarización política que
latinoamericanizaría a la Argentina y revelaría a los argentinos al
cabo de los años que, en verdad, no eran lo que muchos de ellos
creían ser
–ciudadanos de un país europeo, culto, civilizado y democrático,
enclavado por accidente en América del Sur–, sino, ay, nada más
que otra nación del Tercer Mundo subdesarrollado e incivil. La
involución del país más próspero y mejor educado de América
latina –una de las primeras sociedades en el mundo que, gracias a un
admirable sistema educativo, derrotó al analfabetismo– a su
condición actual es una historia que está por escribirse. Cuando
alguien la escriba, lo que saldrá a la luz tendrá la apariencia de
una ficción borgiana: una nación entera que, poco a poco, renuncia a
todo lo que hizo de ella un país del Primer Mundo –la democracia, la
economía de mercado, su integración al resto del globo, las
instituciones civiles, la cultura de brazos abiertos– para, obnubilada
por el populismo, la demagogia, el autoritarismo, la dictadura y el
delirio mesiánico, empobrecerse, dividirse, ensangrentarse,
provincianizarse, y, en resumidas cuentas, pasar de Jorge Luis Borges a
los piqueteros.
Son emblema de la otra Argentina, la que rechazó el camino de la
civilización y optó resueltamente por la barbarie. En sus orígenes
eran, al parecer, desempleados y marginales que salían a reclamar
atención y trabajo de un poder que los ignoraba, de un mundo oficial
sin alma, que daba la espalda a los más necesitados. Ahora, más
bien, son las fuerzas de choque del poder político. Han salido con sus
bombos y sus garrotes a enfrentarse a los simpatizantes de los
agricultores que protestaban en la Plaza de Mayo por los nuevos
impuestos decretados por el gobierno de Cristina Kirchner para los
productos agrícolas. Y, en efecto, los dispersaron a palazos y a
patadas, en nombre de la revolución.
¿Cuál revolución? La del odio. Lo explica muy bien el líder
piquetero Luis D'Elía, afirmando que la culpa de esta movilización
de agricultores contra el Gobierno la tienen "los blancos". Añade que
él odia a los blancos del Barrio Norte y quisiera "acabar" con todos
ellos [N. de la R.: esto fue rectificado por D'Elía]. Pregunto a mis
amigos argentinos qué quiere decir el líder piquetero con aquello de
"blancos". Porque, por donde yo miro, en la Argentina, por más
esfuerzos que hago, sólo veo blancos. ¿Quiere acabar, pues, el
piquetero con cuarenta millones de sus compatriotas? No veo argentinos
negros, ni cholos, ni indios, ni mulatos, salvo turistas o inmigrantes.
¿Unicamente a ellos está dispuesto D'Elía a salvar de sus
fantasías homicidas y racistas?
Unos días más tarde, tengo ocasión de inspeccionar muy de cerca a
un par de centenares de piqueteros que emboscan el autobús que me
lleva de la Bolsa de Rosario al local del Instituto Libertad, que cumple
veinte años, un aniversario que un buen número de liberales del
mundo entero hemos venido a celebrar. Como quedamos inmovilizados por la
joven hueste de don Luis D'Elía –o tal vez alguna peor, pues ésta
es sólo ultra, y en la Argentina hay ultra-ultra, y más– entre
diez y quince minutos en la Plaza de la Cooperación, mientras ellos,
imbuidos de la filosofía de aquel mentor, destrozan los cristales del
autobús y lo abollan a palazos y pedradas y lo maculan con baldazos de
pintura, tengo tiempo de estudiar de cerca las caras furibundas de
nuestros atacantes. Son todos blanquísimos a más no poder. Mis
compañeros y yo guardamos la compostura debida, pero no puedo dejar de
preguntarme qué ocurrirá si, antes de que vengan a rescatarnos, los
aguerridos piqueteros que nos apedrean lanzan adentro del ómnibus un
cóctel molotov o consiguen abrir la puerta que ahora sacuden a su
gusto. ¿Celebraré mis 72 años –porque hoy es mi cumpleaños–
tratando de oponer mis flacas fuerzas a la apabullante furia de esta
horda de salvajes? Cuando pasa todo aquello, la joven periodista
ecuatoriana Gabriela Calderón –es tan menuda que consiguió
encogerse debajo del asiento como una contorsionista– me pregunta muy
en serio si estas cosas me ocurren en todas las ciudades que visito. Le
respondo que no, que esto sólo me ha ocurrido en la queridísima
ciudad de Rosario.
Lo es para mí, por los buenos recuerdos que guardo de ella y porque es
la tierra de mi amigo Gerardo Bongiovanni y de Mario Borgonovo, un
publicista que, cuando se lanza a cantar tangos, hasta los ángeles del
cielo bajan y los diablos del infierno suben a escucharlo. Gerardo
fundó, con cuatro amigos, en 1988, la Fundación Libertad, para
promover las ideas liberales en su país. Veinte años después, el
Instituto es un foco de pensamiento, de debates, de publicaciones, de
seminarios y conferencias que entablan una batalla diaria por la
modernidad, la tolerancia, el progreso, la democracia y la prosperidad
contra quienes se empeñan en seguir haciendo retroceder a la Argentina
hacia lo que Popper llamaba "la cultura de la tribu". Durante los
diálogos, mesas redondas y exposiciones de estos días, como en la
mañana emocionante de mi visita a la biblioteca Miguel Cané, de
Boedo, me digo, esperanzado, que no todo está perdido, que todavía
el fantasma de Borges podría despertar a la Argentina de la pesadilla
de los piqueteros.
Imprimi
El Pais 4-12-08
Adrey S
2008-04-12 21:58:49 UTC
Permalink
Borges y los piqueteros
Por Mario Vargas Llosa
El País
~~~~~~~~~~~~~~~~~~
ÉSTA ES A LA ARGENTINA A QUE DEBEMOS VOLVER......NO LO QUE ES AHORA,
CHUSMAS, DROGAS, MEDIOCRIDAD POR DO QUIER, MAL VISTA, Y HASTA
DESPRECIADA POR LA GENTE BIEN DEL PRIMER MUNDO...
ESO QUE HAY AHORA NO ES NUESTRA ARGENTINA...VARGAS LLOSA TIENE TODA LA
RAZÓN DE MUNDO, LA HA DESCRIPTO COMO ERA Y COMO ES AHORA.,,,,,:(

GRACIAS QUERIDO VARGAS LLOSAS Y PERDÓN POR EL MAL RATO QUE TE HICIERON
PASAR LOS MATONES DE KIRCHNER

ADREY

Sábado 12 de abril de 2008
LA biblioteca Miguel Cané, en el barrio bonaerense de Boedo, es un
modesto local de techos altos y viejos anaqueles y pupitres de lectura
que se ha convertido en un sitio de peregrinación cultural para todo
visitante más o menos alfabeto que llega a Buenos Aires. Porque aquí
trabajó Jorge Luis Borges nueve años, de 1937 a 1946, como humilde
auxiliar de bibliotecario, registrando y clasificando libros en un
estrecho cuartito sin ventanas del segundo piso, donde ahora se exhiben,
en una vitrina, las primeras ediciones de algunos de sus libros. No hace
mucho pasó por aquí el escritor inglés Julian Barnes y dejó
estampada su admiración por el autor de Ficciones. Siento de pronto
emoción imaginando aquellos años oscuros de ese auxiliar de
biblioteca que, según la leyenda, en la hora de tranvía que le
tomaba ir y venir de su casa a su trabajo, se enseñó a sí mismo el
italiano, y leyó y poco menos que memorizó la Divina Comedia, de
Dante. Además, claro, de darse tiempo para escribir los cuentos de su
primera obra maestra, Ficciones (1944).
Borges es una de las cosas más notables que le han pasado a la
Argentina, a la lengua española, a la literatura, en el siglo XX. Y es
seguro que esa particular forma de genialidad que fue la suya –por lo
excéntrico de sus curiosidades, su oceánica cultura literaria, lo
universal de su visión y la lucidez de su prosa– hubiera sido
imposible sin el entorno social y cultural de Buenos Aires,
probablemente la ciudad más literaria del mundo, junto con París.
Ambas capitales tienen encima, como segunda piel, una envoltura
literaria de mitos, leyendas, fantasías, anécdotas, imágenes, que
remiten a cuentos, poemas, novelas y autores y dan una dimensión entre
fantástica y libresca a todo lo que contienen: cosas, casas, barrios,
calles y personas.
Mucho de aquella Argentina de lectores voraces y universales, de
cosmopolitas frenéticos y políglotas desmesurados está todavía
presente en la desfalleciente Buenos Aires a la que vuelvo luego de
algunos años: en sus espléndidas librerías de Florida y Corrientes
abiertas hasta altas horas de la noche, en sus cafés literarios donde
se cocinaron grandes polémicas estéticas y políticas y cuajaron
esas revistas culturales que circulaban por toda América latina como
ventanas que nos descubrían a los latinoamericanos todo lo importante
que en materia artística y literaria ocurría en el resto del mundo.
Las paredes del café Margot están llenas de inscripciones, fotos y
recuerdos de los ilustres escribidores, músicos y pintores que se
sentaron, bebieron y discutieron hasta altas horas en estas mesitas
frágiles y apretadas donde, con un grupo de amigos, recordamos a
algunas glorias extintas: Victoria Ocampo, María Rosa Oliver, José
Bianco. En un rincón del célebre Café Tortoni hay una mesa con un
Borges de tamaño natural, hecho de papel maché. Pero es sobre todo
en ciertas personas donde aquella tradición civil e intelectual está
aún viva y coleando: después de muchos años tengo la alegría de
ver al ensayista y filósofo Juan José Sebreli y unos pocos minutos
de conversación me bastan para comprobar, de nuevo, la solidez y
vastedad de su información filosófica, la desenvoltura con que se
mueve por los mundos de la historia, las ideas políticas y la
literatura. Como muchos argentinos que he conocido, me da la impresión
de haber leído todos los libros.
Borges fue destituido de su empleo en la biblioteca Miguel Cané por el
gobierno de Perón, en 1946, y degradado, por su antiperonismo, a la
condición de inspector municipal de aves y gallineros. El hecho es
todo un símbolo del proceso de barbarización política que
latinoamericanizaría a la Argentina y revelaría a los argentinos al
cabo de los años que, en verdad, no eran lo que muchos de ellos
creían ser
–ciudadanos de un país europeo, culto, civilizado y democrático,
enclavado por accidente en América del Sur–, sino, ay, nada más
que otra nación del Tercer Mundo subdesarrollado e incivil. La
involución del país más próspero y mejor educado de América
latina –una de las primeras sociedades en el mundo que, gracias a un
admirable sistema educativo, derrotó al analfabetismo– a su
condición actual es una historia que está por escribirse. Cuando
alguien la escriba, lo que saldrá a la luz tendrá la apariencia de
una ficción borgiana: una nación entera que, poco a poco, renuncia a
todo lo que hizo de ella un país del Primer Mundo –la democracia, la
economía de mercado, su integración al resto del globo, las
instituciones civiles, la cultura de brazos abiertos– para, obnubilada
por el populismo, la demagogia, el autoritarismo, la dictadura y el
delirio mesiánico, empobrecerse, dividirse, ensangrentarse,
provincianizarse, y, en resumidas cuentas, pasar de Jorge Luis Borges a
los piqueteros.
Son emblema de la otra Argentina, la que rechazó el camino de la
civilización y optó resueltamente por la barbarie. En sus orígenes
eran, al parecer, desempleados y marginales que salían a reclamar
atención y trabajo de un poder que los ignoraba, de un mundo oficial
sin alma, que daba la espalda a los más necesitados. Ahora, más
bien, son las fuerzas de choque del poder político. Han salido con sus
bombos y sus garrotes a enfrentarse a los simpatizantes de los
agricultores que protestaban en la Plaza de Mayo por los nuevos
impuestos decretados por el gobierno de Cristina Kirchner para los
productos agrícolas. Y, en efecto, los dispersaron a palazos y a
patadas, en nombre de la revolución.
¿Cuál revolución? La del odio. Lo explica muy bien el líder
piquetero Luis D'Elía, afirmando que la culpa de esta movilización
de agricultores contra el Gobierno la tienen "los blancos". Añade que
él odia a los blancos del Barrio Norte y quisiera "acabar" con todos
ellos [N. de la R.: esto fue rectificado por D'Elía]. Pregunto a mis
amigos argentinos qué quiere decir el líder piquetero con aquello de
"blancos". Porque, por donde yo miro, en la Argentina, por más
esfuerzos que hago, sólo veo blancos. ¿Quiere acabar, pues, el
piquetero con cuarenta millones de sus compatriotas? No veo argentinos
negros, ni cholos, ni indios, ni mulatos, salvo turistas o inmigrantes.
¿Unicamente a ellos está dispuesto D'Elía a salvar de sus
fantasías homicidas y racistas?
Unos días más tarde, tengo ocasión de inspeccionar muy de cerca a
un par de centenares de piqueteros que emboscan el autobús que me
lleva de la Bolsa de Rosario al local del Instituto Libertad, que cumple
veinte años, un aniversario que un buen número de liberales del
mundo entero hemos venido a celebrar. Como quedamos inmovilizados por la
joven hueste de don Luis D'Elía –o tal vez alguna peor, pues ésta
es sólo ultra, y en la Argentina hay ultra-ultra, y más– entre
diez y quince minutos en la Plaza de la Cooperación, mientras ellos,
imbuidos de la filosofía de aquel mentor, destrozan los cristales del
autobús y lo abollan a palazos y pedradas y lo maculan con baldazos de
pintura, tengo tiempo de estudiar de cerca las caras furibundas de
nuestros atacantes. Son todos blanquísimos a más no poder. Mis
compañeros y yo guardamos la compostura debida, pero no puedo dejar de
preguntarme qué ocurrirá si, antes de que vengan a rescatarnos, los
aguerridos piqueteros que nos apedrean lanzan adentro del ómnibus un
cóctel molotov o consiguen abrir la puerta que ahora sacuden a su
gusto. ¿Celebraré mis 72 años –porque hoy es mi cumpleaños–
tratando de oponer mis flacas fuerzas a la apabullante furia de esta
horda de salvajes? Cuando pasa todo aquello, la joven periodista
ecuatoriana Gabriela Calderón –es tan menuda que consiguió
encogerse debajo del asiento como una contorsionista– me pregunta muy
en serio si estas cosas me ocurren en todas las ciudades que visito. Le
respondo que no, que esto sólo me ha ocurrido en la queridísima
ciudad de Rosario.
Lo es para mí, por los buenos recuerdos que guardo de ella y porque es
la tierra de mi amigo Gerardo Bongiovanni y de Mario Borgonovo, un
publicista que, cuando se lanza a cantar tangos, hasta los ángeles del
cielo bajan y los diablos del infierno suben a escucharlo. Gerardo
fundó, con cuatro amigos, en 1988, la Fundación Libertad, para
promover las ideas liberales en su país. Veinte años después, el
Instituto es un foco de pensamiento, de debates, de publicaciones, de
seminarios y conferencias que entablan una batalla diaria por la
modernidad, la tolerancia, el progreso, la democracia y la prosperidad
contra quienes se empeñan en seguir haciendo retroceder a la Argentina
hacia lo que Popper llamaba "la cultura de la tribu". Durante los
diálogos, mesas redondas y exposiciones de estos días, como en la
mañana emocionante de mi visita a la biblioteca Miguel Cané, de
Boedo, me digo, esperanzado, que no todo está perdido, que todavía
el fantasma de Borges podría despertar a la Argentina de la pesadilla
de los piqueteros.
Imprimi
El Pais 4-12-08
Adrey S
2008-04-12 21:58:14 UTC
Permalink
Borges y los piqueteros
Por Mario Vargas Llosa
El País
~~~~~~~~~~~~~~~~~~
ÉSTA ES A LA ARGENTINA A QUE DEBEMOS VOLVER......NO LO QUE ES AHORA,
CHUSMAS, DROGAS, MEDIOCRIDAD POR DO QUIER, MAL VISTA, Y HASTA
DESPRECIADA POR LA GENTE BIEN DEL PRIMER MUNDO...
ESO QUE HAY AHORA NO ES NUESTRA ARGENTINA...VARGAS LLOSA TIENE TODA LA
RAZÓN DE MUNDO, LA HA DESCRIPTO COMO ERA Y COMO ES AHORA.,,,,,:(

GRACIAS QUERIDO VARGAS LLOSAS Y PERDÓN POR EL MAL RATO QUE TE HICIERON
PASAR LOS MATONES DE KIRCHNER

ADREY

Sábado 12 de abril de 2008
LA biblioteca Miguel Cané, en el barrio bonaerense de Boedo, es un
modesto local de techos altos y viejos anaqueles y pupitres de lectura
que se ha convertido en un sitio de peregrinación cultural para todo
visitante más o menos alfabeto que llega a Buenos Aires. Porque aquí
trabajó Jorge Luis Borges nueve años, de 1937 a 1946, como humilde
auxiliar de bibliotecario, registrando y clasificando libros en un
estrecho cuartito sin ventanas del segundo piso, donde ahora se exhiben,
en una vitrina, las primeras ediciones de algunos de sus libros. No hace
mucho pasó por aquí el escritor inglés Julian Barnes y dejó
estampada su admiración por el autor de Ficciones. Siento de pronto
emoción imaginando aquellos años oscuros de ese auxiliar de
biblioteca que, según la leyenda, en la hora de tranvía que le
tomaba ir y venir de su casa a su trabajo, se enseñó a sí mismo el
italiano, y leyó y poco menos que memorizó la Divina Comedia, de
Dante. Además, claro, de darse tiempo para escribir los cuentos de su
primera obra maestra, Ficciones (1944).
Borges es una de las cosas más notables que le han pasado a la
Argentina, a la lengua española, a la literatura, en el siglo XX. Y es
seguro que esa particular forma de genialidad que fue la suya –por lo
excéntrico de sus curiosidades, su oceánica cultura literaria, lo
universal de su visión y la lucidez de su prosa– hubiera sido
imposible sin el entorno social y cultural de Buenos Aires,
probablemente la ciudad más literaria del mundo, junto con París.
Ambas capitales tienen encima, como segunda piel, una envoltura
literaria de mitos, leyendas, fantasías, anécdotas, imágenes, que
remiten a cuentos, poemas, novelas y autores y dan una dimensión entre
fantástica y libresca a todo lo que contienen: cosas, casas, barrios,
calles y personas.
Mucho de aquella Argentina de lectores voraces y universales, de
cosmopolitas frenéticos y políglotas desmesurados está todavía
presente en la desfalleciente Buenos Aires a la que vuelvo luego de
algunos años: en sus espléndidas librerías de Florida y Corrientes
abiertas hasta altas horas de la noche, en sus cafés literarios donde
se cocinaron grandes polémicas estéticas y políticas y cuajaron
esas revistas culturales que circulaban por toda América latina como
ventanas que nos descubrían a los latinoamericanos todo lo importante
que en materia artística y literaria ocurría en el resto del mundo.
Las paredes del café Margot están llenas de inscripciones, fotos y
recuerdos de los ilustres escribidores, músicos y pintores que se
sentaron, bebieron y discutieron hasta altas horas en estas mesitas
frágiles y apretadas donde, con un grupo de amigos, recordamos a
algunas glorias extintas: Victoria Ocampo, María Rosa Oliver, José
Bianco. En un rincón del célebre Café Tortoni hay una mesa con un
Borges de tamaño natural, hecho de papel maché. Pero es sobre todo
en ciertas personas donde aquella tradición civil e intelectual está
aún viva y coleando: después de muchos años tengo la alegría de
ver al ensayista y filósofo Juan José Sebreli y unos pocos minutos
de conversación me bastan para comprobar, de nuevo, la solidez y
vastedad de su información filosófica, la desenvoltura con que se
mueve por los mundos de la historia, las ideas políticas y la
literatura. Como muchos argentinos que he conocido, me da la impresión
de haber leído todos los libros.
Borges fue destituido de su empleo en la biblioteca Miguel Cané por el
gobierno de Perón, en 1946, y degradado, por su antiperonismo, a la
condición de inspector municipal de aves y gallineros. El hecho es
todo un símbolo del proceso de barbarización política que
latinoamericanizaría a la Argentina y revelaría a los argentinos al
cabo de los años que, en verdad, no eran lo que muchos de ellos
creían ser
–ciudadanos de un país europeo, culto, civilizado y democrático,
enclavado por accidente en América del Sur–, sino, ay, nada más
que otra nación del Tercer Mundo subdesarrollado e incivil. La
involución del país más próspero y mejor educado de América
latina –una de las primeras sociedades en el mundo que, gracias a un
admirable sistema educativo, derrotó al analfabetismo– a su
condición actual es una historia que está por escribirse. Cuando
alguien la escriba, lo que saldrá a la luz tendrá la apariencia de
una ficción borgiana: una nación entera que, poco a poco, renuncia a
todo lo que hizo de ella un país del Primer Mundo –la democracia, la
economía de mercado, su integración al resto del globo, las
instituciones civiles, la cultura de brazos abiertos– para, obnubilada
por el populismo, la demagogia, el autoritarismo, la dictadura y el
delirio mesiánico, empobrecerse, dividirse, ensangrentarse,
provincianizarse, y, en resumidas cuentas, pasar de Jorge Luis Borges a
los piqueteros.
Son emblema de la otra Argentina, la que rechazó el camino de la
civilización y optó resueltamente por la barbarie. En sus orígenes
eran, al parecer, desempleados y marginales que salían a reclamar
atención y trabajo de un poder que los ignoraba, de un mundo oficial
sin alma, que daba la espalda a los más necesitados. Ahora, más
bien, son las fuerzas de choque del poder político. Han salido con sus
bombos y sus garrotes a enfrentarse a los simpatizantes de los
agricultores que protestaban en la Plaza de Mayo por los nuevos
impuestos decretados por el gobierno de Cristina Kirchner para los
productos agrícolas. Y, en efecto, los dispersaron a palazos y a
patadas, en nombre de la revolución.
¿Cuál revolución? La del odio. Lo explica muy bien el líder
piquetero Luis D'Elía, afirmando que la culpa de esta movilización
de agricultores contra el Gobierno la tienen "los blancos". Añade que
él odia a los blancos del Barrio Norte y quisiera "acabar" con todos
ellos [N. de la R.: esto fue rectificado por D'Elía]. Pregunto a mis
amigos argentinos qué quiere decir el líder piquetero con aquello de
"blancos". Porque, por donde yo miro, en la Argentina, por más
esfuerzos que hago, sólo veo blancos. ¿Quiere acabar, pues, el
piquetero con cuarenta millones de sus compatriotas? No veo argentinos
negros, ni cholos, ni indios, ni mulatos, salvo turistas o inmigrantes.
¿Unicamente a ellos está dispuesto D'Elía a salvar de sus
fantasías homicidas y racistas?
Unos días más tarde, tengo ocasión de inspeccionar muy de cerca a
un par de centenares de piqueteros que emboscan el autobús que me
lleva de la Bolsa de Rosario al local del Instituto Libertad, que cumple
veinte años, un aniversario que un buen número de liberales del
mundo entero hemos venido a celebrar. Como quedamos inmovilizados por la
joven hueste de don Luis D'Elía –o tal vez alguna peor, pues ésta
es sólo ultra, y en la Argentina hay ultra-ultra, y más– entre
diez y quince minutos en la Plaza de la Cooperación, mientras ellos,
imbuidos de la filosofía de aquel mentor, destrozan los cristales del
autobús y lo abollan a palazos y pedradas y lo maculan con baldazos de
pintura, tengo tiempo de estudiar de cerca las caras furibundas de
nuestros atacantes. Son todos blanquísimos a más no poder. Mis
compañeros y yo guardamos la compostura debida, pero no puedo dejar de
preguntarme qué ocurrirá si, antes de que vengan a rescatarnos, los
aguerridos piqueteros que nos apedrean lanzan adentro del ómnibus un
cóctel molotov o consiguen abrir la puerta que ahora sacuden a su
gusto. ¿Celebraré mis 72 años –porque hoy es mi cumpleaños–
tratando de oponer mis flacas fuerzas a la apabullante furia de esta
horda de salvajes? Cuando pasa todo aquello, la joven periodista
ecuatoriana Gabriela Calderón –es tan menuda que consiguió
encogerse debajo del asiento como una contorsionista– me pregunta muy
en serio si estas cosas me ocurren en todas las ciudades que visito. Le
respondo que no, que esto sólo me ha ocurrido en la queridísima
ciudad de Rosario.
Lo es para mí, por los buenos recuerdos que guardo de ella y porque es
la tierra de mi amigo Gerardo Bongiovanni y de Mario Borgonovo, un
publicista que, cuando se lanza a cantar tangos, hasta los ángeles del
cielo bajan y los diablos del infierno suben a escucharlo. Gerardo
fundó, con cuatro amigos, en 1988, la Fundación Libertad, para
promover las ideas liberales en su país. Veinte años después, el
Instituto es un foco de pensamiento, de debates, de publicaciones, de
seminarios y conferencias que entablan una batalla diaria por la
modernidad, la tolerancia, el progreso, la democracia y la prosperidad
contra quienes se empeñan en seguir haciendo retroceder a la Argentina
hacia lo que Popper llamaba "la cultura de la tribu". Durante los
diálogos, mesas redondas y exposiciones de estos días, como en la
mañana emocionante de mi visita a la biblioteca Miguel Cané, de
Boedo, me digo, esperanzado, que no todo está perdido, que todavía
el fantasma de Borges podría despertar a la Argentina de la pesadilla
de los piqueteros.
Imprimi
El Pais 4-12-08

Petry
2008-04-12 17:26:55 UTC
Permalink
Borges y los piqueteros
Por Mario Vargas Llosa
El País
Sábado 12 de abril de 2008

LA biblioteca Miguel Cané, en el barrio bonaerense de Boedo, es un
modesto local de techos altos y viejos anaqueles y pupitres de lectura
que se ha convertido en un sitio de peregrinación cultural para todo
visitante más o menos alfabeto que llega a Buenos Aires. Porque aquí
trabajó Jorge Luis Borges nueve años, de 1937 a 1946, como humilde
auxiliar de bibliotecario, registrando y clasificando libros en un
estrecho cuartito sin ventanas del segundo piso, donde ahora se exhiben,
en una vitrina, las primeras ediciones de algunos de sus libros.
No hace mucho pasó por aquí el escritor inglés Julian Barnes y
dejó estampada su admiración por el autor de Ficciones. Siento de
pronto emoción imaginando aquellos años oscuros de ese auxiliar de
biblioteca que, según la leyenda, en la hora de tranvía que le
tomaba ir y venir de su casa a su trabajo, se enseñó a sí mismo el
italiano, y leyó y poco menos que memorizó la Divina Comedia, de
Dante. Además, claro, de darse tiempo para escribir los cuentos de su
primera obra maestra, Ficciones (1944).
Borges es una de las cosas más notables que le han pasado a la
Argentina, a la lengua española, a la literatura, en el siglo XX. Y es
seguro que esa particular forma de genialidad que fue la suya –por lo
excéntrico de sus curiosidades, su oceánica cultura literaria, lo
universal de su visión y la lucidez de su prosa– hubiera sido
imposible sin el entorno social y cultural de Buenos Aires,
probablemente la ciudad más literaria del mundo, junto con París.
Ambas capitales tienen encima, como segunda piel, una envoltura
literaria de mitos, leyendas, fantasías, anécdotas, imágenes, que
remiten a cuentos, poemas, novelas y autores y dan una dimensión entre
fantástica y libresca a todo lo que contienen: cosas, casas, barrios,
calles y personas.
Mucho de aquella Argentina de lectores voraces y universales, de
cosmopolitas frenéticos y políglotas desmesurados está todavía
presente en la desfalleciente Buenos Aires a la que vuelvo luego de
algunos años: en sus espléndidas librerías de Florida y Corrientes
abiertas hasta altas horas de la noche, en sus cafés literarios donde
se cocinaron grandes polémicas estéticas y políticas y cuajaron
esas revistas culturales que circulaban por toda América latina como
ventanas que nos descubrían a los latinoamericanos todo lo importante
que en materia artística y literaria ocurría en el resto del mundo.
Las paredes del café Margot están llenas de inscripciones, fotos y
recuerdos de los ilustres escribidores, músicos y pintores que se
sentaron, bebieron y discutieron hasta altas horas en estas mesitas
frágiles y apretadas donde, con un grupo de amigos, recordamos a
algunas glorias extintas: Victoria Ocampo, María Rosa Oliver, José
Bianco. En un rincón del célebre Café Tortoni hay una mesa con un
Borges de tamaño natural, hecho de papel maché. Pero es sobre todo
en ciertas personas donde aquella tradición civil e intelectual está
aún viva y coleando: después de muchos años tengo la alegría de
ver al ensayista y filósofo Juan José Sebreli y unos pocos minutos
de conversación me bastan para comprobar, de nuevo, la solidez y
vastedad de su información filosófica, la desenvoltura con que se
mueve por los mundos de la historia, las ideas políticas y la
literatura. Como muchos argentinos que he conocido, me da la impresión
de haber leído todos los libros.
Borges fue destituido de su empleo en la biblioteca Miguel Cané por el
gobierno de Perón, en 1946, y degradado, por su antiperonismo, a la
condición de inspector municipal de aves y gallineros. El hecho es
todo un símbolo del proceso de barbarización política que
latinoamericanizaría a la Argentina y revelaría a los argentinos al
cabo de los años que, en verdad, no eran lo que muchos de ellos
creían ser
–ciudadanos de un país europeo, culto, civilizado y democrático,
enclavado por accidente en América del Sur–, sino, ay, nada más
que otra nación del Tercer Mundo subdesarrollado e incivil.
La involución del país más próspero y mejor educado de América
latina –una de las primeras sociedades en el mundo que, gracias a un
admirable sistema educativo, derrotó al analfabetismo– a su
condición actual es una historia que está por escribirse. Cuando
alguien la escriba, lo que saldrá a la luz tendrá la apariencia de
una ficción borgiana: una nación entera que, poco a poco, renuncia a
todo lo que hizo de ella un país del Primer Mundo –la democracia, la
economía de mercado, su integración al resto del globo, las
instituciones civiles, la cultura de brazos abiertos– para, obnubilada
por el populismo, la demagogia, el autoritarismo, la dictadura y el
delirio mesiánico, empobrecerse, dividirse, ensangrentarse,
provincianizarse, y, en resumidas cuentas, pasar de Jorge Luis Borges a
los piqueteros.
Son emblema de la otra Argentina, la que rechazó el camino de la
civilización y optó resueltamente por la barbarie. En sus orígenes
eran, al parecer, desempleados y marginales que salían a reclamar
atención y trabajo de un poder que los ignoraba, de un mundo oficial
sin alma, que daba la espalda a los más necesitados. Ahora, más
bien, son las fuerzas de choque del poder político. Han salido con sus
bombos y sus garrotes a enfrentarse a los simpatizantes de los
agricultores que protestaban en la Plaza de Mayo por los nuevos
impuestos decretados por el gobierno de Cristina Kirchner para los
productos agrícolas. Y, en efecto, los dispersaron a palazos y a
patadas, en nombre de la revolución.
¿Cuál revolución? La del odio. Lo explica muy bien el líder
piquetero Luis D'Elía, afirmando que la culpa de esta movilización
de agricultores contra el Gobierno la tienen "los blancos". Añade que
él odia a los blancos del Barrio Norte y quisiera "acabar" con todos
ellos [N. de la R.: esto fue rectificado por D'Elía]. Pregunto a mis
amigos argentinos qué quiere decir el líder piquetero con aquello de
"blancos". Porque, por donde yo miro, en la Argentina, por más
esfuerzos que hago, sólo veo blancos. ¿Quiere acabar, pues, el
piquetero con cuarenta millones de sus compatriotas? No veo argentinos
negros, ni cholos, ni indios, ni mulatos, salvo turistas o inmigrantes.
¿Unicamente a ellos está dispuesto D'Elía a salvar de sus
fantasías homicidas y racistas?
Unos días más tarde, tengo ocasión de inspeccionar muy de cerca a
un par de centenares de piqueteros que emboscan el autobús que me
lleva de la Bolsa de Rosario al local del Instituto Libertad, que cumple
veinte años, un aniversario que un buen número de liberales del
mundo entero hemos venido a celebrar. Como quedamos inmovilizados por la
joven hueste de don Luis D'Elía –o tal vez alguna peor, pues ésta
es sólo ultra, y en la Argentina hay ultra-ultra, y más– entre
diez y quince minutos en la Plaza de la Cooperación, mientras ellos,
imbuidos de la filosofía de aquel mentor, destrozan los cristales del
autobús y lo abollan a palazos y pedradas y lo maculan con baldazos de
pintura, tengo tiempo de estudiar de cerca las caras furibundas de
nuestros atacantes. Son todos blanquísimos a más no poder.
Mis compañeros y yo guardamos la compostura debida, pero no puedo
dejar de preguntarme qué ocurrirá si, antes de que vengan a
rescatarnos, los aguerridos piqueteros que nos apedrean lanzan adentro
del ómnibus un cóctel molotov o consiguen abrir la puerta que ahora
sacuden a su gusto. ¿Celebraré mis 72 años –porque hoy es mi
cumpleaños– tratando de oponer mis flacas fuerzas a la apabullante
furia de esta horda de salvajes? Cuando pasa todo aquello, la joven
periodista ecuatoriana Gabriela Calderón –es tan menuda que
consiguió encogerse debajo del asiento como una contorsionista– me
pregunta muy en serio si estas cosas me ocurren en todas las ciudades
que visito. Le respondo que no, que esto sólo me ha ocurrido en la
queridísima ciudad de Rosario.
Lo es para mí, por los buenos recuerdos que guardo de ella y porque es
la tierra de mi amigo Gerardo Bongiovanni y de Mario Borgonovo, un
publicista que, cuando se lanza a cantar tangos, hasta los ángeles del
cielo bajan y los diablos del infierno suben a escucharlo.
Gerardo fundó, con cuatro amigos, en 1988, la Fundación Libertad,
para promover las ideas liberales en su país. Veinte años después,
el Instituto es un foco de pensamiento, de debates, de publicaciones, de
seminarios y conferencias que entablan una batalla diaria por la
modernidad, la tolerancia, el progreso, la democracia y la prosperidad
contra quienes se empeñan en seguir haciendo retroceder a la Argentina
hacia lo que Popper llamaba "la cultura de la tribu".
Durante los diálogos, mesas redondas y exposiciones de estos días,
como en la mañana emocionante de mi visita a la biblioteca Miguel
Cané, de Boedo, me digo, esperanzado, que no todo está perdido, que
todavía el fantasma de Borges podría despertar a la Argentina de la
pesadilla de los piqueteros.
Imprimi

El Pais 4-12-08
Petry
2008-04-12 17:26:49 UTC
Permalink
Borges y los piqueteros
Por Mario Vargas Llosa
El País
Sábado 12 de abril de 2008

LA biblioteca Miguel Cané, en el barrio bonaerense de Boedo, es un
modesto local de techos altos y viejos anaqueles y pupitres de lectura
que se ha convertido en un sitio de peregrinación cultural para todo
visitante más o menos alfabeto que llega a Buenos Aires. Porque aquí
trabajó Jorge Luis Borges nueve años, de 1937 a 1946, como humilde
auxiliar de bibliotecario, registrando y clasificando libros en un
estrecho cuartito sin ventanas del segundo piso, donde ahora se exhiben,
en una vitrina, las primeras ediciones de algunos de sus libros.
No hace mucho pasó por aquí el escritor inglés Julian Barnes y
dejó estampada su admiración por el autor de Ficciones. Siento de
pronto emoción imaginando aquellos años oscuros de ese auxiliar de
biblioteca que, según la leyenda, en la hora de tranvía que le
tomaba ir y venir de su casa a su trabajo, se enseñó a sí mismo el
italiano, y leyó y poco menos que memorizó la Divina Comedia, de
Dante. Además, claro, de darse tiempo para escribir los cuentos de su
primera obra maestra, Ficciones (1944).
Borges es una de las cosas más notables que le han pasado a la
Argentina, a la lengua española, a la literatura, en el siglo XX. Y es
seguro que esa particular forma de genialidad que fue la suya –por lo
excéntrico de sus curiosidades, su oceánica cultura literaria, lo
universal de su visión y la lucidez de su prosa– hubiera sido
imposible sin el entorno social y cultural de Buenos Aires,
probablemente la ciudad más literaria del mundo, junto con París.
Ambas capitales tienen encima, como segunda piel, una envoltura
literaria de mitos, leyendas, fantasías, anécdotas, imágenes, que
remiten a cuentos, poemas, novelas y autores y dan una dimensión entre
fantástica y libresca a todo lo que contienen: cosas, casas, barrios,
calles y personas.
Mucho de aquella Argentina de lectores voraces y universales, de
cosmopolitas frenéticos y políglotas desmesurados está todavía
presente en la desfalleciente Buenos Aires a la que vuelvo luego de
algunos años: en sus espléndidas librerías de Florida y Corrientes
abiertas hasta altas horas de la noche, en sus cafés literarios donde
se cocinaron grandes polémicas estéticas y políticas y cuajaron
esas revistas culturales que circulaban por toda América latina como
ventanas que nos descubrían a los latinoamericanos todo lo importante
que en materia artística y literaria ocurría en el resto del mundo.
Las paredes del café Margot están llenas de inscripciones, fotos y
recuerdos de los ilustres escribidores, músicos y pintores que se
sentaron, bebieron y discutieron hasta altas horas en estas mesitas
frágiles y apretadas donde, con un grupo de amigos, recordamos a
algunas glorias extintas: Victoria Ocampo, María Rosa Oliver, José
Bianco. En un rincón del célebre Café Tortoni hay una mesa con un
Borges de tamaño natural, hecho de papel maché. Pero es sobre todo
en ciertas personas donde aquella tradición civil e intelectual está
aún viva y coleando: después de muchos años tengo la alegría de
ver al ensayista y filósofo Juan José Sebreli y unos pocos minutos
de conversación me bastan para comprobar, de nuevo, la solidez y
vastedad de su información filosófica, la desenvoltura con que se
mueve por los mundos de la historia, las ideas políticas y la
literatura. Como muchos argentinos que he conocido, me da la impresión
de haber leído todos los libros.
Borges fue destituido de su empleo en la biblioteca Miguel Cané por el
gobierno de Perón, en 1946, y degradado, por su antiperonismo, a la
condición de inspector municipal de aves y gallineros. El hecho es
todo un símbolo del proceso de barbarización política que
latinoamericanizaría a la Argentina y revelaría a los argentinos al
cabo de los años que, en verdad, no eran lo que muchos de ellos
creían ser
–ciudadanos de un país europeo, culto, civilizado y democrático,
enclavado por accidente en América del Sur–, sino, ay, nada más
que otra nación del Tercer Mundo subdesarrollado e incivil.
La involución del país más próspero y mejor educado de América
latina –una de las primeras sociedades en el mundo que, gracias a un
admirable sistema educativo, derrotó al analfabetismo– a su
condición actual es una historia que está por escribirse. Cuando
alguien la escriba, lo que saldrá a la luz tendrá la apariencia de
una ficción borgiana: una nación entera que, poco a poco, renuncia a
todo lo que hizo de ella un país del Primer Mundo –la democracia, la
economía de mercado, su integración al resto del globo, las
instituciones civiles, la cultura de brazos abiertos– para, obnubilada
por el populismo, la demagogia, el autoritarismo, la dictadura y el
delirio mesiánico, empobrecerse, dividirse, ensangrentarse,
provincianizarse, y, en resumidas cuentas, pasar de Jorge Luis Borges a
los piqueteros.
Son emblema de la otra Argentina, la que rechazó el camino de la
civilización y optó resueltamente por la barbarie. En sus orígenes
eran, al parecer, desempleados y marginales que salían a reclamar
atención y trabajo de un poder que los ignoraba, de un mundo oficial
sin alma, que daba la espalda a los más necesitados. Ahora, más
bien, son las fuerzas de choque del poder político. Han salido con sus
bombos y sus garrotes a enfrentarse a los simpatizantes de los
agricultores que protestaban en la Plaza de Mayo por los nuevos
impuestos decretados por el gobierno de Cristina Kirchner para los
productos agrícolas. Y, en efecto, los dispersaron a palazos y a
patadas, en nombre de la revolución.
¿Cuál revolución? La del odio. Lo explica muy bien el líder
piquetero Luis D'Elía, afirmando que la culpa de esta movilización
de agricultores contra el Gobierno la tienen "los blancos". Añade que
él odia a los blancos del Barrio Norte y quisiera "acabar" con todos
ellos [N. de la R.: esto fue rectificado por D'Elía]. Pregunto a mis
amigos argentinos qué quiere decir el líder piquetero con aquello de
"blancos". Porque, por donde yo miro, en la Argentina, por más
esfuerzos que hago, sólo veo blancos. ¿Quiere acabar, pues, el
piquetero con cuarenta millones de sus compatriotas? No veo argentinos
negros, ni cholos, ni indios, ni mulatos, salvo turistas o inmigrantes.
¿Unicamente a ellos está dispuesto D'Elía a salvar de sus
fantasías homicidas y racistas?
Unos días más tarde, tengo ocasión de inspeccionar muy de cerca a
un par de centenares de piqueteros que emboscan el autobús que me
lleva de la Bolsa de Rosario al local del Instituto Libertad, que cumple
veinte años, un aniversario que un buen número de liberales del
mundo entero hemos venido a celebrar. Como quedamos inmovilizados por la
joven hueste de don Luis D'Elía –o tal vez alguna peor, pues ésta
es sólo ultra, y en la Argentina hay ultra-ultra, y más– entre
diez y quince minutos en la Plaza de la Cooperación, mientras ellos,
imbuidos de la filosofía de aquel mentor, destrozan los cristales del
autobús y lo abollan a palazos y pedradas y lo maculan con baldazos de
pintura, tengo tiempo de estudiar de cerca las caras furibundas de
nuestros atacantes. Son todos blanquísimos a más no poder.
Mis compañeros y yo guardamos la compostura debida, pero no puedo
dejar de preguntarme qué ocurrirá si, antes de que vengan a
rescatarnos, los aguerridos piqueteros que nos apedrean lanzan adentro
del ómnibus un cóctel molotov o consiguen abrir la puerta que ahora
sacuden a su gusto. ¿Celebraré mis 72 años –porque hoy es mi
cumpleaños– tratando de oponer mis flacas fuerzas a la apabullante
furia de esta horda de salvajes? Cuando pasa todo aquello, la joven
periodista ecuatoriana Gabriela Calderón –es tan menuda que
consiguió encogerse debajo del asiento como una contorsionista– me
pregunta muy en serio si estas cosas me ocurren en todas las ciudades
que visito. Le respondo que no, que esto sólo me ha ocurrido en la
queridísima ciudad de Rosario.
Lo es para mí, por los buenos recuerdos que guardo de ella y porque es
la tierra de mi amigo Gerardo Bongiovanni y de Mario Borgonovo, un
publicista que, cuando se lanza a cantar tangos, hasta los ángeles del
cielo bajan y los diablos del infierno suben a escucharlo.
Gerardo fundó, con cuatro amigos, en 1988, la Fundación Libertad,
para promover las ideas liberales en su país. Veinte años después,
el Instituto es un foco de pensamiento, de debates, de publicaciones, de
seminarios y conferencias que entablan una batalla diaria por la
modernidad, la tolerancia, el progreso, la democracia y la prosperidad
contra quienes se empeñan en seguir haciendo retroceder a la Argentina
hacia lo que Popper llamaba "la cultura de la tribu".
Durante los diálogos, mesas redondas y exposiciones de estos días,
como en la mañana emocionante de mi visita a la biblioteca Miguel
Cané, de Boedo, me digo, esperanzado, que no todo está perdido, que
todavía el fantasma de Borges podría despertar a la Argentina de la
pesadilla de los piqueteros.
Imprimi

El Pais 4-12-08
Reiguel
2008-04-11 11:42:44 UTC
Permalink
...................
Aon
2008-04-11 12:09:03 UTC
Permalink
Post by Reiguel
...................
.
Continúe leyendo en narkive:
Resultados de búsqueda de 'MIDDLE EAST NUCLEAR NIGHTMARE: Is A U.S./Israeli Air Strike On Iran Drawing Steadily Closer? - 'Regional' Nuclear War Would Cause Worldwide Destruction' - 'German Firm Helps Iran Monitor Israel' - 'Report From Iran: Should We Really Bomb These People?' - 'Israel: Calculations Of War And Peace' - 'War And Peace, Israeli Style' - 'Oil, Iraq and U.S. Foreign Policy: A Way Forward' - 'Our Fool's Paradise To Crumble As Calamities Set To Collide' - Israeli Minister Threatens "Destruction Of The Iranian Nation" - 'Petraeus Prepares The Battlefield For Iran' - 'Invading Iran' - 'Here's How Iran Is Vulnerable: A View From Israel' - 'Nuclear Armed Israel Preparing For New War' - 'Syria Plans Emergency Drill Amid Fears Of War With Israel' - 'Syrian Official: We're Prepared For War' - 'Report: Lebanon Moves Civilians Away From Israel Border' - 'Syria: Shocker From Iran About Militant's Death' - 'Israeli Nuclear Whistleblower Vanunu's Fifth Year Of Restrictions Begins And Norway Caves In And Refuses Him Asylum ' - 'Iran Warns West Of 'Bloody Nose' Over N-Issue' - 'US-Iran Conflict Likely To Deepen'' (grupos de noticias y listas de correo)
6
respuestas
MIDDLE EAST NUCLEAR NIGHTMARE: Is A U.S./Israeli Air Strike On Iran Drawing Steadily Closer? - 'Regional' Nuclear War Would Cause Worldwide Destruction' - 'German Firm Helps Iran Monitor Israel' - 'Report From Iran: Should We Really Bomb These People?' - 'Israel: Calculations Of War And Peace' - 'War And Peace, Israeli Style' - 'Oil, Iraq and U.S. Foreign Policy: A Way Forward' - 'Our Fool's Paradise To Crumble As Calamities Set To Collide' - Israeli Minister Threatens "Destruction Of The Iranian Nation" - 'Petraeus Prepares The Battlefield For Iran' - 'Invading Iran' - 'Here's How Iran Is Vulnerable: A View From Israel' - 'Nuclear Armed Israel Preparing For New War' - 'Syria Plans Emergency Drill Amid Fears Of War With Israel' - 'Syrian Official: We're Prepared For War' - 'Report: Lebanon Moves Civilians Away From Israel Border' - 'Syria: Shocker From Iran About Militant's Death' - 'Israeli Nuclear Whistleblower Vanunu's Fifth Year Of Restrictions Begins And Norway Caves In And Refuses Him Asylum ' - 'Iran Warns West Of 'Bloody Nose' Over N-Issue' - 'US-Iran Conflict Likely To Deepen'
iniciado 2008-04-10 18:57:08 UTC
soc.culture.argentina
7
respuestas
Bush "We don't need any evidence" - No evidence for terrorists means the bad guys escape. Dying for These Lies is the Silence of a Rightard
iniciado 2011-02-14 09:12:02 UTC
soc.culture.peru
11
respuestas
IT IS CALLED CRIMINAL FRAUD - They illegally sold something they said was Triple A, knew it wasn't, bet on their lies failing, then scored all the policeman pensions
iniciado 2010-01-15 20:56:10 UTC
soc.culture.peru
6
respuestas
MIDDLE EAST NUCLEAR NIGHTMARE: Is A U.S./Israeli Air Strike On Iran Drawing Steadily Closer? - 'Regional' Nuclear War Would Cause Worldwide Destruction' - 'German Firm Helps Iran Monitor Israel' - 'Report From Iran: Should We Really Bomb These People?' - 'Israel: Calculations Of War And Peace' - 'War And Peace, Israeli Style' - 'Oil, Iraq and U.S. Foreign Policy: A Way Forward' - 'Our Fool's Paradise To Crumble As Calamities Set To Collide' - Israeli Minister Threatens "Destruction Of The Iranian Nation" - 'Petraeus Prepares The Battlefield For Iran' - 'Invading Iran' - 'Here's How Iran Is Vulnerable: A View From Israel' - 'Nuclear Armed Israel Preparing For New War' - 'Syria Plans Emergency Drill Amid Fears Of War With Israel' - 'Syrian Official: We're Prepared For War' - 'Report: Lebanon Moves Civilians Away From Israel Border' - 'Syria: Shocker From Iran About Militant's Death' - 'Israeli Nuclear Whistleblower Vanunu's Fifth Year Of Restrictions Begins And Norway Caves In And Refuses Him Asylum ' - 'Iran Warns West Of 'Bloody Nose' Over N-Issue' - 'US-Iran Conflict Likely To Deepen'
iniciado 2008-04-10 18:57:08 UTC
soc.culture.venezuela
Loading...